Posts etiquetados ‘festival’

42215370_989113021291969_9042558217250406400_n.jpg

¡Ya conocemos los primeros nombres que formaran parte de la próxima edición del Rock Fest Barcelona 2018! Y lo cierto es que muchos de ellos nos han sorprendido, gratamente, prometiendo una nueva fiesta con lo mejor del Rock y del Heavy Metal mundial.

Ya tenemos uno de los cabezas de cartel del festival y no son nada más ni nada menos que DEF LEPPARD, que celebrarán un show exclusivo en España en el que no faltaran todos sus grandes éxitos que les han convertido en uno de los grandes.

42335859_989094724627132_2229728208679337984_n.jpg

En segunda, y tercera, línea encontramos bandas tan dispares pero todas ellas interesantes como TESTAMENT, DEMONS & WIZARDS, SONATA ARCTICA, THERION, THUNDER, AVATAR, RAGE W/ BARCELONA ROCK ORCHESTRA ELVELLON.

Os recordamos que este año el festival contará con una jornada más, celebrándose entre el 4 y el 5 de Julio de 2019 en el Parc de Can Zam de Santa Coloma de Gramenet, Barcelona.  ¡Entradas ya a la venta en Ticketmaster y RockNRock!

weblogo

Anuncios

parkwaydrivefeb2018promo_638.jpg

Ayer nos levantamos con la noticia de las primeras confirmaciones para la próxima edición del RESURRECTION FEST que se celebrará entre el 3 y el 6 de Julio de 2019 en la localidad de Viveiro.

Se espera un cartel con más de 100 bandas en 4 escenarios diferentes y nos informan de que las entradas saldrán a la venta el lunes que viene a las 11:00. En los próximas días se anunciaran todos los detalles y próximamente se irán desvelando más sorpresas.

unnamed-9.jpg

PRIMERAS CONFIRMACIONES:

Parkway Drive
(Only Show in Spain & Portugal in 2019 & 2020, 1st Full Production Show)

Trivium
(Only Show in Spain in 2019)

Testament

Kvelertak
(Only Festival in Spain in 2019)

While She Sleeps
(Only Show in Spain in 2019)

www.resurrectionfest.es

weblogo

gracias.jpg

Como ya sabréis a estas alturas la próxima edición el Rock Fest Barcelona se ampliará un día más y los abonos ya están a la venta.

Los abonos para los cuatro días de Rock Fest Barcelona 2019, que se celebrará del 4 al 7 de Julio de 2019 en el Parc de Can Zam de Santa Coloma de Gramenet, cambiarán su precio hoy 14 de agosto a partir de las 21:00h hora española. El precio pasará a ser de 160€ + gastos de gestión.

Los abonos para los cuatro días del festival pueden adquirirse a través de la red Ticketmaster (Fnac, Halcón Viajes, Viajes Carrefour) y en la web de RocknRock, siendo en esta última donde podréis haceros con vuestra entrada coleccionista a color.

¿Qué grupos creéis que formarán parte de la próxima edición del festival? ¿A cuáles os gustaría ver? Nosotros apostamos a que nombres como MANOWAR, SLAYER o DEMONS & WIZARDS estarán allí. Poco a poco iremos saliendo de dudas…

weblogo

36860416_926496147553657_8867298541979041792_o.jpg

Y con el cansancio propio que le causa a uno un festival tan intenso como el ROCK FEST BARCELONA pero con el deseo de que ojalá no se terminara todavía nos encontramos en la última jornada. ¿Lo bueno? Que nos esperaba un día de lo más ajetreado. ¿Algo más? ¡Sí! Que ya tenemos fecha para el año que viene y los abonos ya están a la venta. ¡Ah! ¡Y que durará un día más! Así que anotad la fecha: Del 4 al 7 de Julio de 2019. Mismo lugar.

Era sábado y las actuaciones comenzaban aún más pronto que el resto del festival, así que nos perdimos a los thrashers por excelencia de la escena germana, DESTRUCTION, a una banda del bagaje de DARK TRANQUILITY y al Rap Metal de los nacionales BOURBON KINGS que, según nos cuentan, y a pesar de lo prohibitivo de la hora se dejaron la piel encima del más pequeño de los escenarios.

