rise-against-nova-rock-2018-01-2.jpg

El segundo día de festival se abría camino, salía el sol, la lluvia que había caído con contundencia durante toda la noche parecía abandonarnos definitivamente, y el cartel nos presentaba variedades estilísticas para todos los gustos.

Sonidos más alternativos, de Heavy Metal más clásico, punk y hardcore de toda la vida, y con otra de las bandas que, pese a sus algo inconsistentes pasos discográficos, está llamada a convertirse en uno de los grandes. Sí, hablamos de Avenged Sevenfold.

BEAST IN BLACK: LA BESTIA MATINAL

Tras abandonar la banda que el mismo fundó, Anton Kabanen ha decidido coger el testigo de la misma y comenzar de cero, alejando a la bestia de la batalla y vistiéndola de negro. Y es que Beast in Black suena, y de que forma, a los primeros Battle Beast, como es obvio con Kabanen detrás de la sala de máquinas. Y daba igual que fueran las dos del mediodía, que fueran los encargados de abrir la jornada, o de que el calor que caía sobre terreno austríaco fuera criminal. Nada ni nadie iba a impedir que nos divirtiéramos e hiciéramos headbanging como sino hubiera un mañana.

Apenas un disco, un fallido e incompleto tour abriendo para W.A.S.P., y otro exitoso haciendo lo propio para Rhapsody, les ha llevado a hacerse un nombre dentro del panorama del Heavy Metal. Y es que la fuerza de “Beast in Black” o “Go to Hell”, la imperiosa melodía de “Eternal Fire”, “Born Again”, “Blind and Frozen” o “End of the World”, mezcladas con la diversión que desata “Crazy, Mad, Insane” son una brillante carta de presentación. Y Yannis Papadopoulos, su vocalista, toda una revelación y sorpresa. ¡Una apuesta segura en cualquier festival!

NOTHING BUT THIEVES: LA ALTERNATIVA

La banda inglesa de Rock Alternativo, Nothing But Thieves, pondría un poco de calma tras la tormenta metálica del show protagonizado minutos antes por Beast in Black, provocando un cambio de público visiblemente notorio entre la multitud, especialmente en las primeras filas. Algo que se vivía con completa naturalidad y armonía entre los asistentes que poco a poco se iban reponiendo de la jornada anterior e iban ocupando su lugar en el extenso recinto.

Conor Mason puso voz o algunos de sus temas más conocidos como la melódica “Sorry” o “Amsterdam”, e incluso tuvieron una concesión más cañera a la audiencia al ritmo de la inmortal “Immigrant Song” de Led Zeppelin que hicieron suya y que despertó el interés general entre el público. Aún quedaba mucho por delante y había que coger fuerzas.

EISBRECHER: PODERÍO ALEMÁN

El dueto alemán formado por el vocalista Alexander Wesselsky y el guitarrista Noel Pix, Eisbrecher, devolverían la caña y la contundencia sonora a los escenarios del festival con su metal industrial que para los que estamos alejados de la escena germánica, como es mi caso, nos permitiría establecer ciertos paralelismos musicales con bandas como Rammstein que nos son mucho más familiares. Quizás no tan contundentes y, obviamente, con una puesta en escena mucho más simple, se notaba que contaban con bastantes seguidores entre las primeras filas, y convencieron al resto.

Sino los conocéis, os recomiendo pegarle una escucha a temas como “Sturmfahrt”, “Verrückt” o “Miststück”, que os aseguro que a poco que os guste el rollo os van a enganchar. Poder asistir a festivales lejos de casa como es el Nova Rock, te permite descubrir bandas que, de otra forma, sería muy difícil poder hacerlo, algo que siempre es de agradecer. Una actuación plagada de ritmo, energía y buenas vibraciones que nos hicieron pasar un muy buen rato.

ANTI-FLAG: LA HORA DE LAS REIVINDICACIONES

El punk y el hardcore se daban la mano y hacían acto de presencia gracias a los estadounidenses Anti-Flag. Tres décadas de canto anti-bélico, anti-imperialista, a favor de los derechos humanos y de la libertad del mismo. Y es que es difícil separar dos conceptos como el punk y el movimiento sociopolítico y ellos no son, precisamente, una excepción.

Justin Sane es un líder, cantante y guitarrista sobrio, pero elegante en su puesta en escena, dejando que los músicos que le rodean luzcan su garra y espíritu rebelde, con temas como “The Press Corpse”, “This Machine Kills Fascists”, “Fuck Police Brutality” o “Die for the Government”, a los que les sobra cualquier tipo de presentación o explicación lírica, ¿no créeis?

LIFE OF AGONY: LA VUELTA DE LA VUELTA

Y es que hace apenas unos años la banda de Metal Alternativo y tintes Post Grunge, Life of Agony, se volvió a reunir, por segunda vez en su historia, presentando el año pasado su quinto disco de estudio, “A Place Where There’s No More Pain”. Personalmente no me terminan de enganchar pero ofrecieron una buena actuación.

Tras idas y venidas, y múltiples cambios de formación, Mina Caputo y los suyos descargaron temas como “This Time”, “Through and Through”, “Weeds” o su más clásica y reconocible “River Runs Red”. Tienen su gancho y sus seguidores, pero veremos que nos depara el futuro de la banda.

ARCH ENEMY: EL MUNDO ES VUESTRO

Por lo menos en lo que se refiere al terreno del Death Metal melódico. Y es que los suecos con la carismática Alissa White-Gluz al frente y el incombustible Michael Amott tras toda la maquinaria de Arch Enemy vienen pisando fuerte desde hace ya unos cuantos años. Y su último disco, “Will to Power”, es una nueva demostración de músculo, poderío y contundencia sonora, con lo que no resulta casual que gran parte del set se basara en él.

