Archivos de la categoría ‘POP Noticias Novedades’

FotoRobinBeckMarzo2014-600x330.jpg

Robin Beck seguía siendo sólo una niña cuando dejó su casa en Daytona Beach para perseguir su sueño de cantar en una banda de Rock. En el momento en que tenía 17 años lo había logrado, salió a la carretera con un grupo llamado Deep South. Poco después, firmó su primer contrato discográfico y lanzó su single debut, “Still in Love”.

Pero no fue si no hasta después, de vuelta de Nueva York, que las cosas realmente comenzaron a despegar para ella. Mientras trabajaba en todo, desde un musical de Broadway (“Got to Go Disco”) para su álbum debut en 1979 “Sweet Talk”, con Kenny Lehman de (“Dance, Dance, Dance”), llegó a colaborar con algunos de los más grandes músicos en el mundo como parte del negocio!

De hecho, fue cuando su canción “First Time”, fue elegida para los anuncios de Coca-Cola en 1988 y su nombre fué conocida en todos los hogares!! No sólo eso, la canción se convirtió en un gran éxito en todo el mundo y pasó tres semanas en el nº1 en el Reino Unido. Nunca subestimes lo que puede hacer… Robin está llena de sorpresas. Apasionada, inteligente y brillante, ella está de vuelta !”

Robin-Beck-2018.jpg

A continuación tenéis las fechas para el mes de Julio, estrenando nuevo disco del sello Frontiers “Love is Coming”.

 Robin viene acompañada por músicos de lujo: Jorge Salán y Jimi Bell a las guitarras, James Christian al bajo y BJ Zampa a la batería.

Además la noche la abrirán 2 teloneros: Grey Attack y My Own Ghost. Que hará de las delicias del buen Hard Rock / AOR / Melodic Rock.

  • 23 de Julio, Santander, La Porticada
  • 24 de Julio, Madrid, Sound Stage
  • 25 de Julio, Barcelona, Razzmatazz 3

weblogo

 

Anuncios

billy-idol-nova-rock-2018-01-2.jpg

Definitivamente habíamos dicho adiós a la lluvia, el barro comenzaba a desvanecerse y el sol reinaba durante todo el día. Muy buenas noticias, especialmente teniendo en cuenta que la previsión en su inicio no era precisamente muy optimista.

Además nos esperaba un día con viejas glorias, nuevos ídolos y eternas futuras promesas. ¿Qué más podíamos pedir?

publico-nova-rock-2018-12-2.jpg

LIONHEART: TRALLA MATUTINTA

Comenzaba fuerte el fin de semana con el Hardcore tan potente (o Beatdown que llaman algunos) de los californianos Lionheart. Poco importaba que el reloj apenas marcara las dos del mediodía, o que cayera un sol absolutamente criminal en el recinto, porque Rob Watson escupía violencia sonora en todos y cada uno de los versos y estribillos de canciones como “Hail Mary” o “Pain”. Los pogos, circle pits y crowdsurfing se sucedieron en apenas la media hora con la que contaron para meter caña.

STICK TO YOUR GUNS: ¡QUÉ SIGA EL HARDCORE!

Con una faceta más melódica pero sin movernos de los terrenos del Punk y el Hardcore, los también californianos (y ya van…) Stick to Your Guns se ganaron al publico que ya llenaba las primera filas, y es que Jesse Barnett y los suyos son una banda de lo más querida por sus seguidores. Y “Nobody”, “Such Pain” o “Against Them All” lo dejaron muy claro, haciendo disfrutar a los suyos desgañitándose en todos y cada uno de los estribillos.

THE LAST INTERNATIONALE: UNA MIRADA ALTERNATIVA

El dueto formado por Delila Paz y Edgey Pires son toda una explosión de frescura con su mezcla de Folk, Indie y Punk siempre bajo el patrón del Rock más alternativo. Ambos no pararon de moverse de un lado al otro del escenario, y la personal voz de Delila posee un soul que le otorga un sello muy peculiar a su sonido.

Si queréis haceros una idea de cómo suenan echadle un ojo a temas como “Killing Fields”, “Wanted Man” o “Hard Times”, aunque personalmente os aconsejaría que no os lo perdierais este verano ya que tendrán varias fechas en algunos festivales que tendrán lugar en nuestra geografía.

BARONESS: COLOR PROGRESIVO

Había ganas de comprobar si el directo de Baroness era tan bueno como nos habían advertido y hemos de decir que sí. Eso sí, no esperéis un concierto en el que saltar, gritar y en el que el público parezca divertirse como si de una fiesta se tratara. Estamos hablando de una banda de Sludge Metal de tintes alternativos y progresivos, con todo lo que eso conlleva, pero no se puede menospreciar ni un ápice su técnica ni su propuesta en vivo.

