Posts etiquetados ‘conciertos’

nealmorse.jpg

THE NEAL MORSE BAND invita a sus fans a vivir “The Great Adventure” con un nuevo disco preparado para su lanzamiento este próximo 25 de Enero de 2019.

Y sólo un mes después tenemos el comienzo de su gira presentación, que tendrá como sus últimas y muy especiales fechas de fin de gira los días 13 de abril en Barcelona y el 14 de abril en Madrid.

Volveremos a ver sobre el escenario al increíble line up de esta banda, en la que Neal Morse se rodea de Mike Portnoy, Randy George, Bill Hubauer y Eric Gillette.

La banda se encuentra en absoluto estado de gracia tras el brillante “The Similitude of a Dream”, su noveno disco que estudio que ya se ha coronado como una de las grandes obras del rock progresivo de la actualidad.

Neal Morse nos comenta: “La banda sigue sorprendiendome. Tengo que decir que no ha sido fácil componer este nuevo disco, tras una obra tan especial como es The Similitude of a Dream; pero creo sinceramente que The Great Adventure tendrá un gran impacto también.  Este nuevo disco doble es todo lo que espero y todo lo que debería ser. ¡Estallé en lágrimas la primera vez que lo pude escuchar al completo!”

nealmorse_web.jpg

Si eres fan del rock progresivo más elegante y cuya perfección está sólo al alcance de unos pocos, no te puedes perder esta nueva gira y disco de THE NEAL MORSE BAND en Abril. ¡Nos vemos allí!

THE NEAL MORSE BAND

Sábado 13 de Abril, 19:00 hrs.
Sala Salamandra (Barcelona)
Anticipada:  33€ / Taquilla: 38€
Domingo 14 de Abril, 19:00 hrs.
Sala Mon Live (Madrid)
Anticipada:  33€ / Taquilla: 38€

weblogo

sunrise-avenue-live.jpg

Hoy se acaba el 2017 y lo dejamos atrás con un buen puñados de discos y conciertos que hacen muy complicado elaborar los inevitables (pero necesarios) Tops.

Son tantos y tan diversos los gustos y estilos musicales a los que damos espacio en ESTRIBILLO PEGADIZO, que hemos decidido hacer varias listas a cargo de nuestros colaboradores.

Foto-Lluís-GS.jpg

Lluís “DiMu” García (Director)

TOP 5 ROCK/METAL INTERNACIONAL

SUNRISE AVENUE “Heartbreak Century”
SMASH INTO PIECES “Rise and Shine”
HEAT “Into the Great Unknown”
CYHRA “Letters to Myself”
THE UNGUIDED “And the Battle Royale”

 

TOP 5 ROCK/METAL NACIONAL

ANKOR “Beyond the Silence of These Years”
WARCRY “Donde el Silencio se Rompió”
TIERRA SANTA “Quinto Elemento”
GIANT REV “Giant Rev”
DEBLER “Somnia”

TOP 5 POP INTERNACIONAL/NACIONAL

SUNRISE AVENUE “Heartbreak Century”
PABLO ALBORÁN “Prometo”
PABLO LÓPEZ “Camino, Fuego y Libertad”
MILEY CYRUS “Younger Now”
DEMI LOVATO “Tell Me You Love Me”

MEJOR CONCIERTO “HELLOWEEN – Madrid”
CONCIERTO ESPECIAL “SUNRISE AVENUE – Barcelona/Madrid”

titus.jpg

Titus Ferrer Bellés (Redactor)

TOP 5 INTERNACIONAL

LEPROUS “Malina”
AUTHORITY ZERO “Broadcasting to the Nations”
WHILE SHE SLEEPS “You Are We”
AUGUST BURNS RED “Phantom Anthem”
NECK DEEP “The Peace and the Pannic”

TOP 5 NACIONAL

FLAMES AT SUNRISE “Born in Embers”
BERRI TXARRAK “Infrasoinuak”
TEKSUO “Nure Onna”
CANNIBAL GRANDPA “Septum Signa Inferno”
ANKOR “Beyond the Silence of Those Years”

MEJOR CONCIERTO “SUM 41 – Barcelona”
CONCIERTO ESPECIAL “FOUR YEAR STRONG – Barcelona”

