Posts etiquetados ‘hard’

Web-Media-720x405px-a-150-dpi-2

No cabe duda de que Barcelona se ha convertido en una de las ciudades favoritas para Erik Martensson y Magnus Henriksson, y es que en los últimos tres años les hemos tenido tocando por aquí hasta en seis ocasiones en distintas salas y formatos. Presentación de su último disco de estudio, “Monumentum”, Rock Fest Barcelona, shows acústicos como el de esta noche… en fin, que los datos hablan por si solos.

Y es que la relación de amor con la ciudad condal, y con nuestro país en general, sigue creciendo tras cada visita de los suecos Eclipse, enamorando y enamorándose de nosotros en una idílica historia romántica que tiene un el mejor hard rock melódico como banda sonora. Así que con todos estos ingredientes es fácil explicar porque la sala presentaba una más que notable entrada, especialmente teniendo en cuenta que hablamos de un miércoles por la noche, y se respiraba un excelente ambiente en ella.

Con una puntualidad exquisita saltaban al escenario los dos músicos, que no habían hecho más que entrar por la puerta principal, para ponerse manos a la obra con un trío de canciones de lo más animadas, rockeras y que invitaban a unirse a la fiesta como “Never Look Back”, “Killing Me” que se concibió en formato acústico y le sienta como anillo al dedo, y “Wake Me Up” que es todo lo contrario pero que funciona francamente bien. Encima del escenario solo había una pareja pero delante de él más de un centenar de gargantas estaban dispuestas a no dejarles solos.

Llegaría el momento más intimo de la noche, con una preciosa “The Storm” que nació tan solo un par de semanas después de la repentina muerte del padre de Martensson cuyo corazón dejó de funcionar. Sin duda esta declaración la hizo aún más especial y se le sumaron “Living Like I’m Dying” y “Hurt”, una de las composiciones más recientes de la banda y que se encuentra entre las favoritas del siempre sonriente vocalista.

Tras un speech en la que declaró que para él solo existen dos tipos de música, la buena y la mala, nos introdujo al primer cover de su actuación. Los elegidos serían la formación liderada por uno de sus cantantes favoritos, Brandon Flowers, es decir, The Killers, y el tema elegido no sería otro que su conocido “When You Were Young”. Y es que no solo de rock y de metal vive uno. Tras este momento celebraríamos el décimo aniversario de su disco “Are You Ready to Rock” que, precisamente hoy, cumplía diez años y que mejor que hacerlo al ritmo de “Million Miles Away”.

Es cierto, es imposible decidir cuando y como uno puede escribir la mejor canción posible, un gran éxito, y entre risas y confesiones descubrimos que la melodía de “Wide Open” surgió durante algo tan cotidiano como una ducha, y es que uno nunca sabe cuando puede recibir la caprichosa visita de las musas. Y así, sin más, comenzaron a sonar los primeros acordes de “Jaded”, que volvían a hacer vibrar a un público que se mostraba de lo más feliz y que supondría la antesala del primer guiño a sus compatriotas e inspiración musical Europe, a los que vieron hace apenas unos días en Madrid y de los que rescataron la mítica “Prisoners in Paradise”.

Una de las canciones más celebradas de todo el repertorio fue sin duda la pegadiza “Battlegrounds”, con un estribillo que fue cantado y coreado en repetidas ocasiones, obligando al propio Martensson a coger su móvil para inmortalizar el momento. No vaya a ser que cuando se lo cuente a sus amigos no se lo crean, ¿eh?. La guitarra de Henriksson se desató de forma inesperada con la conocida banda sonora de la película “Pulp Fiction” que ambos músicos empalmarían con un poco de folklore musical sueco, como buenos vikingos y amantes del alcohol que son.

Volveríamos a recuperar su obra más reciente, “Monumentum”, con dos de las composiciones más destacas del álbum como son la tremendamente pegadiza “Downfall of Eden”, una de esas canciones que rezuman optimismo y son capaces de alegrarte hasta el día más gris, y la veloz “Vertigo”, que a pesar de no estar ideada, definitivamente, para su formato acústico, encajó a la perfección en el engranaje de la noche.