Bajo un sol de justicia salían a escena THE DEAD DAISIES, toda una sensación dentro del panorama del Hard Rock con músicos de la talla de los guitarristas David Lowy o Doug Aldrich (DIO, WHITESNAKE) al frente o John Corabi a la voz. Les vimos homenajear a unos grandes como THE ROLLING STONES con “Bitch” y darnos una lección de buena música con “Last Time I Saw the Sun” o “Long Way to Go”. Un público entregado, animado y levantando el puño bien en alto durante todo su repertorio. ¡Menuda forma de comenzar el día! Aunque por desgracia nos perdimos a UNLEASH THE ARCHERS.

La cosa se ponía seria a base de Heavy Metal con los contundentes y personales riffs de Jon Schaffer y sus ICED EARTH, y es que con la entrada de esa bestia parda que es Stu Block a la voz parecen estar viviendo una nueva juventud, y su nueva obra, “Incorruptible” es el mejor ejemplo de ello. Se repitieron algunos de los errores de sonido que tanto nos afectaron la jornada anterior, especialmente a nivel del volumen vocal, pero fue tal la contundencia de los de Florida que fue imposible resistirse al headbanging más salvaje.

Con apenas una hora de show decidieron centrarse especialmente en su último disco de la mano de los temas “Great Heathen Army”, la violenta “Seven Headed Whore”, “Raven Wing” y “Clear the Way (December 13th, 1862)”, recuperando uno de los clásicos recientes de su nuevo vocalista, “Dystopia”. Pero no os asustéis, no se dejaron en el tintero “Burning Times”, “Vengeance is Mine”, “The Hunter” o la emotiva “Watching Over Me”, dedicada al recientemente fallecido Vinnie Paul. Una montaña rusa metálica que estamos deseando ver en sala lo antes posible.

Nos decidimos por refugiar un poco en la sombra para disfrutar del espectáculo (bueno, lo podemos definir así, ¿no?) de MOJINOS ESCOZÍOS y su Rock ‘n’ Roll macarra y divertido, perfecto para este tipo de saraos, con “El Sevilla” como maestro de ceremonias descargando junto a los suyos temas tan emblemáticos y reconocibles como “¿Me Has Dicho Borracho?”, “Mi Jefe” o “Al Carajo”. A estas alturas sobran las presentaciones y las explicaciones. Cachondeo en estado puro con sus monólogos, chistes y, como no, mucho Rock. Eso sí, nos perdimos a INSOMNIUM ¡Y ya van dos veces en lo que va de año!

Seguíamos disfrutando de buen Rock gracias a PHIL CAMPBELL AND THE BASTARD SONS, nueva banda del mítico Phil Campbell, que no perdió la oportunidad de dejarnos un buen puñado de nuevas canciones y, como no, algunos de los clásicos que hicieron grandes a su anterior banda, MOTÖRHEAD. Lemmy, se te echa mucho de menos, demasiado. No faltaron “Rock Out”, “Born to Raise Hell” o la inmortal “Ace of Spades”, que puso patas arriba el recinto con todo el mundo cantando al unísono. Lemmy, ¡Va por ti, allá donde estés!

Cuanto se agradecen propuestas como la que ofrecieron SÔBER en el festival, con orquesta incluida, rememorando su enorme “Paradÿsso” y acompañándolo de otros grandes éxitos que nos han dejado por el camino los madrileños. Simplemente el hecho de ver al cuarteto rodeado de todo un arsenal de cuerda ya por si ofrecía una estampa preciosa que aún resultó más excelsa cuando se puso a la acción. Obviamente no contaron con el tiempo completo del show que realizaron en Madrid pero por suerte los tendremos por la ciudad condal a finales de año.

Carlos Escobedo estuvo tan comunicativo y líder como en él es habitual, comandando el sonido a través de su garganta y su potente bajo, con temas como “Diez Años”, “Arrepentido” o el propio “Paradÿsso” con un sonido más que notable y una energía marca de la casa. Jorge y Antonio Bernardini ponían la fuerza al servicio de sus guitarras mientras Manu Reyes golpeaba la batería con la maestría a la que nos tiene acostumbrados, y no se dejaron en el tintero composiciones tan emotivas como “El Hombre de Hielo”, la reciente “Blancanieve” y, como no, una “Naufrago” que, como siempre, nos puso la piel de gallina. ¡Bravo chicos! Fue una lástima perdernos a TREMONTI pero desgraciadamente no podemos estar en dos sitios a la vez e hicisteis que mereciera la pena.

