Posts etiquetados ‘knights of metal’

april02.jpg

Y aquí nos encontrábamos un día más, el segundo y último de esta primera edición del KNIGHTS OF METAL, esta vez en la Sala Razzmatazz 1, mucho más grande que su hermana menor  y también acondicionada para tal como ocurriera la jornada anterior. Si bien el primer día nos dejó cierto sabor agridulce por la caída de última hora de MEMPHIS MAY FIRE, el emplazamiento de tales dimensiones, o la discreta respuesta de un público bastante dividido entre lo metalero y lo metalcore, hoy afrontábamos el día con mucho optimismo y la cosa iba pintando cada vez mejor a medida pasaban las horas.

La aportación catalana al Festival, algo que por cierto se echó en falta y hubiera mejorado con una mayor presencia local en el cartel, la puso MORPHIUM en un horario que no le hacía justicia aunque no impidió ser testigos de uno de los shows más interesantes del evento. Ni siquiera un sonido que no estuvo a la altura pudo con ellos. Y es que la banda liderada por su vocalista y frontman estelar Alex Bace supo meterse al público en el bolsillo, amén del buen puñado de seguidores que lucían orgullosamente sus camisetas.

Para un servidor era la primera vez que era testigo de una descarga de la formación de Girona, pero después de lo visto esta noche os puedo asegurar que no será la última. La actuación sirvió para dar un buen repaso a su obra más reciente, “The Blackout”, en la que tontean con diversos estilos como el Nu Metal, el Metalcore o incluso las sonoridades más góticas al más puro estilo RAMMSTEIN, a los que me recordaron especialmente en la actitud y pose de su vocalista. “Away From Myself”, “Point of No Return” en la que se vieron los primeros headbangings o la sobresaliente “What Líes Behind Words” cuyos pasajes más melódicos quedaron algo deslucidos a causa del sonido, formaron parte de una fiesta que no acababa más que comenzar con Alex lanzándose sin temor ni pudor encima del público que se concentró en las primeras filas.

Los siguientes en aparecer encima del escenario fueron los canadienses BEYOND CREATION, una de las bandas que más expectación y curiosidad levantaba entre la audiencia, puesto esta era su primera visita a España. Y no tardaron en justificar el porque de todo ello con su talentoso Death Metal Progresivo que no dejó ni un solo atisbo de duda de lo que técnica y musicalmente eran capaces el cuarteto.

Simon Girar ponía voz entre tanto virtuosismo, acompañado de su peculiar guitarra y perfectamente escudado por el otro representante a las seis cuerdas, Kévin Chartré, ejecutando temas como “Omnipresent Perception” o “Sous La Lueur De L’Empereur”. Nada desentonaban, más bien todo lo contrario, los extraños y personales ritmos que imponía desde su bajo Hugo Doyon-Karout o el omnipresente bombeo de la batería de Philippe Boucher, el cual aún tenía tiempo de regalarnos simpáticas miradas a los fotógrafos que nos encontrábamos en el foso. Su anterior “Coexistence” o “Fundamental Process” pondrían punto y final a su momento, tras el cual no faltaron asistentes que se acercaran al puesto de merchandising para hacerse con alguna camiseta o disco de la banda, o les esperaran cerca de la barra para fotografiarse con ellos.

El turno del grupo que quizás menos encajaba en el plantel de esta segunda jornada, aunque era los que más esperaba a nivel personal, al igual que algunos seguidores situados en las primeras filas, llegaba a media tarde. Los suecos DEAD BY APRIL, con su metalcore edulcorado de estribillos pegadizos, se situaba en lo alto del escenario en una visita muy fugaz, que dejó más que satisfechos a sus ansiosos fans que habían visto como se truncó su última visita a nuestro país, y levantó algún tímido silbido o desconsideración entre los más trues del público.

Los suecos arrancaron fuerte con “Stronger”, trasladando toda la energía que posee su cuarto álbum “Worlds Collide”, con esa mezcla de versos agresivos al más puro estilo metalcore, y estribillos melódicos que bien podrían pasar por el género pop. El dueto formado por el screamo Jimmie Strimell y las voces limpias del también guitarra Pontus Hjelm, llevaron todo el peso de un show tan sencillo como intenso, con cortes como “This Is My Life”, “I Can’t Breathe”, “Playing With Fire” o la reciente “Breaking Point”, que encajaron perfectamente con algunos de sus grandes éxitos que sus seguidores no pararon de cantar como “Dreaming”, “What Can I Say” o la mítica “Losing You”, que pondría punto y final a la visita de la banda.