John Baizley tiene un hipnótico timbre de voz y forma una pareja a la guitarra excpecional con Gina Gleason. Recorrieron su colorida discografía gracias a canciones como “Take My Bones Away”, “The Sweetest Curse”, “March to the Sea” o “Isak”. Lo mejor de todo es que en apenas unos días les tendremos descargando en el Be Prog! de Barcelona. Una excelente noticia para todos los aficionados al género.

BODY COUNT FEAT. ICE T: METAL AL RITMO DE RAP

El Nova Rock teñía de rap sus notas musicales sin olvidar su espíritu rockero. Ice T ponía los versos mientras que su banda, Body Count, se encargaba de ponerles música a base de potentes riffs de guitarra a cargo de Ernie C y Juan of the Dead. Una propuesta diferente, que comenzó con una recepción algo fría pero que poco a poco se fue ganando la aceptación de un público que, probablemente, estaría esperando a alguna de las siguientes bandas en aparecer en escena.

Hay que reconocer, eso sí, que no se podría comenzar de una forma más heavy que con el homenaje a Slayer a ritmo de “Raining Blood/Postmortem”, y es que el bueno de Ice T. Sabía donde estaba y como ganarse al respetable. Temas como “Manslaughter”, el propio “Body Count” o “Cop Killer” seguirían dando guerra y agitando a una masa que poco a poco iba presentando una excelente estampa en el festival. ¡Y es que por fin era sábado amigos!

BULLET FOR MY VALENTINE: DISPARANDO A LA GRAVEDAD

Y es que Bullet for My Valentine se presentó con un set plagado de temas nuevos, del que será su próximo disco, “Gravity”, el cual será lanzado al mercado en apenas unos días. Una decisión arriesgada ya que apenas han tenido tiempo en afianzarse en los gustos y la memoria de sus seguidores y que, además, deja en el tintero un buen puñado de clásicos que en un festival siempre suelen encajar de forma más positiva.

Aún así Matt Tuc, Michael Padge y compañía lo tenían muy claro, y abrieron fuego con “Don’t Need You” y “Over It”. Fue con canciones como “Your Betrayal”, la mítica “4 Words (To Choke Upon)” o la pegadiza “You Want a Battle? (Here’s a War)” cuando pusieron toda la carne en el asador y la gente respondió de una forma salvaje, con múltiples circle pits y los puños en alto para acompañar con su voz esos estribillos que tan de memoria conocían.

Tras un innecesario solo de batería en el que Jason Bowld sacó músculo, llegaría la locura con “Scream Aim Fire”, su archiconocida “Tears Don’t Fall” o la brutalidad de “Waking the Demon”, con el bajista Jamie Mathias dejándose la voz y ayudando a Matt en la faceta vocal. Por fin me pude quitar la espinita de ver en directo a una de mis bandas favoritas y os puedo asegurar que, pese a los citados defectos, aprobaron con nota alta. ¡No os lo perdáis en el Download!

LIMP BIZKIT: FRED DURST IS IN DA HOUSE

Tenía muchas expectativas en el show de Limp Bizkit, y es que es una de esas bandas que en mi adolescencia sonaban frecuentente en mi walkman y por una u otra razón, hasta hoy no había podido ver en directo. Y en cierta medida fue una decepción. No porque sonaran mal, no porque no tocaran sus grandes éxitos, sino porque Fred Durst fue más Fred Durst que nunca y convirtió el concierto en poco más que un show extraño y falto de ritmo.

Un exceso de covers y guiños que tuvieron como protagonistas a nombres tan dispares e inesperados como George Michael, Ministry o Rage Against the Machine, entre otros, con vacile para Volbeat, los próximos en saltar al escenario, incluido. Y es que por lo visto Fred Durst se moría de ganas por verles… En fin. Es fácil contentar a los tuyos cuando en tu haber tienes canciones tan emblemáticas como “Rollin’ (Air Raid Vehicle)”, “My Generation”, “My Way” o “Nookie”, y más aún cuando a nivel vocal demuestras estar incluso por encima de lo esperado. Pero si la descarga se ve tan interrumpida por los incansables discursos de su frontman y lo comentado anteriormente… el sabor que se le queda a uno es agridulce.