IMG_5317.JPG

Agnès Garcia Segura (Redactora/Fotógrafa)

 

TOP 5 INTERNACIONAL

SUNRISE AVENUE “Heartbreak Century”
HEAT “Into the Great Unknown”
SMASH IINTO PIECES “Rise and Shine”
AS LIONS “Selfish Age”
CYHRA “Letters to Myself”

TOP 5 NACIONAL

WARCRY “Donde el Silencio se Rompió…”
TIERRA SANTA “Quinto Elemento”
MÄGO DE OZ “Diabulus in Musica”
AVALANCH “El Ángel Caído (XV Aniversario)”
DEBLER “Somnia”

MEJOR CONCIERTO “SUNRISE AVENUE – Barcelona”
CONCIERTO ESPECIAL “SUNRISE AVENUE – Barcelona”

¡HASTA EL AÑO QUE VIENE! ¡FELIZ 2018!

 

weblogo

 

 

 

Crónica y fotos de Lluís García Sola

Gran noche de Metal, en varios registros de sus variantes, la que nos esperaba a toda la audiencia que poco a poco íbamos a prácticamente llenar la sala barcelonesa Apolo, y es que cinco años son muchos sin recibir la visita de los americanos TRIVIUM. Como ya hicieran en su visita anterior, volvían bien arropados por dos bandas, aunque en esta ocasión con un regusto más agridulce, por lo menos para un servidor. Pero vayamos por partes.

Los primeros en hacer acto de presencia sobre el escenario fueron los ingleses de Birmingham SHVPES, formación encabezada por Griffin Dickinson. ¿Os suena el apellido? Efectivamente, uno de los hijos de Bruce Dickinson, vocalista de IRON MAIDEN, que al igual que su hermano Austin con AS LIONS, está de rabiosa actualidad. Poco que decir sobre su más que notable directo, presentando algunos de los temas de su álbum debut, “Pain.Joy.Ecstasy.Despair”, como “State of Mine”, “Skin & Bones”, “God Warrior”, o el propio tema que da título al disco. Pura energía con su mezcla de Rock, Metal e incluso cierto aroma Post-Grunge. Habrá que seguirles la pista.

A continuación llegaría el turno para los también británicos SIKTH, con su peculiar combinación de metal progresivo y Mathcore, bajo la influencia del sonido Djent. Quizás sea cosa mía, pero no acabaron de conectar con un público que venía dispuesto a dejarse llevar fácilmente, en parte por su gélida actitud e interacción con el respetable, o lo complejo de su propuesta musical. Ni la dupla vocalista Mikee Goodman/Joe Rosser con su ir y venir de un lado al otro del escenario terminaron de convencer (cierto es que las luces, a petición de la propia banda, ayudó demasiado) a pesar de la contundencia de temas como “Part of the Friction”, “Pussyfoot” o “Bland Street Bloom”.

Y con una puntualidad británica, a pesar de su nacionalidad estadounidense, se presentaron Matt Heafy y los suyos sobre las tablas, tras el preludio de IRON MAIDEN y su “Run to the Hills” sonando a todo trapo. Comenzaron aplastando al personal con la brutísima “Rain”, tras la que fueron ejecutando temas de toda su discografía como “Forsake Not the Dream”, la mítica “Down From the Sky” (hay que ver como invita este tema al headbanging) o la más reciente “Rise Above the Tides”, una de las pocas concesiones a su notable nuevo trabajo discográfico. Rematarían este primer tercio de actuación con “Entrance of the Conflagration” y con uno de los dos guiños a su mítico debut “Ember to Inferno” de la mano de “The Deceived”, en la que Matt demostró lo bien que se vuelve a encontrar en los registros vocales más guturales, perfectamente escudado por el agresivo acompañamiento de Corey Beaulieu y Paolo Gregoletto.