La banda por excelencia del Heavy Metal cristiano STRYPER venían presentando nuevo disco, “God Damn Evil” y dejaron a toda la parroquia más que satisfecha, y es que completaron uno de los mejores conciertos del día sin ningún tipo de duda. Los hermanos Sweet, con Michael a la voz y la guitarra al frente del cuarteto, dejaron claro que la religión cristiana y el metal no están reñidos y repasaron algunos de los clásicos que les hicieron muy grandes en la década de los ochenta.

El pistoletazo de salida lo dio “Yahweh”, a la que le siguieron cortes de su último trabajo como “The Valley”, la propia “God Damn Evil” o el reciente single “Sorry”, que tuvieron una muy buena acogida aunque difícil de comparar con la que consiguieron temas tan clásicos como “Calling On You”, la cañera “Soldiers Under Command” y, por supuesto, “To Hell With the Devil”, con la que cerraron su actuación. Personalmente se echó en falta uno de sus grandes himnos, “In God We Trust”, pero dejaron patente su fe repartiendo un buen arsenal de biblias entre sus fieles.

Comenzaba la hora de los pesos pesados de la noche y MEGADETH salieron a por todas, con un impecable setlist, mucho mejor que el que tuvimos ocasión de escuchar en su reciente actuación en la última edición del NOVA ROCK y con una banda, especialmente Mustaine, en estado de gracia. Casi irreconocible. Y es que, teniendo en cuenta las limitaciones y personalidad de su voz, sonó mejor que en muchos años, con una actitud mucho más activa y cómplice con su público, y, eso sí, rodeado de una serie de músicos del más alto nivel.

Los californianos atacaron sin piedad con “Hangar 18”, en la que ya se le pudo ver mejor de lo que en algunas ocasiones nos tiene acostumbrados, y tras la que volvieron a su presente más reciente de la mano de “The Threat Is Real”. La enorme pantalla iba mostrando imágenes de guerra y política, marca de la casa, mientras seguían sonando clásicos como “The Conjuring” o “Sweating Bullets”, que nos hizo vibrar, cantar y saltar como hace tiempo que yo no les recuerdo a los estadounidenses. Además la guinda la pusieron recuperando un corte de la calidad de “She-Wolf”, con Mustaine haciendo de pareja de baile a la guitarra con un Kiko Loureiro totalmente integrado en la banda. Volvió la caña más burra con “Tornado of Souls” para después regresar a la calma de la mano de “Trust”, toda una sorpresa dentro del set.

No daban tregua, no hacían prisioneros, y que mejor que celebrarlo al ritmo de la propia “Take No Prisioners” que sonó francamente violenta y que desataba la locura entre unos seguidores que aún seguían en estado de shock. “Dystopia” sería la única concesión al presente ya que a partir de aquí fue todo un recital de Thrash Metal de la vieja escuela comenzando por su himno entre himnos, “Symphony of Destruction” con los habituales “Megadeth! Megadeth! Aguante Megadeth!” del público. “My Last Words” y la imponente “Peace Sells” con la base rítmica imprimida por el bajo de David Ellefson y la batería de Dirk Verbeuren siguió haciendo la delicia de los suyos hasta la llegada de “Holy Wars… The Punishment Due” que puso la nota final, y que final, de uno de esos conciertos que se van a recordar durante mucho tiempo.

Era el turno para uno de los cabezas de cartel del festival, los alemanes SCORPIONS, que nos visitaban por segunda vez con un show y un setlist muy similar, quizás demasiado, al que ya presentaran tres ediciones atrás. Y es que poco se les puede achacar a Klaus Meine, Rudolf Schenker, Matthias Jabs y compañía a estas alturas, habiendo escrito en mayúsculas (y negrita) su nombre en la historia del Hard Rock. Pero una cosa no quita la otra y el repertorio resulto algo desigual, con picos muy altos y otros… no tanto, de ritmo algo irregular y con algunos excesos que personalmente creemos que les pasó cierta factura, pudiendo hacer un concierto memorable y quedándose, simplemente, en uno muy bueno. Y es que material para lograrlo les sobra.

Tras un inicio marcado por el ligero retraso que se iba trasladando de una banda a la siguiente, los germanos salieron con una puesta en escena de lo más colorida y psicodélica con temas que repasaban distintas etapas de su dilatada carrera como “Going Out With a Bang”, “The Zoo” o “We Built This House”. Pero fue realmente a partir de las preciosas “Send Me an Angel” y “Wind of Change” cuando tanto la banda como el público se vinieron definitivamente arriba, marcando un claro punto de inflexión en su actuación, que ya prácticamente rozaría el sobresaliente a lo largo de la misma. ¡Y “Tease Me Please Me” devolvió la caña!