Y eso que el fin de fiesta prácticamente no pudo ser mejor. El enigmático Wes Borland resultaba imponente en escena, y DJ Lethal dominaba, para mi gusto, excesivamente el tempo, pero “Full Nelson” (con fan incluida cantando y bailando como si fuera una estrella del rock), “Break Stuff” y la potente “Take a Look Around” como colofón final nos dejaron de lo más satisfecho. Sí, a pesar del cierto mal sabor de boca de saber que podría haber sido todo aún mucho mejor de lo que fue. Pero probablemente sin estas cosas no serían Limp Bizkit…

VOLBEAT: EL RITMO EN EL CUERPO 

Y es que si una cosa no se les puede negar a Volbeat son la impresionante capacidad que tienen para hacer bailar, cantar y disfrutar a su público. Un público que ya en las primeras horas del día teñía la imagen del Nova Rock con múltiples camisetas con su nombre, dejando muy claro que eran uno de los grandes nombres de la cita. Buenas canciones no les faltan y buen directo, ni mucho menos, tampoco.

Michael Poulsen sabe como animar una fiesta, y el rockabilly que practican te empuja inconscientemente a mover el esqueleto. Rob Caggiano, quien no debe echar muy en falta sus días en Anthrax, aporta el tono más metálico y el headbanging al sonido de la banda, y temas como “The Devil’s Bleeding Crown”, “Lola Montez” o “I Only Want to Be With You” funcionan como un auténtico tiro.

Sonaron compactos, potentes, y se les ve increíblemente cómodos en el escenario, algo que transmiten con suma facilidad a sus seguidores. Y dejarían la noche por todo lo alto al ritmo de “Let it Burn”, “Seal the Deal” o “Still Counting”. Pronto les tendremos de visita por aquí, así que habrá que ir, ¿no?

BILLY IDOL: GRITO DE UN REBELDE

Llegó el momento de ver a una leyenda viva de la historia del Rock. El que fuera el ídolo de uno de los grupos que marcó el post-punk, Generation X, saltaba al Red Stage pasada la madrugada para repasar sus grandes éxitos y demostrar que, para los grandes, por mucho que pasen los años, la gasolina no se acaba tan fácilmente. Si además le acompañas de músicos del talento de Steve Stevens nada puede salir mal.

Con un talente británico inimitable saltó al ruedo al ritmo de “Shock to the System”, demostrando que quien tuvo retuvo, y que vocalmente, a pesar de su edad, se encuentra en un estado de forma envidiable. Nos haría bailar a todos con las melodías de “Dancing With Myself”, y la explosión de rabia vino acompañada de “Scream”, después de invitarnos a hacer lo propio como preludio a la canción. Los hits se iban sucediendo en un set de lo más completo hasta que el propio Stevens tuvo su momento de merecida gloria con un solo de guitarra marca de la casa. ¿¡Pero quién va a jubilar a estos monstruos!?

Ya estábamos en plena madrugada y el cansancio iba haciendo mella en un público que seguía aguantando majestuosamente el tipo, y es que no es fácil dejarse llevar por temas como “Whiskey and Pills” o, sobretodo, “Rebel Yell”, tantas veces versionada y que fue un autentico privilegio disfrutar en vivo y en directo de la fuente original. “White Wedding” cerró el telón de un sábado de lo más intenso, con Billy Idol jugando perfectamente sus cartas y demostrando a cada minuto que la experiencia es un grado.

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 16 de Junio, Nova Rock Festival, Nickelsdorf, Austria

Promotora: Nova Music Entertainment

weblogo

3.jpg

Si hace apenas un par de días os informábamos de la “Gira Principios” que protagonizará CEPEDA a lo largo de la geografía del país con motivo del lanzamiento de su primer disco, hoy toca informar de una gran noticia.

Y es que las fechas de Barcelona y Madrid han colgado el cartel de “Entradas Agotadas” en apenas unas horas, con lo que se acaban de confirmar una segunda fecha para ambas ciudades.

36580989_1809196412482957_9190771547155988480_n.jpg

Las nuevas fechas para la “Gira Principios” de CEPEDA son las siguientes:

  • 13 de Febrero, Sala Barts, Barcelona
  • 18 de Marzo, Teatro Nuevo Apolo, Madrid

Las entradas ya están a la venta. Toda la información en la página web del artista así como en Clipper’s Live. ¡No te lo pierdas!

weblogo

36552709_10155725967183526_942288568879939584_o.jpg

Pocos escenarios hay mejores que un domingo soleado en la ciudad condal y un Estadi Olímpic Lluís Companys dispuesto a vestir sus mejores galas para recibir a una de las grandes bandas que ha dado la historia del rock, GUNS N’ ROSES. Si a todo esto sumamos que los californianos hacían 25 años que no nos visitaban, que lo hacían tras la vuelta de Slash y Duff, y que les acompañaban unos invitados de lujo, futuro y presente de la escena, todo hacía indicar una gran noche. Y así fue.

