Posts etiquetados ‘dark funeral’

36686812_924599761076629_5429101647286501376_o.jpg

Amanecía un día más en el ROCK FEST BARCELONA con una segunda jornada que nos iba a traer grandes reuniones, algunos clásicos de la escena y propuestas más extremas para los más aventurados. La calor seguiría marcando el día y los problemas de sonido afectarían a algunas de las actuaciones de la tarde, pero nada ni nadie podría impedir una nueva velada de Hard Rock y Heavy Metal de calidad.

Por problemas de agenda nos perdimos la violencia y oscuridad de bandas como DARK FUNERALWOLFHEART, así como alternativas más clásicas como TYGERS OF PAN TANG ROSS THE BOSS, sin olvidar a uno de los grupos que más nos dolió perdernos, LACUNA COIL. Según nos cuentan el show de los italianos desafió a la calor y se alzó como uno de los mejores de esta segunda fecha.

A continuación nos habría gustado tener la capacidad de duplicarnos, e incluso triplicarnos, para ver las actuaciones completas de AXEL RUDI PELLDÉBLERVIXEN, pero hasta la fecha no contamos con ese bendito don, así que repartimos lo mejor que pudimos nuestro tiempo en los tres escenarios. ¡Qué comience la fiesta del Rock!

AXEL RUDI PELL saltaron al escenario con ganas de mostrarnos todas las cualidades de su Hard Rock y Heavy Metal melódico, con el guitarrista germano al frente haciendo las delicias de los seguidores de las seis cuerdas, y con Johnny Gioeli poniéndole voz a sus composiciones. Recorrieron gran parte de su discografía en cortes como “The Wild and the Young”, “Mystica” o una “Rock the Nation” que siempre levanta el ánimo de la parroquia del metal.

En España hay cantera de Heavy Metal y sino que se lo digan a DÉBLER. Los madrileños atrajeron un buen puñado de seguidores a la carpa interpretando temas de sus dos únicos discos, dejando un gran sabor de boca y con un vocalista al frente como Rubén Kelsen demostrando talento y actitud. La cañera “Nada Nos Podrá Parar” o “Sentencia Final” levantaron el aplauso y los cuernos en alto de un público que fue de menos a más y que tenía ganas de fiesta.

Llegaría el turno de las clásicas VIXEN, unas luchadoras de la escena que han sabido remontar ante sus reuniones (alguna que otra fallida) y, sobretodo, ante el duro golpe que supuso la muerte de Jan Kuehnemund. Janet Gardner mostró galones sobre las tablas y un notable estado de forma vocal, para el que no pasan los años, descargando temas como “Rev It up”, “Streets in Paradise” y, sobretodo, “Edge of a Broken Heart”, todo un icono de las estadounidenses. Pusieron la nota clásica y sacaron a relucir el cuero y las tachuelas de los más veteranos.

Unos de los grandes de este país, les pese a quien les pese, MÄGO DE OZ, están celebrando su 30 aniversario, que se dice pronto, y han decidido pasar por la ciudad condal con un show más corto de lo habitual pero que da buena muestra del puñado de clásicos que han puesto banda sonora a la historia del Rock de este país. Una pena el sonido que sufrieron Txus y los suyos en gran parte de la actuación, especialmente en lo que respecta a la batería, que aún así no impidió que nos hicieran saltar, bailar y cantar coreando prácticamente cada uno de sus conocidos estribillos.

Comenzaron fuerte con “Maritornes” y “Molinos de Viento”, con Patricia Tapia derrochando voz en su versión de “O Mio Babbino Caro”, y con Rubén Kelsen de DÉBLER uniendo fuerzas junto a un recuperado Zeta para dar forma a la preciosa “El Poema de la Lluvia Triste”. Una de las sorpresas vino marcada por la irrupción en el set de “Diabulus in Música”, una de mis debilidades, y el fin de traca lo pusieron la extensa “Gaia”, en la que los músicos demostraron todo su potencial, y, como no, una “Fiesta Pagana” que ya ha trascendido mucho más allá de los derroteros del Rock.

Desgraciadamente los problemas de sonido seguirían vigentes en el escenario contiguo, y STRATOVARIUS y, sobretodo, la guitarra de Matias Kupiainen, sufrirían una falta de sonido que se hizo especialmente sangrante durante los solos del músico. Aún así Kotipelto y los suyos salieron al escenario con un repertorio repleto de grandes éxitos, dejando algunas piezas de su última obra y repasando generosamente el que probablemente sea su mejor disco, “Visions”. Una apuesta sobre seguro.

