Crónica “Avenged Sevenfold” Barcelona 25 Noviembre 2013

Publicado: 11 diciembre, 2013 en ROCK Crónicas Conciertos
Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Había mucha expectación en Barcelona por volver a disfrutar en directo de una banda como Avenged Sevenfold, uno de los grupos más punteros en el panoráma del Heavy Metal actual y que, como se podía comprobar en los aledaños del Pavelló Olímpic de Badalona, ha causado especial impacto dentro de la audiencia más joven. De esta forma, no sorprendía ver como centenares de adolescentes hacian cola horas antes de la apertura de puertas, con el fin y la ilusión de disfrutar en vivo del espectáculo de sus ídolos. Una pista abarrotada, aunque con un efecto visual algo vacío a causa de las nuevas leyes y medidas sobre aforos y ventas de entradas, y unas gradas, eso sí, a medio llenar, estaban más que dispuestas a ser testigos de si la fama que les precedía a los americanos les hacía justícia. Y visto lo visto, no creo que nadie saliera decepcionado del show.

Tras la apertura de puertas de forma puntual, algo de agradecer en vista de las últimas experiencias, el Pavelló iba presentando una notable entrada cuando los suecos Avatar saltaron a escena. La banda se ganó al público gracias a su experiencia sobre las tablas y a su gran energía, especialmente de su carismático líder y vocalista Johannes Eckerström, en una fusión de estilos que mezclan desdel death metal de tintes melódicos hasta el nu metal o el industrial. Con un setlist de apenas media hora basado integramente en su último disco, “Black Waltz”, dieron el pistoletazo de salida de una noche repleta de buena música, gracias a temas como “Torn Apart”, “Let it Burn” o “Smells Like a Freakshow”, que parecían ser reconocidas por gran parte de los espectadores. Sea o no así, sus cinco canciones fueron complementadas con “Reavy For the Ride” y “Black Waltz”, igualmente bien recibidas por los asistentes.

Llegó el turno para los americanos Five Finger Death Punch, a los que tuve el placer de disfrutar en vivo por primera vez, en un directo que dejó impresionado a los que allí nos dimos cita gracias a una fuerza y una actitud cien por cien metalera. Una máquina capitaneada por Ivan Moody que conectó con el público y que no paraba de moverse de un lado al otro del escenario micrófono en mano, e interactuando con el resto de la banda, también muy activa. Cañonazos como “Burn it Down”, “Hard to See”, “Burn MF” o las clásicas “Never Enough” y “The Bleeding”, que pusieron punto final a su actuación, se entremezclaron con el cover de “Bad Company” del grupo de mismo nombre, o la emotiva “Far From Home”, que arrancó con un precioso a capella de su vocalista. Demoledora forma de entrar en calor antes de llegar al plato principal de la velada.

Se acercaba la hora del a verdad, de constatar el recibimiento por parte de sus seguidores al notable nuevo disco de Avenged Sevenfold, con un sonido más heavy metal old school, especialmente por parte de la audiencia más joven, y el resultado fue el esperado, sobresaliente. Con el cartel de entradas agotadas colgado en la pista aunque con unas gradas visiblemente vacías, la banda saltó a escena entre luces, pirotecnia y fuegos, en un espectáculo visual mucho más espectacular que en su anterior visita, que estuvo a la altura de su propuesta musical con la única salvedad de un setlist demasiado corto con apenas 13 temas, en el que se dejaron grandes clásicos en el tintero como “Second Heartbeat”, “Beast and the Harlot”, “Seize the Day” o “So Far Away”, además del esperado nuevo tema “This Means War”, habitual en sus conciertos recientes y que inexplicablemente quedó fuera de las fechas de España y Portugal, o la genial “Coming Home”, de lo mejor del nuevo álbum. Una lástima, aunque nada ni nadie es perfecto, y nos tocaba disfrutar de lo que teníamos por delante, aunque nos parecería poco.

“Shepherd of Fire”, al igual que con su trabajo de estudio, dió el pistoletazo de salida con esa potente introducción a la batería, que le convierte en un tema perfecto para arrancar sus shows. Un inicio en el que hubo tiempo para repasar su discografía más “moderna”, por decirlo de alguna manera, del disco “blanco” a la actualidad, con canciones como “Critical Acclaim” en la que todos nos acoradamos del tristemente fallecido “The Rev”, “Welcome to the Family” de la que todos nos sentimos orgullosos y felices de formar parte, o las recientes “Hail to the King” o la muy a lo Guns ‘n’ Roses “Doing Time”, que enloqueció a sus seguidores formando una marea humana que invadía la sala del recinto. La cosa no podía comenzar mejor.

“Buried Alive”, una de mis debilidades, he de confesar, resonaba por todo el Olímpic en un increscendo de energia metalera que poco tiene que envidiar a la mítica “One” de Metallica. Un auténtico trallazo. Lo opuesto sucedió con “Fiction”, un tema que solo se puede entender en sus sets como homenaje a “The Rev” al ser su última creación, pero que no termina de funcionar demasiado bien en directo causando un bajón bastante visible en sus shows. “Nightmare” y “Afterlife” devolvieron el éxtasis al evento con gran entrega por parte de los fans y la energía que proyectaba el señor Shadows, acompañado de unos excelentes juegos de luces y llamaradas que no cesaban sobre el escenario, reinado por la enorme calavera alada que representa al grupo.

Synyster Gates nos ofreció después un solo de guitarra demasiado descafeinado y muy por debajo del nivel técnico del que posee como músico, que se vió algo mejorado con la llegada del resto de la banda en una jam session en la que pudimos ver a Zacky Vengeance con su guitarra tan “tímido” como de costumbre, a Johnny Christ muy activo a su bajo, y al nuevo batería, Arin Ilejay perfectamente integrado en el seno de la banda tras su enorme batería. Acto seguido, las ráfagas de fuego anunciaban la llegada de la poderosa “Requiem” antes de la descarga de su emblemático “Bat Country”, que desató el frenesí absoluto como si de un regalo de los Dioses se tratara, justo antes d ellegar al primer y único bis del concierto.

El fin de fiesta fue todo un homenaje a sus seguidores más clásicos y fieles, con la ejecución de “Chapter Four” y “Unholy Confessions”, los rescates de su sorprendente y brillante “Wacken the Fallen”, un disco que cada vez queda más alejado en el tiempo tanto a nivel musical como a nivel de banda en general. Así llegamos al final del show de Avenged Sevenfold, sobresaliente a pesar de sus pequeñas carencias y su discutible duración, pero que viene a confirmar el relevo generacional que está por llegar en el mundo del Heavy Metal cuando los grandes como Metallica o Iron Maiden nos digan adiós, a pesar de que a algunos les cueste aceptarlo. Señores y señoras, Hail to the king!

Setlist Avenged Sevenfold

Shepherd of Fire

Critical Acclaim

Welcome to the Family

Hail to the King

Doing Time

Buried Alive

Fiction

Nightmare

Afterlife

Guitar Solo/Band Jam Session

Requiem

Bat Country

Chapter Four

Unholy Confessions

Texto y fotos: Lluís García @EPegadizo

Promotora: Doctor Music

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s