Así, pudimos escuchar temas como “The World Is Yours”, “The Race”, “The Eagle Flies Alone” o “First Day in Hell”, que no desentonaron en abosluto al lado de pesos pesados como “War Eternal”, “We Will Rise” o “Nemesis”, por citar tan solo algunos ejemplos. Lástima que su posición en el cartel no fuera más alta porque empujaron al headbanging más salvaje del público y despertaron una gran respuesta entre la parroquia más metalera. Y no es para menos una vez visto de lo que son capaces encima de un escenario.

JONATHAN DAVIS: JUEGO EN SOLITARIO

El conocido cantante de Korn, Jonathan Davis, presenta disco en solitario y arriesgó en su actuación echando de mano de sus composiciones más personales, rodeado de un buen puñado de músicos. Con una puesta en escena de lo más discreta, a diferencia de lo que nos tiene acostumbrados con su banda madre, se le vio disfrutar y hacer disfrutar a los suyos, sin grandes artificios, y con la música como única arma.

Sonaron temas como “Underneath My Skin”, “Everyone” o “Forsaken”, que sirvieron de pistoletazo de salida para su show, que tuvimos que abandonar prematuramente para desplazarnos hasta el Red Stage. Aún así, en el poco tiempo que pudimos verle dejó un gran sabor de boca aunque quizás la mayor parte de sus canciones aún no hayan cuajado en exceso entre los seguidores del estadounidense.

BAD RELIGION: CELEBRANDO ANIVERSARIO 

Bad Religion son por derecho propio una de las bandas más importanes de la historia del Punk Rock, y su veterano “Suffer” está de treinta aniversario, así a falta de material nuevo, los de California han decidido rendirle homenaje. Estamos hablando de uno de los trabajos del género más influyentes para varias generaciones y que, a día de hoy, sigue siendo una pieza clave para entender el movimiento.

Su puesta en escena resulta tan sobria, e incluso algo estática diría yo, como nos tienen acostumbrados, y es que los años pasan para todos y Greg Graffin y Brett Gurewitz no son precisamente una excepción. Aún así poder gozar, por primera vez como es mi caso, de canciones como “Generator”, “21st Century (Digital Boy)”, “Infected” o “American Jesus” resulta todo un privilegio. Suman y siguen.

RISE AGAINST: PUNK PARA TODOS

Y es que no nos movemos en exceso de estilo de la mano de los también estadounidenses Rise Against, que a pesar de venir con disco reciente bajo el brazo, “Wolves”, completaron un repertorio muy equilibrado en el que no faltaron sus grandes éxitos y que hicieron las delicias de una multitud que les esperaba impacientes, y es que no paramos de ver camisetas de la banda durante todo el día.

Tim Mcllrath y los suyos salieron fuertes, sonando muy potentes, y con un estado vocal bastante notable dado los comentarios y opiniones que me habían advertido de su directo. Comenzaron con “The Violence” y estuvieron muy comunicativos con su público, tan reivindicativos y cercanos como en ellos suele ser habitual, y repasando su discografía con temas tan emblemáticos como “Satellite”, “Give It All”, “Re-Education (Through Labor)” o “Savior”, antes de la llegada del inevitable bis.

Tras un breve descanso aún tuvieron tiempo de dejarnos tres temas más, levantando una gran expectación entre los más jóvenes que no pararon prácticamente ni un segundo de saltar, gritar y cantar, especialmente durante la guinda al pastel que fue “Prayer of the Refugee”, quizás una de sus composiciones más conocidas. Eran uno de los platos fuertes de la jornada, cumplieron las mejores expectativas y dejaron el listón muy alto.

publico-nova-rock-2018-07-2.jpg

AVENGED SEVENFOLD: HAIL TO THE KING!

Seguimos sin movernos de territorio americano para recibir a las grandes estrellas de la noche, los californianos Avenged Sevenfold. M. Shadows y compañía venían a presentar su último trabajo, “The Stage”, y a demostrar que su gran valía es el directo y que pese a los cambios de timón de su discografía, pérdidas insustituibles en su formación, y circunstancias varias, son uno de los relevos más serios a las grandes bandas del Heavy Metal.

Sorprende, para bien, ver a Shadows recuperar su mejor versión, tanto vocal como física, y descubrir lo bien que funcionan temas nuevos como la inicial “The Stage” o “God Damn”, las dos únicas concesiones al nuevo material. Las guitarras de esa maravillosa dupla formada por Synyster Gates y Zacky Vengeance demostraron todo su potencial en temas como “Afterlife”, “M.I.A.”, el clásico “Bat Country” o las míticas “Eternal Rest” y “Unholy Confessions” con las que rememoraron sus primeros años en los que practicaban un estilo más cerano al Metalcore.

El fuego, pirotecnia y mayor espectáculo visual lo desplegaron en temas como “Hail to the King” o “Shepherd of Fire”, ganándose el calor de sus seguidores en esos cañonazos que son “Welcome to the Family” o “Nightmare”, y recuperando su “One” particular que no es otro que “Buried Alive”. Parece que definitivamente Johnny Christ ha encontrado su perfecta pareja de baile rítmico con Brooks Wackerman a la batería. Eso sí, el momento más emotivo vino marcado por el precioso “So Far Away” y el sentido recuerdo a su compañero y amigo “The Rev”. Un paso más en firme hacia el reinado del Heavy Metal.

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 15 de Junio, Nova Rock Festival, Nickelsdorf, Austria

Promotora: Nova Music Entertainment

weblogo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s