Una de las sorpresas de la noche la protagonizó “Overkill” de MOTÖRHEAD, aprovechando la pegada de Mikkey Dee que se encontraba tras la batería, y la irrupción en el escenario de Phil Campbell. Un sentido y merecido homenaje, otro más, al bueno de Lemmy. Le siguió, como no, un solo de batería que marcó el preludio para “Blackout”, uno de sus cortes más heavies, que vino acompañado de la pegadiza “Big City Nights”. Así llegamos al merecido bis, que aprovecharon para tomar un poco de aire y volver por todo lo alto con probablemente sus dos canciones más célebres y celebradas. La eterna balada del Heavy Metal “Still Loving You” y el cañonazo “Rock You Like a Hurricane”, que sirvieron para dejar el pabellón bien alto tras un inicio alto más discreto. ¡Genios y figuras!

Y llegamos a la medianoche, o lo que era lo mismo, la hora de KISS, “la mejor banda del mundo”, aunque permitidnos ponerlo en tela de juicio. Obviamente son muy grandes, han hecho mucho por el Hard Rock a nivel mundial, y tienen un espectáculo difícilmente comparable al de ninguna otra banda del planeta, pero los años pasan para todos, para unos más que para otros, y el estado vocal de Paul Stanley a día de hoy dista mucho de ser el que era, y lo que es peor, evoluciona francamente mal de una visita a la otra. Pero no nos engañemos, al Rey lo que es del Rey.

“Shout It Out Loud” es una de esas canciones que pone en pie a cualquiera, y “I Was Made for Lovin’ You” es una de nuestras debilidades de los estadounidenses, aunque, todo sea dicho, les quedó un tanto deslucida especialmente a nivel vocal y con algún que otro desajuste rítmico. Eso sí, ver a Gene Simmons escupir fuego en “Firehouse” o sangre durante su solo de bajo, y disfrutar de las voces de Tommy Thayer o Eric Singer, con el añadido de contar con grandes hits que han puesto banda sonora a nuestras vidas como son el caso de “Love Gun”, “Lick It Up”, “Rock and Roll All Nite” o “Detroit Rock City” es todo un privilegio. Pero amigos, todo tiene un final, y quizás el suyo esté más cerca de lo que parece, o no. Dependerá única y exclusivamente de ellos.

Y así llegamos al final de la quinta edición del ROCK FEST BARCELONA, que ponía su definitivo punto y final con T.N.T., LUJURIA y más DJs en acción. Un grandísimo festival de Hard Rock y Heavy Metal que se ha convertido ya no en un referente en el panorama nacional, sino internacional. ¡Y lo mejor de todo es que en un año volveremos a estar rodeados de buena música y buena gente disfrutando como niños! ¡Hasta el año que viene!

Texto: Lluís “DiMu” García

Fotos: Rock Fest Barcelona

Fecha y lugar: 7 de Julio, Can Zam, Barcelona

Promotora: RockNRock

weblogo

 

 

36686812_924599761076629_5429101647286501376_o.jpg

Amanecía un día más en el ROCK FEST BARCELONA con una segunda jornada que nos iba a traer grandes reuniones, algunos clásicos de la escena y propuestas más extremas para los más aventurados. La calor seguiría marcando el día y los problemas de sonido afectarían a algunas de las actuaciones de la tarde, pero nada ni nadie podría impedir una nueva velada de Hard Rock y Heavy Metal de calidad.

Por problemas de agenda nos perdimos la violencia y oscuridad de bandas como DARK FUNERALWOLFHEART, así como alternativas más clásicas como TYGERS OF PAN TANG ROSS THE BOSS, sin olvidar a uno de los grupos que más nos dolió perdernos, LACUNA COIL. Según nos cuentan el show de los italianos desafió a la calor y se alzó como uno de los mejores de esta segunda fecha.

A continuación nos habría gustado tener la capacidad de duplicarnos, e incluso triplicarnos, para ver las actuaciones completas de AXEL RUDI PELLDÉBLERVIXEN, pero hasta la fecha no contamos con ese bendito don, así que repartimos lo mejor que pudimos nuestro tiempo en los tres escenarios. ¡Qué comience la fiesta del Rock!