“Forever Free”, “The Kiss of Judas”, “Paradise” y ese gran himno que es “Black Diamond”, siempre prendido por la exquisitez del señor Jens Johansson al teclado, son canciones que cualquier aficionado al Power Metal conoce prácticamente de memoria y estos no fallaron. Timo animó a los suyos, se le veía feliz sobre las tablas, y con un registro vocal notable aunque con un sonido excesivamente escaso en ocasiones, se despidió de todos nosotros al compás de “Hunting High and Low”, dejándonos satisfechos pero con cierto sabor agridulce en los labios.

Y seguíamos en territorio nórdico, esta vez desplazándonos hasta Noruega, para ser testigos de uno de los mejores shows de no ya el día, sino del festival, con el Black Metal sinfónico de unos DIMMU BORGIR que, por suerte para todos, están de vuelta y con una obra como “Eonian” bajo el brazo. Quizás no sean del mayor gusto de los aficionados al sonido más extremo o del perfil medio de un festival como el ROCK FEST BARCELONA, pero Shagrath y los suyos se ganaron el aplauso y la admiración del respetable con una puesta en escena plagada de maquillaje, oscuro vestuario y un fuego omnipresente que daba fuerza a un ritual único.

Canciones de su nueva obra como la épica “Interdimensional Summit” o “Council of Wolves and Snakes” se ganaron su sitio entre clásicos de la talla de “Gateways” o una potente y majestuosa “Mourning Palace” que puso el broche final a la velada. Gozaron de un sonido espectacular y poco a poco fueron congregando tanto a fans como a curiosos alrededor de su escenario. Ojalá les veamos pronto por nuestro país de gira así que, promotoras de España, yo os invoco.

El fin de nuestra andada en el festival por hoy no podría ser mejor que con la presencia de unos reunidos HELLOWEEN encima del escenario, y es que la noche no hacía más que mejorar por momentos. Quizás no sean un cabeza de cartel tan espectacular en cuanto a nombre como OZZY OSBOURNE, SCORPIONSKISS, pero los alemanes nos regalaron dos horas del mejor Power Metal que uno puede escuchar, con el dinamismo que aportan los distintos registros vocales de los tonos de Andi Deris, Michael Kiske o Kai Hansen. Magia.

Arrancaron con la extensa y majestuosa “Halloween” con la dupla Kiske/Deris mostrando una complicidad y un estado de forma envidiable, y siguieron con el primero recordando viejos tiempos con “Dr. Stein” y “I’m Alive”, y el segundo tomando el relevo con “Are You Metal?” y “Perfect Gentleman”, jugando a los contrastes sonoros a la altura de pocas bandas. Aunque para contraste el de ese puñetazo emocional que nos llevó directamente a los inicios de todo esto de la mano y micrófono de Mr. Kai Hansen repasando en forma de medley algunos de los cortes más emblemáticos de aquella primera época de los calabazas. “Starlight”, “Ride the Sky”, “Judas” y “Heavy Metal (Is the Law)” nos rejuvenecieron a base de frenéticos riffs de guitarra y un Speed Metal que fue influencia para tantas y tantas bandas. Y que lo sigue siendo. Vocalmente Kai no será el mejor pero su personalidad resulta inimitable.

Seguirían cayendo muestras de la discografía de los germanos repasando la época Kiske al ritmo de una “Livin’ Ain’t No Crime” que pronto mutaría en una coreada “A Little Time”, o la época de Deris con muestras como la oscura “If I Could Fly”, “Sole Survivor” o todo un himno como “Power”, una de las más celebradas de la noche. Entre medias hubo tiempo para que Daniel Löble se marcara un solo de batería homenajeando a un Ingo Schwichtenberg al que todos echamos de menos (descanse en paz) y nos regalaran un perfecto “Pumpkins United” que tanto echamos de menos en su anterior visita al país, así como esa pequeña gran joya que es “March of Time” que también se dejaran en el tintero, pero que han recuperado, acertadamente, para la causa. ¿Y qué podemos decir de “How Many Tears” qué no se haya dicho ya? Dejemos que la música hable por si sola.