Shows como estos te permiten rendir homenaje a las bandas con las que uno ha crecido y se ha educado musicalmente, y a la lista se le sumaban Whitesnake, uno de los grandes, con “Love Ain’t No Stranger”, una de las grandes, que, como buenos aficionados al rock y de exquisito paladar, sus seguidores acogieron con los brazos bien abiertos. Y tras un alegato en contra de Eurovisión, certamen en el que curiosamente participaron, sonaron los primeros compases de “Runnaways” y los suyos, y ellos mismos, se volvieron a venir arriba, en un ambiente que se mantuvo con “I Don’t Wanna Say I’m Sorry”.

La cita parecía llegar a su fin y de hecho se despidieron de nosotros con la foto de rigor, pero todo quedaría en una falsa alarma, en el inevitable bis, del que volvieron sin hacerse rogar demasiado con un nuevo guiño a Europe esta vez a ritmo de “Open Your Eyes”, diciéndonos definitivamente adiós con uno de sus temas más emblemáticos, “Bleed & Scream”, con la que probablemente comenzó a forjarse la leyenda de lo que hoy conocemos como Eclipse.

Casi dos horas de buen hard rock melódico la que nos ofrecieron Erik Martensson y Magnus Henriksson en una velada acústica en la que se sintieron y nos hicieron sentir en familia, entre confidencias, risas y, sobretodo, grandes canciones. Quizás echamos en falta algún recuerdo hacia Nordic Union o W.E.T pero os puedo asegurar que salimos más que satisfechos de allí y muchos se quedaron a compartir una foto, una firma o una cerveza con ellos. Algo que es de agradecer y de lo que podrían aprender muchas estrellas, y otras que no lo son tanto. ¡Hasta pronto!

PD: Dejo un par de preguntas/reflexiones al aire:

  1. ¿De verdad es necesario que algunos tengan el móvil (o directamente la cámara con monopié incluído) durante TODO el concierto en lo alto?
  2. Y no menos importante, ¿Qué les pasa a los guitarristas suecos con los sombreros? Ahí lo dejo…

Texto: Lluís “Dimu” García

Fecha y lugar: 10 de Octubre, Sala Rocksound, Barcelona

Promotora: RockNRock

weblogo

Anuncios

tierra-santa.jpg

TIERRA SANTA vuelven a la carretera celebrando un aniversario muy especial.

Han pasado 20 años desde la grabación del primer disco “Medieval”, y lo quieren celebrar con todos nosotros de una manera especial.

Muy pronto os desvelaremos más detalles de este 20 aniversario.

43496497_1640553242716777_3438845524948549632_n.jpg

Entradas ya disponibles:

https://www.ticketea.com/entradas-concierto-tierra-santa-2…/

https://www.ticketea.com/entradas-concierto-tierra-santa-2…/

https://www.ticketea.com/entradas-concierto-tierra-santa-2…/

3 conciertos únicos, no pierdas la oportunidad ver este espectáculo

¡ Próximamente mas información !

weblogo

avalanch-barcelona-25

Para hablar de Avalanch nos tenemos que remontar veinticinco años atrás en el tiempo en los parajes de Asturias, donde un joven guitarrista llamado Alberto Rionda crearía la que iba a ser (y es) una de las bandas más importantes del heavy metal nacional.

El resto de la historia ya la conocéis, con obras imprescindibles en su discografía como “Llanto de un héroe” o “El ángel caído”, otras que marcarían nuevos caminos a seguir como “El hijo pródigo”, e incluso algún episodio fallido o extraño como “Malefic Time: Apocalypse”.

No es casual que tras este último anunciaran un parón indefinido que les traería de vuelta un lustro después con una formación espectacular y de tintes internacionales bajo el nombre de “Avalanch All Star Band”, con su compañero de “Alquimia” Israel Ramos a la voz, y muy bien escudado por músicos como el bajista Magnus Rosén o el batería Mike Terrana. Sin olvidarnos de Jorge Salán a las seis cuerdas y José Paz a los teclados. Puesto este último que hoy ocupa Manuel Ramil.

Y así llegamos a la última parada de su gira celebrando la regrabación del quince aniversario de “El ángel caído”, aunque tras la cancelación del pasado año ya hemos disfrutado de un nuevo trabajo de la banda, esta vez en directo, que lleva por título “Hacia la luz”. Dado estos acontecimientos nada podía fallar esta noche… y no lo hizo.