Bajarían las revoluciones con la melódica “Dying in Your Arms” y la más puramente heavy “Strife”, en la que el público no paró de corear las melodías marcadas por la dupla guitarrera formada por Matt y Corey. Resulta curioso que al primero se le viera más fatigado en los tonos más suaves, como si le faltara algo de aire en la respiración, aunque no fue suficiente para empañar una notable actuación. “Dusk Dismantled”, “Throes of Perdition” y la power metalera “Silencie in the Snow”, nos iban acercando hacia el imponente bloque final, que llegó tras la tormenta iniciada por la batería de Alex Bent (hay que ver el baile de percusionistas que llevan estos chicos en la presente década) con la ejecución del antiguo “Pillars of Serpents”. Una nueva vuelta al pasado más presente de su “Ember to Inferno”, con el que sorprendieron al mundo con un registro mucho más Thrash del que demostraron después o, especialmente, en la actualidad, habiéndose convertido en una banda más Heavy Metal que Metalcore, a pesar de la poca presencia de sus últimos trabajos en sus actuales sets.

Y de aquí al final prácticamente ni un segundo de respiro, a excepción de la introducción “Capsizing the Sea” que llegaría tras el único bis de la velada. Las veloces y demoledoras “A Gunshot to the Head of Trepidation” y “Pull Harder on the Strings of your Martyr”, clásicos donde los haya y temas que representan el porque muchos nos enganchamos a esta banda, solo se vieron interrumpidas por la melódica a la par que contundente “Until the World Goes Cold”. Un corte gélido y lento, pero que posee un riff de guitarra cortante como una cuchilla de afeitar gracias a la magia de Matt y Corey, al más puro estilo de los METALLICA de los que tanto beben. La locura llegaría bajo la batuta de “In Waves”, que tras tener a toda una audiencia que abarrotaba la sala agachados a los pies de los americanos, nos levantarían violentamente para desgañitarnos antes de despedirles como se merecen. Una gran noche de TRIVIUM, que les confirman como lo que son, una de las bandas de Heavy Metal más importantes de la actualidad, arrastrando a sus conciertos a un público variado en edad y gustos. Hasta pronto chicos.

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 17 de Marzo, Sala Apolo, Barcelona

Promotora: Route Resurrection

weblogo

Crónica de Titus Ferrer y Fotografías de Lluís García Sola

Noche controvertida como pocas la del pasado siete de marzo en la sala Razzmatazz 2 de Barcelona. Nos enfrentábamos al reto que suele conllevar el ver a ASKING ALEXANDRIA en directo. Un grupo al que por contenido puedes disfrutar mucho, pero que, si uno no pone de su parte, posiblemente no sea capaz de disfrutar del continente.

Para colmo, y a modo de reclamo principal, que sin duda funcionó a las mil maravillas, se trataba de la gira que se encargaba de devolver al escenario a Danny Worsnop tras su esperada vuelta al grupo. Con todo lo que ello conlleva.

Pero empecemos por el principio. Y es que todo empezó cuando ante la puerta de la sala ya nos encontramos con una cola que doblaba la que nos encontramos el año pasado cuando nos visitaron con AUGUST BURNS RED e IN HEARTS WAKE. Y sobre todo, cuando lo hicieron con Dennis Stoff como vocalista. Lo cual ya nos dejó claro quién era el reclamo de la noche.

Nos encontramos dentro con un público que ya abarrotaba la mitad delantera de la sala y que apretaba con todas sus fuerzas contra las primeras filas ansiosos de la descarga de adrenalina venidera.

Los encargados de abrir la noche fueron un grupo al cual desconocía en casi su totalidad. Los británicos SILENT SCREAMS, que nos hicieron un regalazo. Por que de verdad que la energía con la que impactaron contra la Razz fue un regalo. El grupo salió a tocar como si mañana se acabase el mundo. Y podría haberse acabado y a nadie le hubiese importado posiblemente, pues lo único que contaba en aquel momento era la descarga de brutal metalcore que estábamos recibiendo. Además, el público, que además de abundante estaba ya entregadísimo, ayudó a que fuera difícil de creer que aquel fuese el concierto del primer grupo de la noche. Lo no hizo más que ayudarnos a disfrutar de lo que, por desgracia, para muchos de nosotros fuera toda una sorpresa.