“Invitation” sería el preludio perfecto y por todos conocido para esa oda de amor al Heavy Metal que es “Eagle Fly Free” y que desató la locura entre el respetable, con un Markus Grosskopf tan sonriente como siempre, leyenda permanente de las calabaza. Le siguió una versión redux de “Keeper of the Seven Keys” con las guitarras de Mr. Weikath y de un Sascha Gerstner que cada día que pasa tiene más galones sobre el escenario brillando con luz propia. Tras el inevitable bis llegaría el momento más esperado por los miles y miles de asistentes a la cita que no dudaron en dejarse la voz en cada verso y, sobretodo, en cada estribillo de esos dos enormes hits que son “Future World” y “I Want Out”, marcando una despedida por todo lo alto. Veremos que nos depara el futuro de la banda germana pero mientras disfrutemos todo lo que podamos de esta reunión.

Y así llegamos al final de nuestra jornada en este segundo día del ROCK FEST BARCELONA, que aún se alargaría unas cuantas horas más para los más valientes y trasnochadores gracias al Thrash de la vieja escuela de ANNIHILATOR, el cachondeo de GIGATRÓN o el ambiente festivo que una banda como KORPIKLAANI sabe crear como pocas. Sin olvidarnos de los tributos y DJs que completarían una agenda para todos los gustos. ¡Mañana más!

Texto: Lluís “DiMu” García

Fotos: Rock Fest Barcelona

Fecha y lugar: 6 de Julio, Can Zam, Barcelona

Promotora: RockNRock

weblogo

april02.jpg

Y aquí nos encontrábamos un día más, el segundo y último de esta primera edición del KNIGHTS OF METAL, esta vez en la Sala Razzmatazz 1, mucho más grande que su hermana menor  y también acondicionada para tal como ocurriera la jornada anterior. Si bien el primer día nos dejó cierto sabor agridulce por la caída de última hora de MEMPHIS MAY FIRE, el emplazamiento de tales dimensiones, o la discreta respuesta de un público bastante dividido entre lo metalero y lo metalcore, hoy afrontábamos el día con mucho optimismo y la cosa iba pintando cada vez mejor a medida pasaban las horas.

La aportación catalana al Festival, algo que por cierto se echó en falta y hubiera mejorado con una mayor presencia local en el cartel, la puso MORPHIUM en un horario que no le hacía justicia aunque no impidió ser testigos de uno de los shows más interesantes del evento. Ni siquiera un sonido que no estuvo a la altura pudo con ellos. Y es que la banda liderada por su vocalista y frontman estelar Alex Bace supo meterse al público en el bolsillo, amén del buen puñado de seguidores que lucían orgullosamente sus camisetas.

Para un servidor era la primera vez que era testigo de una descarga de la formación de Girona, pero después de lo visto esta noche os puedo asegurar que no será la última. La actuación sirvió para dar un buen repaso a su obra más reciente, “The Blackout”, en la que tontean con diversos estilos como el Nu Metal, el Metalcore o incluso las sonoridades más góticas al más puro estilo RAMMSTEIN, a los que me recordaron especialmente en la actitud y pose de su vocalista. “Away From Myself”, “Point of No Return” en la que se vieron los primeros headbangings o la sobresaliente “What Líes Behind Words” cuyos pasajes más melódicos quedaron algo deslucidos a causa del sonido, formaron parte de una fiesta que no acababa más que comenzar con Alex lanzándose sin temor ni pudor encima del público que se concentró en las primeras filas.

Los siguientes en aparecer encima del escenario fueron los canadienses BEYOND CREATION, una de las bandas que más expectación y curiosidad levantaba entre la audiencia, puesto esta era su primera visita a España. Y no tardaron en justificar el porque de todo ello con su talentoso Death Metal Progresivo que no dejó ni un solo atisbo de duda de lo que técnica y musicalmente eran capaces el cuarteto.

Simon Girar ponía voz entre tanto virtuosismo, acompañado de su peculiar guitarra y perfectamente escudado por el otro representante a las seis cuerdas, Kévin Chartré, ejecutando temas como “Omnipresent Perception” o “Sous La Lueur De L’Empereur”. Nada desentonaban, más bien todo lo contrario, los extraños y personales ritmos que imponía desde su bajo Hugo Doyon-Karout o el omnipresente bombeo de la batería de Philippe Boucher, el cual aún tenía tiempo de regalarnos simpáticas miradas a los fotógrafos que nos encontrábamos en el foso. Su anterior “Coexistence” o “Fundamental Process” pondrían punto y final a su momento, tras el cual no faltaron asistentes que se acercaran al puesto de merchandising para hacerse con alguna camiseta o disco de la banda, o les esperaran cerca de la barra para fotografiarse con ellos.