El Death Metal más técnico seguía predominando la presente jornada con la aparición de los germanos OBSCURA, quienes presentaban su último lanzamiento, “Akroasis” y dos de sus incorporaciones más recientes, el joven Rafael Trujillo a la guitarra y Sebastian Lanser al mando de las baquetas. Al igual que sucediera poco antes con BEYOND CREATION, el cuarteto salió a dar guerra entre una audiencia expectante ante su visita, con ganas de mucha tralla, y que consiguieron una notable simbiosis con los músicos.

En algunos momentos también tuvimos la desgracia de sufrir algunos altibajos en el sonido de la actuación, que, eso sí, no consiguieron enturbiar el resultado global de la misma. Temas como “The Monist”, “The Antiscosmic Overload”, o “Centric Flow”, dejaron patente el buen hacer de su frontman Steffen Kummerer, que se haría amo y señor del escenario desgarrando su garganta al son que marcaba con su guitarra rítmica de afilados riffs. No soy un gran entendido en el género, ni siquiera demasiado aficionado, pero soy consciente de cuando una banda posee talento y feeling con el público, y estos chicos lo tienen sobradamente.

Llegaría el turno del ambiente más festivo de toda la edición con el Folk Metal de los fineses KORPIKLAANI, poniendo la nota más colorida, divertida y desenfada de la noche, como preludio a la oscuridad que se avecinaría poco después. Ver a la banda por nuestras tierras tiene poco de novedoso, tal es así, que ya habíamos tenido ocasión de verles por aquí presentando su última obra, “Noita”, que ya data de un par de años atrás. Pero cualquier excusa es buena para desmelenarse un poco, y entre la gente podíamos apreciar una buena cantidad de camisetas reclamando la importancia del grupo en el cartel. Así que sin más dilación, su vocalista Jonne Järvelä saltó al escenario luciendo rastas y su peculiar roto registro vocal, muy bien acompañado encima del escenario.

No faltaron cortes como “Viinamäen Mies”, “Petoeläimen Kuola” o “Sumussa Hämäran Aamun”, que si ya resulta difícil de pronunciar imaginaos la tarea que resulta cantarlas. Aún así la gente no falló, y cada uno a su estilo y con su peculiar versión del finlandés, se dejó la garganta en una clara muestra de que la cosa estaba funcionando. El violín y el acordeón de Tuomas Rounakari y Sami Perttula, respectivamente, se fusionaban perfectamente entre los pasajes más metaleros de los nórdicos, y como muestra ahí están “Metsämies”, la pegadiza “Rauta”, “Wooden Pints” y la imprescindible “Vodka”. Dudo que haya otra canción que pueda definir mejor el estilo de los fineses, y pueda poner un mejor broche final a una de sus actuaciones.

No abandonaríamos las tierras nórdicas, aunque esta vez tocaba volver a la fría Suecia, para poner la guinda del pastel de esta segunda jornada del festival con la banda de Black Metal DARK FUNERAL. Clásicos donde los haya, han sabido anteponerse a todos los problemas tanto legales como de formación que han ido sufriendo a lo largo de sus ya más de veinte años de carreras, siempre capitaneados por los densos y malévolos riffs del guitarrista Lord Ahriman. Aunque la mayoría de los focos se los llevaría, como no, el vocalista Heljarmadr.

La parroquia más blacker se haría con las primeras filas (y gran parte del aforo) para recibir a sus majestades satánicas como se merecen. Con un escenario repleto de humo y un juego de luces en donde el rojo más intenso y el azul más gélido predominaban ante el resto de colores, los suecos dejaban claras sus intenciones con “Unchain My Soul”. Un repertorio de blast beats que poco a poco ganaron en intensidad y actitud, gracias a cortes como “The Secrets Of The Black”, “Attera Totus Sanctus” o “The Arrival Of Satan’s Empire”, intercalados con tenebrosos sonidos de cadenas y la desafiante mirada de Heljarmadr como maestro de ceremonia. Tras el habitual bis, cerrarían la velada con “Nail Them To The Cross” y “Where Shadows Forever Reign”, poniendo de manifiesto la confianza ciega que poseen con su actual etapa y su trabajo más reciente.