El pit desde el primer tema era ya zona restringida. Ninguna timidez en cuanto a Wall of deaths, circle pits y demás parafernalias mosheras. El grupo encantado, y nosotros con ellos. Como ya he dicho más de una vez, estos descubrimientos en directo son de los mayores placeres que nos regala el mundo de la música. Y lo bueno es que se podía apreciar que la mayoría de los allí presentes estaban disfrutando de ello. Ojalá se pasen pronto por aquí, y la acogida sea tan bestial como la de aquella noche.

THE WORD ALIVE, en cambio, no eran unos desconocidos para (casi) nadie de los que allí nos encontrábamos. Y pese a que el éxito de SILENT SCREAMS hizo que la diferencia de entusiasmo no fuese tan abismal, sí que es cierto que se notaron mucho las ganas de verlos que muchos tenían. Y es que para colmo era la primera vez que pisaban España, aún que tiene pinta de que no iba a ser la última.

Saltaron al escenario con un sonido impecable. Tan impecable que hasta asustaba que en algún momento nos la estuvieran colando. Pero si tiramos de la presunción de inocencia, lo suyo fue absolutamente impecable, y sonaron igual de poderosos que en los discos.

Había oído mucho acerca de lo especialmente bueno que era en directo su frontman Telle Smith y todo era cierto. Por desgracia en cuanto a entrega, y sobre todo en los discursos entre tema y tema, todo se sentía un poco demasiado ensayado. Mal menor, desde luego, ya que el buen hacer del grupo en conjunto merma cualquier posibilidad de no disfrutarles.

Además, sus momentos de tonteo con los derroteros más progresivos y sus ambientales más djent añadieron un plus de diversidad a la noche, haciéndonos salir de ahí con la sensación de que habíamos visto a tres grupos del mismo género, pero muy diferentes entre ellas. Tratándose de metalcore, esto siempre es muy de agradecer.

Y ahora sí, entrabamos en materia. Los siguientes en atacar eran los británicos amantes de la controversia y la polémica. Pero no iban a salir sin antes caldear el ambiente con temazos tales como el Die young de Ke$ha, el Applause de Lady Gaga o el mismísimo Without me de Eminem. Delicioso anticlima que todos disfrutamos, ya no con humor, si no con ganas. Las mismas con las que recibimos a Worsnop y los suyos cuando invadieron el escenario.

Todos hemos acerca de la problemática de Danny y los directos. Su pasado le precede. Sin embargo, a día de hoy se había especulado mucho con una mejora en la voz que me hizo esperar tal vez más de lo que debía.

La salida al ruedo fue espectacular. “Welcome” y “Dear insanity” nos dieron la bienvenida con unos niveles de calidad que a todos nos hicieron suspirar en positivo. De verdad, la voz de Danny parecía estar engrasada a la perfección.

Pero ay, que poco iba a durarnos la emoción.

Permitidme ponerme puntilloso. Por qué el fallo en las voces de los ASKING ALEXANDRIA actual no está en una mala voz, si no en un cantante que a) debe aprender a usar el chorro de voz del que dispone. Por qué dispone de él, y b) debe darse cuenta de la clase de grupo en el que está. Lo que mata los temas es el hecho de que Worsnop se empeñe en cantar absolutamente todos los versos en la nota más alta, lo cual le impide cualquier posibilidad de respiración. Amén de eso, todos conocemos de la afición de Danny por el hard rock clásico. De hecho, ya alegó que su marcha fue en búsqueda de nuevos caminos hacia ello. Absolutamente honesto. Más que respetable. Lo que no me parece honesto es volver a un grupo que se aleja lo más posible de dicho estilo y tratar de convertir los temas a base de cambiarlos en directo. Con su “From death to destiny” ya se intentó tirar en esa dirección, cierto, pero ahí estaban las composiciones al completo. No añadías un estilo distinto sobre una base completamente ajena. Los temas de los dos primeros discos de ASKING ALEXANDRIA no están hechos para los agudos glammers, por bien ejecutados (No siempre, pero cuando llegaba daba gusto oírle) que estén.

Como comprenderéis, esto condicionó muchísimo la percepción del concierto, ya que a veces uno no podía estar pendiente de dejarse llevar por el tema que conoce sin verse sorprendido por cambios inesperados. Amén de que todo en su justa medida es mejor, y Danny abusó de querer lucirse a base de notas altas. Ojo, que también entiendo esa necesidad de demostrar la valía cuando se ha sido tan machacado por los medios, sea con razón o no. Que ahí ya no entro, pues era la primera vez que le veía en directo.