El turno del grupo que quizás menos encajaba en el plantel de esta segunda jornada, aunque era los que más esperaba a nivel personal, al igual que algunos seguidores situados en las primeras filas, llegaba a media tarde. Los suecos DEAD BY APRIL, con su metalcore edulcorado de estribillos pegadizos, se situaba en lo alto del escenario en una visita muy fugaz, que dejó más que satisfechos a sus ansiosos fans que habían visto como se truncó su última visita a nuestro país, y levantó algún tímido silbido o desconsideración entre los más trues del público.

Los suecos arrancaron fuerte con “Stronger”, trasladando toda la energía que posee su cuarto álbum “Worlds Collide”, con esa mezcla de versos agresivos al más puro estilo metalcore, y estribillos melódicos que bien podrían pasar por el género pop. El dueto formado por el screamo Jimmie Strimell y las voces limpias del también guitarra Pontus Hjelm, llevaron todo el peso de un show tan sencillo como intenso, con cortes como “This Is My Life”, “I Can’t Breathe”, “Playing With Fire” o la reciente “Breaking Point”, que encajaron perfectamente con algunos de sus grandes éxitos que sus seguidores no pararon de cantar como “Dreaming”, “What Can I Say” o la mítica “Losing You”, que pondría punto y final a la visita de la banda.

El Death Metal más técnico seguía predominando la presente jornada con la aparición de los germanos OBSCURA, quienes presentaban su último lanzamiento, “Akroasis” y dos de sus incorporaciones más recientes, el joven Rafael Trujillo a la guitarra y Sebastian Lanser al mando de las baquetas. Al igual que sucediera poco antes con BEYOND CREATION, el cuarteto salió a dar guerra entre una audiencia expectante ante su visita, con ganas de mucha tralla, y que consiguieron una notable simbiosis con los músicos.

En algunos momentos también tuvimos la desgracia de sufrir algunos altibajos en el sonido de la actuación, que, eso sí, no consiguieron enturbiar el resultado global de la misma. Temas como “The Monist”, “The Antiscosmic Overload”, o “Centric Flow”, dejaron patente el buen hacer de su frontman Steffen Kummerer, que se haría amo y señor del escenario desgarrando su garganta al son que marcaba con su guitarra rítmica de afilados riffs. No soy un gran entendido en el género, ni siquiera demasiado aficionado, pero soy consciente de cuando una banda posee talento y feeling con el público, y estos chicos lo tienen sobradamente.

Llegaría el turno del ambiente más festivo de toda la edición con el Folk Metal de los fineses KORPIKLAANI, poniendo la nota más colorida, divertida y desenfada de la noche, como preludio a la oscuridad que se avecinaría poco después. Ver a la banda por nuestras tierras tiene poco de novedoso, tal es así, que ya habíamos tenido ocasión de verles por aquí presentando su última obra, “Noita”, que ya data de un par de años atrás. Pero cualquier excusa es buena para desmelenarse un poco, y entre la gente podíamos apreciar una buena cantidad de camisetas reclamando la importancia del grupo en el cartel. Así que sin más dilación, su vocalista Jonne Järvelä saltó al escenario luciendo rastas y su peculiar roto registro vocal, muy bien acompañado encima del escenario.

No faltaron cortes como “Viinamäen Mies”, “Petoeläimen Kuola” o “Sumussa Hämäran Aamun”, que si ya resulta difícil de pronunciar imaginaos la tarea que resulta cantarlas. Aún así la gente no falló, y cada uno a su estilo y con su peculiar versión del finlandés, se dejó la garganta en una clara muestra de que la cosa estaba funcionando. El violín y el acordeón de Tuomas Rounakari y Sami Perttula, respectivamente, se fusionaban perfectamente entre los pasajes más metaleros de los nórdicos, y como muestra ahí están “Metsämies”, la pegadiza “Rauta”, “Wooden Pints” y la imprescindible “Vodka”. Dudo que haya otra canción que pueda definir mejor el estilo de los fineses, y pueda poner un mejor broche final a una de sus actuaciones.

No abandonaríamos las tierras nórdicas, aunque esta vez tocaba volver a la fría Suecia, para poner la guinda del pastel de esta segunda jornada del festival con la banda de Black Metal DARK FUNERAL. Clásicos donde los haya, han sabido anteponerse a todos los problemas tanto legales como de formación que han ido sufriendo a lo largo de sus ya más de veinte años de carreras, siempre capitaneados por los densos y malévolos riffs del guitarrista Lord Ahriman. Aunque la mayoría de los focos se los llevaría, como no, el vocalista Heljarmadr.