Ante la ausencia de unos teloneros que abrieran la velada y amenizaran la espera del plato principal, Avalanch optó por saltar al escenario con una puntualidad envidiable y desgraciadamente poco habitual, con Alberto Rionda grabando al respetable go pro en mano y con las primeras notas de “Santa Bárbara” saliendo de su guitarra. Un arranque que se fundiría a su vez con los primeros compases de “Hacia la luz”, ya rodeado de músicos.

La gente se vino arriba ya en “Tierra de nadie”, la cual no pararon de cantar y corear al unísono con la preciosa, delicada y muy técnica voz de Israel Ramos. Tablas no le faltan, como ya demostrara en Amadeüs o Alquimia, y pese a su juventud, ha asumido con frescura y talento su papel protagonista en la primera línea. La extensa y densa “El ángel caído” seguiría con la fiesta, con performance incluida, que lograría uno de sus momentos más climáticos al ritmo de la mítica “Xana”. Todo un clásico.

Interpretar un álbum al completo y en orden en vivo siempre supone un riesgo, pero este se minimiza cuando lo que tienes entre manos es una obra tan impecable como la que nos ocupa. “Corazón negro” dio buena muestra de ello, con Alberto Rionda y Jorge Salán desafiándose a base de solos de guitarra siempre bajo las miradas cómplices que se dedicaban y que ponían de manifiesto la innegable química que existe entre todo el sexteto.

Los primeros versos de “Delirios de grandeza” rebotaban en una Razzmatazz 2 prácticamente a rebosar con Israel como maestro de ceremonias y levantando a unos seguidores entregados totalmente a la causa. Bajarían las revoluciones con el abrazo melódico de “Antojo de un Dios” que, eso sí, mantuvo la intensidad del show inquebrantable bajo el amparo del emotivo abrazo con los que nos arropaba el teclado de Manuel Ramil.

Llegaría el turno de que Mike Terrana se hiciera con el protagonismo absoluto golpeando con su fuerza característica y precisión quirúrgica una sufrida inmensa batería para el deleite de la audiencia. Esta fuera de toda discusión que estamos ante una bestia, un animal, aunque he de reconocer que me faltó cierta variedad en su ejecución y me sobró, como suele ser habitual, algo de tiempo. Pero al finalizar le vimos luchar con una colchoneta playera con forma de cocodrilo y celebrar junto a los suyos el final de la presente gira. ¡No está mal!

Y así llegamos al cierre del disco y de la primera parte del concierto, no sin antes interpretar un pequeño guiño a Queen y su “Another one bites the dust” al compás del bajo de un siempre sonriente Magnus Rosén. ¡Qué feliz es este hombre siempre sobre el escenario! Un preludio que culminaría con una imponente y majestuosa “Las ruinas del Edén” que evidenciaba el excelente estado de forma por el que pasa la formación.

Alberto e Israel se presentaron solos ante el peligro (bendito peligro) para ofrecernos un pequeño set acústico que entre confidencias, bromas y complicidad, nos dejó por el camino “El príncipe feliz” y “Cambaral”, a las que le seguiría la irrupción del solo de Manuel que anunciaba una celebrada “Vientos del sur”. Me gustaría destacar la energía y calidad que ha inyectado la llegada del nuevo vocalista al que tan solo le echo en falta en algún momento un poco más de rasgado y agresividad en su registro.

Volvería la electricidad como compañía de “Papel roto”, con la aparición de Carmen Xina, cantante de Oker, sobre el escenario formando un dúo vocal tan dispar como bien avenido, levantando una vez más a los suyos. Poco le tuvo que envidiar la pegadiza “Alas de cristal” a juzgar por los rostros de felicidad, cánticos y expresiones corporales del público. Estaba siendo una gran noche y eso se respiraba en el ambiente.

Si minutos atrás el protagonismo se lo llevó el bueno de Mike esta vez le tocaba el turno a Magnus, todo un portento encima de un escenario y que demostró, por sino había quedado claro ya, su impecable técnica al bajo. Quizás el problema fue la excesiva duración del solo, al que por otro lado no hay nada que objetar, y que les permite cierto descanso al resto de músicos a la vez que sirve de momento personal de lucidez e interacción con sus seguidores para cada uno de ellos. Al fin y al cabo estamos ante una all star band, ¿no?