AXEL RUDI PELL saltaron al escenario con ganas de mostrarnos todas las cualidades de su Hard Rock y Heavy Metal melódico, con el guitarrista germano al frente haciendo las delicias de los seguidores de las seis cuerdas, y con Johnny Gioeli poniéndole voz a sus composiciones. Recorrieron gran parte de su discografía en cortes como “The Wild and the Young”, “Mystica” o una “Rock the Nation” que siempre levanta el ánimo de la parroquia del metal.

En España hay cantera de Heavy Metal y sino que se lo digan a DÉBLER. Los madrileños atrajeron un buen puñado de seguidores a la carpa interpretando temas de sus dos únicos discos, dejando un gran sabor de boca y con un vocalista al frente como Rubén Kelsen demostrando talento y actitud. La cañera “Nada Nos Podrá Parar” o “Sentencia Final” levantaron el aplauso y los cuernos en alto de un público que fue de menos a más y que tenía ganas de fiesta.

Llegaría el turno de las clásicas VIXEN, unas luchadoras de la escena que han sabido remontar ante sus reuniones (alguna que otra fallida) y, sobretodo, ante el duro golpe que supuso la muerte de Jan Kuehnemund. Janet Gardner mostró galones sobre las tablas y un notable estado de forma vocal, para el que no pasan los años, descargando temas como “Rev It up”, “Streets in Paradise” y, sobretodo, “Edge of a Broken Heart”, todo un icono de las estadounidenses. Pusieron la nota clásica y sacaron a relucir el cuero y las tachuelas de los más veteranos.

Unos de los grandes de este país, les pese a quien les pese, MÄGO DE OZ, están celebrando su 30 aniversario, que se dice pronto, y han decidido pasar por la ciudad condal con un show más corto de lo habitual pero que da buena muestra del puñado de clásicos que han puesto banda sonora a la historia del Rock de este país. Una pena el sonido que sufrieron Txus y los suyos en gran parte de la actuación, especialmente en lo que respecta a la batería, que aún así no impidió que nos hicieran saltar, bailar y cantar coreando prácticamente cada uno de sus conocidos estribillos.

Comenzaron fuerte con “Maritornes” y “Molinos de Viento”, con Patricia Tapia derrochando voz en su versión de “O Mio Babbino Caro”, y con Rubén Kelsen de DÉBLER uniendo fuerzas junto a un recuperado Zeta para dar forma a la preciosa “El Poema de la Lluvia Triste”. Una de las sorpresas vino marcada por la irrupción en el set de “Diabulus in Música”, una de mis debilidades, y el fin de traca lo pusieron la extensa “Gaia”, en la que los músicos demostraron todo su potencial, y, como no, una “Fiesta Pagana” que ya ha trascendido mucho más allá de los derroteros del Rock.

Desgraciadamente los problemas de sonido seguirían vigentes en el escenario contiguo, y STRATOVARIUS y, sobretodo, la guitarra de Matias Kupiainen, sufrirían una falta de sonido que se hizo especialmente sangrante durante los solos del músico. Aún así Kotipelto y los suyos salieron al escenario con un repertorio repleto de grandes éxitos, dejando algunas piezas de su última obra y repasando generosamente el que probablemente sea su mejor disco, “Visions”. Una apuesta sobre seguro.

“Forever Free”, “The Kiss of Judas”, “Paradise” y ese gran himno que es “Black Diamond”, siempre prendido por la exquisitez del señor Jens Johansson al teclado, son canciones que cualquier aficionado al Power Metal conoce prácticamente de memoria y estos no fallaron. Timo animó a los suyos, se le veía feliz sobre las tablas, y con un registro vocal notable aunque con un sonido excesivamente escaso en ocasiones, se despidió de todos nosotros al compás de “Hunting High and Low”, dejándonos satisfechos pero con cierto sabor agridulce en los labios.

Y seguíamos en territorio nórdico, esta vez desplazándonos hasta Noruega, para ser testigos de uno de los mejores shows de no ya el día, sino del festival, con el Black Metal sinfónico de unos DIMMU BORGIR que, por suerte para todos, están de vuelta y con una obra como “Eonian” bajo el brazo. Quizás no sean del mayor gusto de los aficionados al sonido más extremo o del perfil medio de un festival como el ROCK FEST BARCELONA, pero Shagrath y los suyos se ganaron el aplauso y la admiración del respetable con una puesta en escena plagada de maquillaje, oscuro vestuario y un fuego omnipresente que daba fuerza a un ritual único.