La parroquia más blacker se haría con las primeras filas (y gran parte del aforo) para recibir a sus majestades satánicas como se merecen. Con un escenario repleto de humo y un juego de luces en donde el rojo más intenso y el azul más gélido predominaban ante el resto de colores, los suecos dejaban claras sus intenciones con “Unchain My Soul”. Un repertorio de blast beats que poco a poco ganaron en intensidad y actitud, gracias a cortes como “The Secrets Of The Black”, “Attera Totus Sanctus” o “The Arrival Of Satan’s Empire”, intercalados con tenebrosos sonidos de cadenas y la desafiante mirada de Heljarmadr como maestro de ceremonia. Tras el habitual bis, cerrarían la velada con “Nail Them To The Cross” y “Where Shadows Forever Reign”, poniendo de manifiesto la confianza ciega que poseen con su actual etapa y su trabajo más reciente.

Y así, prácticamente sin darnos cuenta, se cerraría esta primera edición del KNIGHTS OF METAL, con algunos fallos más que comprensibles en un festival que acaba de arrancar, así como cierto desajuste en la composición y distribución del cartel, amén de las cancelaciones prematuras de bandas como BRUJERÍA o, las más sonadas, con MEMPHIS MAY FIRE y THE FACELESS, apenas a 24 horas del comienzo del evento. Cierto es que por su condición de festival, el cambiar un recinto al aire libre como el Poble Espanyol por las Salas Razzmatazz 1 y 2 tampoco ayudó demasiado a callar las voces más críticas con esta primera edición. Aún así, de los errores se aprenden, y nos quedamos con un buen puñado de cosas positivas y un increscendo que nos hacen ver con cierto optimismo una segunda entrega. Solo el tiempo lo dirá…

Texto y fotos: Lluís “DiMu” GS

Fecha y lugar: Sábado 27 de Mayo, Sala Razzmatazz, Barcelona

weblogo.jpg

 

 

17862545_10212282773455240_3534420849624600786_n.jpg

La primera edición del festival KNIGHTS OF METAL, que se celebrará en Barcelona los próximos 26 y 27 de Mayo, en el Poble Espanyol, cierra su cartel.

20 horas del metal más actual Las cinco bandas anunciadas recientemente, ALAZKA, Dark Funeral, Dead by April, I Declare War y Memphis May Fire, se suman a los 9 artistas ya confirmados. La banda sueca de metalcore Adept , con una única fecha en España en Knights of Metal, presentará su último trabajo, Sleepless (2016), cuarto álbum de estudio alabado por la crítica especializada. Los austríacos Belphegor, auto definidos como Diabolical Death/Black Metal, harán su “Ritual Show” en directo, un espectáculo de fuerza bruta y monstruosidad melódica, enérgica y feroz en el que adelantarán en exclusiva temas de su nuevo álbum, que verá la luz en septiembre. La banda líder de death metal progresivo canadiense Beyond Creation actuará por primera vez en España para derrochar virtuosismo y técnica, el grupo de metalcore Fit For a King presentará su último álbum Deathgrip (2016), un trabajo con trasfondo e historias emocionales. Los pioneros del folk metal tradicional finés Korpiklaani presentarán su aclamado noveno álbum de estudio, Noita (2015), en un concierto con alta dosis de energía melódica marca de la casa. El grupo de Gerona MorphiuM , los representantes nacionales del festival, presentará su último trabajo, The Blackout , con un estilo que pasa del metal más extremo al más melancólico y melódico. Obscura , la banda alemana de death metal en su vertiente más progresiva, presentará por primera vez en Barcelona, su nuevo trabajo, Akróasis . La banda griega de thrash metal Suicidal Angels presentará su último trabajo, Division of Blood (2016), un álbum grabado en el mítico Sound Lodge de Alemania, y cargado de guiños a sus bandas de referencia como Slayer y Kreator. Por último, californianos The Faceless harán un repaso de su discografía. La primera edición de Knights of Metal programará algunas de las bandas más actuales del metal con un line-up en el que se verán reflejados varios géneros del metal; thrash metal, metalcore, hardcore, metal progresivo, death metal, black metal y folk metal.


Pronto nuevo anuncio de bandas. Házte con tu abono por 65€ o entrada de día a 45€ antes de que suba el precio!

weblogo