Se acercaba el inevitable final pero aún tuvimos tiempo disfrutar de una nueva colaboración, esta vez de la mano de la voz de Pedro Guijarro y la guitarra de Toni Sánchez, ambos de la formación catalana Regresión que, he de reconocer, es una de mis espinitas clavadas ya que nunca les he visto en directo. Algo que pienso remediar lo antes posible. Israel y Pedro aparecieron en el foso para hacer cantar y hacer cantar a los suyos al compás de la preciosa “Lucero”. Poco más que añadir.

Y la guinda del pastel la puso la velocidad y la caña de una inmortal “Torquemada”, un caballo ganador que hizo vibrar y disfrutar a los centenares de personas que allí nos dimos cita. Heavy metal en estado puro con unos riffs de guitarra ejecutados, nunca mejor dichos, por un Alberto y un Jorge en estado de gracia imprimiendo una agresividad y crudeza que en ocasiones echo en falta en sus composiciones. Cuestión de gustos supongo.

Se me ocurren pocas formas mejores de acabar una gira y Avalanch nos quitaron, y probablemente a ellos también, esa espinita clavada que teníamos de su última no visita. Dos horas repasando el que quizás sea su mejor disco, “El ángel caído”, acompañándole de grandes clásicos y con una formación integrada por seis músicos de primerísimo nivel, y lo que es aún más importante, con una complicidad y química entre si que se transmite y contagia de forma recíproca con su público. Ahora tan solo queda esperar que nos depara el futuro.

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 30 de Septiembre, Sala Razzmatazz 2, Barcelona

Promora: Damask Events

weblogo

Airbourne2.jpg

LEYENDAS DEL ROCK volverá un año más a celebrarse en la ciudad de Villena y se ha anunciado el primer cabeza de cartel del mismo. AIRBOURNE.

El Leyendas del Rock 2019 se celebrará los días 7, 8, 9 y 10 de agosto en Villena (Alicante).

“En el verano pasado hubo una incertidumbre alrededor de si los festivales podrían seguir en Villena o no y desde el ayuntamiento comentamos que haríamos todo lo posible. La promotora entendía que es uno de los lugares más emblemáticos e importantes para realizarlo” ha comentado el concejal de cultura de Villena. “Creo que ambas partes, ayuntamiento y promotor, coincidimos con que en Villena no han estado por casualidad estos festivales. Ha habido un trabajo en común y que si había alguna duda al respecto, había que atajarla y hablarla”.

El concejal ha insistido en que “Villena quería que los festivales siguieran” y que mantenía “los servicios municipales al servicio de la promotora”.

También se ha anunciado que el “esfuerzo económico” del ayuntamiento sería mayor para poder dar cabida a todos los gastos del festival. “Los festivales seguirán en 2019” ha indicado, pero sin mojarse respecto a la continuidad pasado ese año debido a que “circunstancias electorales”pueden hacer cambiar las cosas. No obstante, ha hecho hincapié en reforzar la “seguridad jurídica del convenio de colaboración” para dejarlo todo lo más allanado posible. “La promotora sabe que habrá momentos de cambio y que puede haber algunas dudas” ha dejado en el aire.

leyendas-del-rock-2019-airbourne.jpg

Marcos Rubio, de Sufriendo & Gozando, ha explicado que, como promotores, “nunca nos habíamos planteado irnos de Villena, aunque habían surgido algunas discrepancias que ahora se han ido limando”.

“La conclusión es que seguiremos colaborando con Villena y desde Sufriendo & Gozando estamos orgullosos de seguir aquí y de seguir contando con el mayor numero de empleados de Villena”.

El festival se celebrará en el Polideportivo Municipal de Villena, como viene siendo habitual.

El festival pondrá a la venta una tanda limitada de abonos al precio de 70€ + gastos de distribución el próximo jueves 4 de Octubre  a las 10:00h.

weblogo

yngwie-malmsteen-barcelona-09.jpg

Hace muchos años, toda una década, que el maestro de la guitarra, YNGWIE MALMSTEEN, no se pasaba de gira por nuestro país, así que ya tocaba. Y con tres paradas nada menos en las que el sueco venía dispuesto a dar todo un recital (en todos los sentidos) a base de talento, virtuosismo y, sin duda, ego. Mucho ego.