Todo esto convergió en una sensación de que el miembro estrella aquella noche estaba fuera de lugar en un grupo que no parecía aportarle lo que desea. Esto se demostrará en el estilo compositivo del próximo álbum, imagino.

Dejando el tema de lado, el concierto ofreció todo lo que el fan de ASKING ALEXANDRIA pide. Fiesta, energía y breakdowns que se agravan más y más a medida que avanzan. Ninguna queja en cuanto a entrega y energía por parte del resto del grupo. La conexión con sus fans es obvia y poco tienen que esforzarse para metérselos en el bolsillo cuando se encuentran sobre las tablas.

El setlist era corto, pero equilibrado. Ningún álbum fue obviado aparte del último “The black”, pero de eso ya nos habían advertido ellos. Incluso desglosaron el set en bloques divididos en álbumes.

Eso sí, a mi manera de ver, es un crimen dejar fuera un temazo como es “closure”, pero imagino que eso va a gustos. No voy a demonizar a nadie. Y pese al reducido número de temas que tocaron, el concierto no se hizo corto, que es a lo que nos tienen acostumbrados, tanto ellos como el resto de bandas del estilo. También es cierto que se empeñaron en rellenar los tiempos muertos con unos diálogos entre Danny Y Ben al más puro estilo El club de la comedia (No nos terminó de quedar claro, por que o las bromas eran muy internas o no se les acababa de entender) que cortaron bastante el ritmo del espectáculo.

No quiero crear la impresión de que estoy criticando sin motivo o no pretendo ser constructivo. No pretendo justificarme, pero he disfrutado mucho de ASKING ALEXANDRIA en el pasado, e incluso disfruté mucho (de hecho, más que de este) del concierto-karaoke de Dennis el año pasado en la misma sala. Y con esto quiero decir que si alguien está leyendo esto espero que no se tome este texto como un panfleto hater contra un grupo al que está de moda odiar, por que en absoluto es así. Estoy seguro que el concierto fue una gozada para muchos, pero por desgracia yo fui incapaz de conectar. Y creedme que me fastidia, por que me apetecía mucho ver al combo al fin.

Esperemos que, como ya he dicho, las futuras composiciones ayuden a nivelar el estilo y el grupo aprenda a cohesionarse mejor. Tiempo al tiempo. De momento yo me quedo con lo muchísimo que disfruté a THE WORD ALIVE y sobre todo con el grandísimo descubrimiento que fueron SILENT SCREAMS.

 

Una de las giras más importantes del metal extremo, o thrash metal para ser más exactos en lo que respecta a los grupos principales, llegaba a nuestros país para el deleite de miles de seguidores que no han dudado en rozar o lograr colgar el cartel de sold out por allá donde han pasado. Y para conseguir tan difícil objetivo en los días que nos está tocando vivir nada mejor que un cartel formado por KREATOR, SEPULTURA, SOILWORK y ABORTED. Por desgracia, y por culpa de compromisos laborales, no pudimos asistir a la descarga de los más extremos de la jornada, ABORTED que, según nos cuentan y se podía palpar en la sala, fue un show corto, intenso, y descomunal. La próxima vez será.

Los veteranos SOILWORK se comieron el escenario aprovechando su visita a la ciudad condal para presentar su última obra, “The Ride Majestic”, cuya representación fue tan mínima que se limitó al tema que da título al álbum. El vocalista Björn Strid, bien escudado por las afiladas guitarras de Sylvain Coudret y David Andersson, se dejó la voz en clásicos como “Nerve”, “Bastard Chain” o el célebre “Stabbing The Drama”, que nos llevó a tiempos pasados en la que bandas como sus compatriotas SONIC SYNDICATE, HIPOCRISY O DARK TRANQUILITY, golpeaban fuerte dentro de la escena. Un notable show que se vio algo empañado por un sonido que en ocasiones resultó algo embarullado, y una audiencia que a pesar de disfrutar de su actuación, dejaban claro que los protagonistas de la noche eran otros.