NOTHING MORE saltaban al escenario con una puntualidad exquisita, tanta, que tras una larga vuelta para poder acceder al recinto, llegamos al mismo con su actuación bien entrada. Temas como la excelente “Go to War”, la emotiva “Fade In/Fade Out” o la cañera “This is the Time (Ballast)” sirvieron de gran ejemplo y de firme puñetazo en la mesa de lo que los tejanos son capaces encima de un escenario. A destacar la energía y la entrega de su vocalista, Jonny Hawkins, si bien no era el mejor de los escenarios para desatar todo su potencial, ante un público que mayoritariamente estaba a otros menesteres y que apenas iba ocupando su lugar. Ojalá les podamos ver pronto en sala.

A diferencia de las estrellas de la noche, VOLBEAT también aparecieron en escena a la hora marcada, para dejar un gran sabor de boca para todos los que aun desconocían su música y confirmar que son una de esas bandas llamadas a tomar el relevo generacional del rock. No cabe duda de que su heavy metal de espíritu rockabilly conecta con la gente, y se fueron ganando con cada tema el aplauso y la admiración del respetable. Tablas no les faltan.

Casi todas las miradas estaban puestas en su líder, Michael Poulsen, y en como no, Rob Caggiano, antiguo miembro de los míticos ANTHRAX. Nos empujaron al headbanging con canciones como “The Devil’s Bleeding Crown”, bailar al ritmo de “Lola Montez” o ese maravilloso cover de DUSTY SPRINGFIELD “I Only Want to be With You”, para rendir tributo en su tramo final al recientemente tristemente fallecido Vinnie Paul, no sin antes dejarnos en estado de exaltación de la mano (y oído) de “Seal the Deal” y “Still Counting”. Reconozco que existe alguna extraña razón que me impide aún conectar al máximo con el cuarteto, pero su popularidad no para de crecer cada día. Y razones no les faltan.

Para alguien como yo mismo, que no ha podido ver jamás a unos ídolos de la adolescencia como GUNS N’ ROSES, unos de los culpables de que me metiera en el mundo del rock (como para tantos otros de vosotros mismos, seguro), tenerles por fin encima de un escenario con este “Not in this Lifetime Tour”, con músicos como el inimitable Axl Rose, el genio Slash o el rebelde Duff McKagan, para el que no parecen pasar los años, al frente se convierte en mucho más que un concierto. Resulta toda una experiencia, y como tal, tiene sus cosas buenas y sus no tan buenas, en esa mezcla de sueño realizado, ejercicio de nostalgia y cierta crítica a la que uno no puede dar la espalda. Como la prácticamente media hora que nos hicieron esperar pero que rápidamente pareció olvidada por parte de un público muy entregado.

Pantallas gigantes, un brillante juego de luces, y fuegos artificiales significaron el pistoletazo de salida con clásicos como “It’s so Easy” o “Mr. Brownstone” como carta de presentación. Casi nada. En medio de todo este potente arranque unas más recientes “Chinese Democracy” o “Better” se mezclaron con más arsenal de la vieja escuela como ese gran himno que todo mortal ha escuchado, bailado y cantado alguna vez, “Welcome to the Jungle”, “Double Talkie’ Jive” o la extensa pero celebrada “Estranged”. Con esta última llegaron las inevitables pero quizás excesivas demostraciones de la calidad y el talento que poseen Slash y Richard Fortus a las seis cuerdas, así como el irregular pero mejorado estado vocal (y de forma) de Axl, que nos regalaban tramos casi excelentes con otros que sacaban a relucir sus carencias y excesos.

Llegarían los primeros covers del show, si es que podemos considerar como tal la genial “Live and Let Die” que los americanos han hecho suya, o “Slither” que en su día firmaron los buenos de Slash y Duff en su antigua banda, VELVET REVOLVER. La máquina seguía bien engrasada, no paraba la acción, y caían cañonazos de toda la vida de la talla de “Rocket Queen”, “You Could Be Mine” o “Civil War”, al lado de la rescatada “Shadow of Your Love” o las melódicas “This I Love”, en la que se vio sufrir vocalmente a Axl que, eso sí, se esforzaba y mostraba actitud en cada verso, y “Yesterdays”. La elegida de su disco de versiones, “The Spaghetti Incident?” fue una “Attitude” punk y macarra a la que Duff puso voz y forma, rindiendo tributo a los míticos MISFITS. “Coma” es un gran ejemplo de esos excesos que siempre han acompañado a la banda, especialmente en esta gira de amplio repertorio, que con los densos riffs de sus guitarristas daban cierto espacio y tiempo a Axl para recuperar fuerzas y, sobretodo, voz.