Para una cita tan importante como la que nos ocupa poco parecía importar al personal el elevado precio de la entrada así como cierta mala fama que siempre le persigue al guitarrista, presentando una más que notable entrada en la céntrica sala grande las Razzmatazz de la ciudad condal. La cosa prometía, mucho, pero en algún momento lo cierto es que comenzó a torcerse.

El formato que lleva el bueno de Malmsteen en directo no creo que sorprenda a nadie a estas alturas de la película, pero para los que no estamos tan familiarizados con su puesta en escena de los últimos años no deja de parecernos de lo más extraña. Con una banda de apenas tres músicos formada por un bajista, un batería y un teclista (quien también se encargaría de algunas voces) y relegada a una pequeña esquina del enorme escenario. Se echa en falta un cantante que asuma la responsabilidad del micro y de las brillantes composiciones del sueco pero… es lo que hay.

El formato que presenta Malmsteen en directo realmente no debería sorprender a nadie, de hecho hace ya algunos años que viene llevándolo a cabo. La cosa consiste en amontonar a tu bajista, batería y teclista a la izquierda del escenario, como si fuese ganado, para así tener todo el tablado para tí solito, lo que no deja de ser una consecuencia lógica de los acontecimientos de los últimos tiempos. A Ripper Owens le consintió un poquito más de protagonismo (no dejaba de ser el ex cantante de Judas Priest) sin embargo el trato que dispensaba a sus ex músicos y ex cantantes solía rondar la esclavitud y por supuesto la indiferencia y desprecio.

Con un breve retraso el show comenzaría por todo lo alto a ritmo de la clásica “Rising Force”, un auténtico cañonazo que fue recibido con entusiasmo por el respetable pero que como ocurriría con otros temas del repertorio que estaban aun por llegar, sería mutilado sin piedad. De esta forma en ocasiones el concierto se convertiría en una especie de coitus interruptus que nos dejarían a muchos de nosotros a medias.

Buenos temas no le faltan al sueco, y es que canciones como la ya citada, “The Seventh Sign” con Yngwie repartiéndose el trabajo vocal con un Nick Marino deslucido por lo discreto de su volumen, o las míticas “You Don’t Remember, I’ll Never Forget” o “I’ll See the Light Tonight”, empujan a la nostalgia, la melodía y la clase. Algo que a Yngwie le sobra por todos lados pero que se empeña en desperdiciar con excesivos cortes, incansables solos de guitarra y marcando el compás del resto de músicos con los que comparte tablas.

Obviamente temas instrumentales de quitarse el sombrero no faltaron durante la velada, y para muestra un botón. O varios. “Black Star” y “Far Beyond the Sun” se mezclaban sin complejos con el “Badinerie” de Johann Sebastian Bach o el “Adagio” de Niccolò Paganini. Una muestra de toda la técnica y virtuosismo que ejecuta constantemente y sin piedad en su fender y demostrando que es todo un espectáculo encima de un escenario, regalándonos mil posturas, movimientos y destrozando las cuerdas de su instrumento cuando creía oportuno.

Eso sí, no nos olvidemos que venía presentando nuevo disco, el discreto “World on Fire” del que también realizó una discreta muestra, como por ejemplo con el tema que le da título. Hemos de reconocer, no en vano, que el estado físico y vocal que presentó fue mucho mejor que el de otras épocas, y que se le vio tremendamente cómodo siendo el único centro de atención de todo el show, a pesar de dejar fuera algunos de los cortes que si se pudieron escuchar en otras ciudades y entre los cuales me escoció muy especialmente el caso de “Devil in Disguise”.

Sea como fuere, poco más podemos añadir del concierto que YNGWIE MALMSTEEN ofreció en Barcelona. A juzgar por los cánticos que le despidieron del escenario y por algunos de los rostros que allí pude ver, hay dos versiones del recital. Por un lado los que disfrutaron de él y se lo pasaron en grande venerando a uno de los músicos más relevantes de la historia del Rock y el Metal y otros que, como es mi caso, nos quedamos con un sabor muy agridulce tras lo vivido esa noche. Cuestión de gustos, supongo, para valorar a todo un genio y figura.

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 23 de Septiembre, Sala Razzmatazz, Barcelona

Promotora: RM Concert Promotions

weblogo