Lo de SEPULTURA fue una actuación de luces (lo que más) y sombras (simplemente algún pero). El 50% de la formación clásica volvía a Barcelona, donde como nos recordó el gran Andreas Kisser, grabaron el mítico directo hace ya unos cuantos años, concretamente en el lejano 1991. Es obvio que el enorme e imponente Derrick Green a las voces, cuyo registro y aportación a la banda brasileña es absolutamente indiscutible, no es Max Cavalera, pero después de prácticamente dos décadas no tiene demasiado sentido seguir con este debate. A nivel vocal probablemente esté muy por encima del mayor de los Cavalera, a pesar de que su presencia y personalidad encima del escenario ya sea más discutible. Poco que añadir del mítico Paulo Jr al bajo y el señor Eloy Casagrande a la batería, todo un portento de energía y brutalidad con las baquetas.

Del setlist es toda una declaración de intenciones comenzar con temas nuevos de su “Machine Messiah”, como “I Am the Enemy” o “Phantom Self”, que pronto se vieron entrelazadas con clásicos del grupo como “Desperate Cry”, Inner Self”, “Refuse/Resist” o la mítica y brutalísima “Arise”. Todas ellas iconos de la historia del Heavy y el thrash Metal, que nos hicieron viajar atrás en el tiempo, e hicieron temblar los cimientos de la sala catalana, con un público dándolo absolutamente todo. El final de fiesta llegó de la mano de la personal y original “Ratamahatta” antes de desatar el éxtasis con “Roots Bloody Roots”, clásico de clásicos, que puso el broche final a una descarga que sigue demostrando que son unas leyendas por méritos propios. Quizás se echó en falta una segunda guitarra que pudiera llenar el vació que en ocasiones los solos y melodías de Kisser provocaban, y que aún aportarían más garra a su actuación. Sea como sea, fue un placer ser testigo en vivo y directo de una banda como SEPULTURA.

La noche seguí avanzando y con ella se acercaba el momento de los reyes de la noche, KREATOR, con el inmortal Petrozza al frente, para presentar su nuevo disco, el excelente “Gods Of Violence”, evidenciando el excelente estado de forma en el que se encuentran los germanos. Llenando un enorme escenario con la portada de su reciente obra en el fondo, unas plataformas en las que desplazarse de un lado al otro de las tablas, y unas pantallas de leds para potenciar el aspecto visual, el resto de la formación hizo acto de presencia con el pistoletazo de salida a cargo de “Hordes Of Chaos”, llenando de confeti el recinto, antes de descargar “Phobia”, la reciente “Satan Is Real” o “Gods Of Violence”. Envidiable la labor de Jürgen Reil tras los bombos, golpeando su batería sin piedad haciendo temblar los cimientos de la Razzmatazz. Os prometemos que en ocasiones sufríamos por la integridad del recinto… y de toda una legión de seguidores alzando el puño y haciendo headbanging como sino hubiera un mañana.

Durante el show de hora y media que se marcaron, brillaron temas como “Phantom Antichrist”, a emotiva “Fallen Brother” que les sirvió para rendir homenaje a los héroes caídos como Lemmy, Bon Scott o David Bowie, con un juego de luces y parafernalia a la altura de una actuación como la que teníamos por delante. “Enemy Of God”, “Hail To The Hordes”, “Extreme Aggression” o “Violent Revolution” hacían enloquecer a las masas, con una formación sobria pero cañera sobre el escenario, con Sami Yli-Sirniö a la guitarra y el pro activo Christian Giesler al bajo. Todos ellos amparados bajo el inmenso manto del señor Petrozza, cuyo talento y energía parecen rejuvenecer cada día. Y para muestra un botón, o mejor dicho tres, con un final de traca absolutamente ganador a cargo de “Flag Of Hate”, “Under The Guillotine” y “Pleasure To Kill”. Nombrando a temas y clásicos del Heavy Metal como estos, sobran las palabras, y podréis entender el apoyo incondicional de sus fans que han provocado que esta gira haya sido todo un éxito en su paso por nuestro país. Un cartel que era imposible que decepcionara a nadie y, como no, entusiasmó a todos los que nos dimos cita en uno de los conciertos más potentes de lo que va de año. Brutal.