Turno para las presentaciones, con Slash cogiendo las riendas del espectáculo en forma de solo que acabaría explotando en las melodías de “Speak Softly Love”, o lo que es lo mismo, el sonido de “El Padrino”, acompañado de una gran banda de músicos como Dizzy Reed o Melissa Reese a las teclas, y Richard Fortus tras la batería, con gran técnica pero con cierta falta de pegada y presencia escénica para mi gusto personal. Y aquí llegaría uno de los tramos de la velada de mayor contraste, con momentos absolutamente álgidos que desataban la locura entre la audiencia al compás de “Sweet Child O’ Mine” o una preciosa “Don’t Cry”, sin olvidar la energía de “Used to Love Her”. Pero, eso sí, con momentos de cierto apagón como la ejecución de “Wichita LineMan” de JIMMY WEBB, una excesivamente estirada “Wish You Were Here” de PINK FLOYD, o la tributo “Black Hole Sun” de SOUNDGARDEN con la memoria del fallecido Chris Cornell presente en todos y cada uno de nosotros, tan emotiva como quizás innecesaria al menos de forma completa a día de hoy. Aunque, que diablos, GUNS N’ ROSES no serían ellos mismos sino hicieran lo que les da la gana, ¿no? Y llegó la magia y el fuego de “November Rain” que llenaron de luces un precioso estadio a rebosar.

El tramo final se acercaba, tras prácticamente tres horas de concierto a nuestras espaldas, y “Knockin’ on Heaven’s Door”, otros de esos covers que el grupo ha hecho suyos con el paso del tiempo caía para deleite de sus seguidores con la luna como excepcional espectadora, momento que sirvió a Axl para interactuar con los suyos. Aceleramos hasta “Nightrain” para volver de forma pausada tras el bis de la mano de la sentida “Patience”, a la que le seguiría una innecesaria a estas alturas de la noche la versión de “The Seeker” de los grandes THE WHO, para con la explosión de fuegos artificiales final poner el broche de oro con una “Paradise City” que dejó el show por todo lo alto, y el rostro de felicidad entre las miles de personas, de tan distintas generaciones, que allí nos dimos cita. Tras el fin de fiesta de esta magnitud, la banda se despidió de todos nosotros con sentida gratitud.

Amigos míos, no puedo evitar que mi yo de trece años que por fin ve cumplido su sueño recuerde con emoción lo vivido hace apenas unas horas, pero es obvio que 200 minutos de actuación con tantos momentos desiguales no son del agrado de todo el mundo pero, al fin y al cabo, si de GUNS N’ ROSES, grandes protagonistas de la noche y que no me cabe ninguna duda, han vuelto para quedarse. Veremos lo que nos dice el tiempo, si me da o no la razón, pero ojalá sea así. Siempre nos quedará la duda o la sensación de que con un set más corto y más directo el resultado probablemente sería más satisfactorio o, por lo menos, más impactante, pero es de valorar que unos músicos que pasan la cincuentena de edad se dejen la piel de esta forma encima de un escenario.

Texto: Lluís “DiMu” García

Fotos: Live Nation

Fecha y lugar: 1 de Julio, Estadi Olímpic Lluís Companys, Barcelona

Promotora: Live Nation

weblogo

 

36333504_1960224214008700_7287564009497165824_o

El 15 de agosto, el Festival ARTS d’Estiu Costa Barcelona, junto con Concert Studio, acogerá un concierto de la Gira Operación Triunfo 2017.

Después de recorrer todo el país cosechando un enorme éxito por allá donde ha pasado esta gira, volveremos a tener el fenómeno de Operación Triunfo en tierras catalanas.

¡El conciertazo constará de 37 canciones interpretadas por los 16 artistas! Sonarán temazos como “I’m still standing”, “What about us”, “Quédate conmigo”, “Miedo”, “Que nos sigan las luces”, “Euphoria”, “Shake it out” y claro, “Lo Malo” #OTartsdestiu

¡Entradas a la venta en http://www.artsdestiu.com el lunes 2 de julio a las 17:00h!

weblogo