Canciones de su nueva obra como la épica “Interdimensional Summit” o “Council of Wolves and Snakes” se ganaron su sitio entre clásicos de la talla de “Gateways” o una potente y majestuosa “Mourning Palace” que puso el broche final a la velada. Gozaron de un sonido espectacular y poco a poco fueron congregando tanto a fans como a curiosos alrededor de su escenario. Ojalá les veamos pronto por nuestro país de gira así que, promotoras de España, yo os invoco.

El fin de nuestra andada en el festival por hoy no podría ser mejor que con la presencia de unos reunidos HELLOWEEN encima del escenario, y es que la noche no hacía más que mejorar por momentos. Quizás no sean un cabeza de cartel tan espectacular en cuanto a nombre como OZZY OSBOURNE, SCORPIONSKISS, pero los alemanes nos regalaron dos horas del mejor Power Metal que uno puede escuchar, con el dinamismo que aportan los distintos registros vocales de los tonos de Andi Deris, Michael Kiske o Kai Hansen. Magia.

Arrancaron con la extensa y majestuosa “Halloween” con la dupla Kiske/Deris mostrando una complicidad y un estado de forma envidiable, y siguieron con el primero recordando viejos tiempos con “Dr. Stein” y “I’m Alive”, y el segundo tomando el relevo con “Are You Metal?” y “Perfect Gentleman”, jugando a los contrastes sonoros a la altura de pocas bandas. Aunque para contraste el de ese puñetazo emocional que nos llevó directamente a los inicios de todo esto de la mano y micrófono de Mr. Kai Hansen repasando en forma de medley algunos de los cortes más emblemáticos de aquella primera época de los calabazas. “Starlight”, “Ride the Sky”, “Judas” y “Heavy Metal (Is the Law)” nos rejuvenecieron a base de frenéticos riffs de guitarra y un Speed Metal que fue influencia para tantas y tantas bandas. Y que lo sigue siendo. Vocalmente Kai no será el mejor pero su personalidad resulta inimitable.

Seguirían cayendo muestras de la discografía de los germanos repasando la época Kiske al ritmo de una “Livin’ Ain’t No Crime” que pronto mutaría en una coreada “A Little Time”, o la época de Deris con muestras como la oscura “If I Could Fly”, “Sole Survivor” o todo un himno como “Power”, una de las más celebradas de la noche. Entre medias hubo tiempo para que Daniel Löble se marcara un solo de batería homenajeando a un Ingo Schwichtenberg al que todos echamos de menos (descanse en paz) y nos regalaran un perfecto “Pumpkins United” que tanto echamos de menos en su anterior visita al país, así como esa pequeña gran joya que es “March of Time” que también se dejaran en el tintero, pero que han recuperado, acertadamente, para la causa. ¿Y qué podemos decir de “How Many Tears” qué no se haya dicho ya? Dejemos que la música hable por si sola.

“Invitation” sería el preludio perfecto y por todos conocido para esa oda de amor al Heavy Metal que es “Eagle Fly Free” y que desató la locura entre el respetable, con un Markus Grosskopf tan sonriente como siempre, leyenda permanente de las calabaza. Le siguió una versión redux de “Keeper of the Seven Keys” con las guitarras de Mr. Weikath y de un Sascha Gerstner que cada día que pasa tiene más galones sobre el escenario brillando con luz propia. Tras el inevitable bis llegaría el momento más esperado por los miles y miles de asistentes a la cita que no dudaron en dejarse la voz en cada verso y, sobretodo, en cada estribillo de esos dos enormes hits que son “Future World” y “I Want Out”, marcando una despedida por todo lo alto. Veremos que nos depara el futuro de la banda germana pero mientras disfrutemos todo lo que podamos de esta reunión.

Y así llegamos al final de nuestra jornada en este segundo día del ROCK FEST BARCELONA, que aún se alargaría unas cuantas horas más para los más valientes y trasnochadores gracias al Thrash de la vieja escuela de ANNIHILATOR, el cachondeo de GIGATRÓN o el ambiente festivo que una banda como KORPIKLAANI sabe crear como pocas. Sin olvidarnos de los tributos y DJs que completarían una agenda para todos los gustos. ¡Mañana más!

Texto: Lluís “DiMu” García

Fotos: Rock Fest Barcelona

Fecha y lugar: 6 de Julio, Can Zam, Barcelona

Promotora: RockNRock

weblogo