Posts etiquetados ‘hueso producciones’

iron 01.jpg

La gira de los míticos alemanes IRON SAVIOR llegaba a nuestro país para presentar su “nuevo” trabajo, “Riding on Fire”. Un cambio de aforo de última hora provocó el cambio de la Sala Bóveda a la Monasterio debido a la baja venta de entradas, algo que, desgraciadamente, viene convirtiéndose en un hecho habitual. Sería interesante plantearnos los motivos de esta tendencia, pero probablemente el exceso de festivales y grandes conciertos que se avecinan tengan mucho que ver…

Los primeros en salir al escenario fueron los italianos EVEN FLOW, improvisados en forma de trio debido a la ausencia de última hora por enfermedad de su bajista, algo que lastró el sonido de la banda a la que se le notaba en exceso la falta de ese grueso rítmico que, junto a la gran cantidad de teclados pre-grabados, transmitieron cierto vacío. Aún así, defendieron con ganas y talento su Progressive Metal muy a la italiana, gracias a la melódica voz de Marco Pastorino y el buen trabajo a la guitarra (¡de ocho cuerdas!) de Pietro Paolo Lunesu, con cortes como “Oblivion”, “Infinity” o “Seasons Never Change”, que puso punto y final a su set. Ojalá les podamos ver en mejores condiciones en un futuro no muy lejano.

Y llegaría el momento esperado de la noche con el turno de los protagonistas de la velada, IRON SAVIOR. Eramos más bien pocos en la sala, una lástima la verdad, porque la calidad tanto de la banda como la del concierto bien merecía un escenario mejor, pero es innegable que todos los allí presentes disfrutamos de una gran descarga de Heavy Metal, y a los músicos se les veía francamente felices, dadas las circunstancias. De hecho no pararon de agradecer la actitud y el calor de los que allí nos dimos cita, en un primer bloque con “Iron Savior”, “Titans of our Time”, “Way of the Blade” o “The Savior”, repasando pasado y presente de su extensa discografía. Aunque la nota curiosa del show vendría con su mítico “Starlight”, que tuvieron que repetir por un fallo técnico de su frontman Piet Sielck, volviendo a errar en la segunda oportunidad. ¡Cosas del directo amigo! Amenazaron con un tercer intento pero ya sabemos que tres son multitud…

Los temas iban cayendo con el anuncio de “esta canción es una de mis favoritas” por parte de un simpático Piet que parecía estar pasándoselo en grande, y la lección de Heavy Metal fue constante. Ahí sonaron “Gunsmoke”, “Beyond the Horizon” y “Hall of the Heroes”, que sus seguidores más fieles se dedicaron a cantar de principio a fin, mientras que la sala iba presentando un mejor aspecto y una sensación de lleno mayor. La base rítmica que forman el hiperactivo Jan Eckert al bajo, que no paro de moverse, cantar y bromear con las primeras filas durante toda la actuación, y Patrick Klose a la batería, marcando el compás con una energía envidiable, funcionó tan bien como nos tienen acostumbrados, y “Revenge of the Bride” o “Mind Over Matter” fueron gran ejemplo de ello. Y es que un repaso a obras como su debut, “Iron Savior” (¡hace ya 20 años!), “Condition Red” o “The Landing” no podrían tener otro resultado.

Nos encaminábamos hacia el final del concierto a ritmo de la poderosa “Mindfeeder”, que dejó bien claro que siguen siendo una máquina de hacer Heavy Metal, con un Piet más que solvente a la voz con su característico y rasgado timbre, que con la reivindicativa y celebrada “Heavy Metal Never Dies” llegarían al bis, que finalmente no fue. Y es que los germanos nos dieron la opción de abandonar las tablas, corear su nombre, y toda la parafernalia que rodea este momento, o bien seguir sin concesión alguna y regalarnos tres temas más. Y elegimos la segunda opción. Así que dicho y hecho,  y la gran “Coming Home” llegaría para deleite de sus fans. A todo esto, Piesel Küstner seguía derrochando riffs de guitarra con tanta calidad como sobriedad, prácticamente siempre estático en su particular rinconcito del escenario. Kai no estaba, pero eso no significaría que esa delicia sonora metálica que es “Watcher in the Sky” retumbara a lo largo y ancho de la sala Monasterio, todo un regalo para su vieja escuela, y que sería la antesala de la despedida que llegaría con “Atlantis Falling”. Lástima de un sonido que fue de menos a más, especialmente en la faceta vocal, pero que no empañó una gran cita para cualquier aficionado al género. Además, y es de agradecer, IRON SAVIOR estuvieron firmando y haciéndose fotos con todo aquel que se acercara a saludarles tras el show. ¡Unas grandes!

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 22 de febrero, Sala Monasterio, Barcelona

Promotora: Pick Prods / Hueso Producciones

weblogo