Y así, prácticamente sin darnos cuenta, se cerraría esta primera edición del KNIGHTS OF METAL, con algunos fallos más que comprensibles en un festival que acaba de arrancar, así como cierto desajuste en la composición y distribución del cartel, amén de las cancelaciones prematuras de bandas como BRUJERÍA o, las más sonadas, con MEMPHIS MAY FIRE y THE FACELESS, apenas a 24 horas del comienzo del evento. Cierto es que por su condición de festival, el cambiar un recinto al aire libre como el Poble Espanyol por las Salas Razzmatazz 1 y 2 tampoco ayudó demasiado a callar las voces más críticas con esta primera edición. Aún así, de los errores se aprenden, y nos quedamos con un buen puñado de cosas positivas y un increscendo que nos hacen ver con cierto optimismo una segunda entrega. Solo el tiempo lo dirá…

Texto y fotos: Lluís “DiMu” GS

Fecha y lugar: Sábado 27 de Mayo, Sala Razzmatazz, Barcelona

weblogo.jpg

 

 

belphegor03.jpg

Se avecinaba tormenta el viernes 26 de mayo en la Razzmatazz 2 de Barcelona. Primer día del KNIGHTS OF METAL, uno de los festivales que más cola ha traído últimamente pese a lo reducido de su tamaño (Final).

La cancelación de MEMPHIS MAY FIRE, cabezas de cartel de ese mismo viernes, a primera hora de la mañana no jugó muy a favor de los ánimos de los asistentes. Y menos de aquellos pocos, unos cincuenta aproximadamente, que nos congregamos ahí desde primera hora para ver al primero de los grupos. Los alemanes ALAZKA.

Tuve la suerte hace un par de años de poder disfrutarles cuando aún eran BURNING DOWN ALASKA. Y la verdad es que esperaba esta nueva venida con muchas ganas, ya que quedé gratamente sorprendido por la fuerza que desprendían sobre el escenario.

Cuál fue mi sorpresa al encontrarme sobre el escenario una formación distinta a la de la primera vez. No puedo negar que por un momento temí que tanto cambio afectase negativamente a la actitud mencionada, pero poco tardaron en eliminarme tal pensamiento de un bandazo.

No solo había técnica y entrega. Había mucha pasión en la actuación que descargaron aquella noche. La combinación de cantantes, que además controlan un amplio abanico de rangos cada uno le dio al conjunto un punto de frescura que siempre viene bien en propuestas como esta. Un show muy dinámico, que a mí personalmente se me hizo corto.

Al menos hubo tiempo suficiente para desgranar tanto los grandes de su primer “Values & virtues” y presentarnos sus dos nuevos temas. Clausurar con Kassim emocionado en las primeras filas al cantar la emotiva “Blossom” dejó entre el público el mejor de los sabores de boca. Ojalá tengan un gran futuro.

Con más nerviosísimo y ganas que personal en la sala nos agolpábamos unos pocos más, pero sin exagerar para recibir a ADEPT. Muchos llevamos años esperándoles, y eso se hizo notar en las caras y gritos de los allí presentes.

Las pruebas de sonido no auguraban nada bueno, y por desgracia así fue. Pese a que el tema se fue solucionando a medida que avanzaba el show, el peso de su actuación se lo llevó un sonido demasiado embarullado y el bajo estado de forma vocal de su frontman Robert Ljung (Las tres o cuatro cervezas que le vi cascarse sobre el escenario previa actuación tampoco ayudaron, imagino) que perdió el norte especialmente en los tramos melódicos, en los que le pudimos oír haciendo un sobresfuerzo demasiado poco discreto.

Sin embargo, eso no nos impidió a los pocos que éramos disfrutar del concierto que esperábamos desde hacía tiempo, o sea que a falta de un pit definido decidimos bailar esos breakdowns hasta la extenuación, que se hizo máxima con la llegada de los dos temas de su aclamadísimo debut “Another year of disaster” que formaron la parte central de su setlist, compuesto por temas de sus cuatro discos a partes iguales. Celebramos también muchísimo “Secrets” y sobretodo “The lost boys”, con la que decidieron cerrar una actuación accidentada, pero desde luego muy divertida. Tal vez no fue la actuación de ADEPT que llevábamos años imaginando, pero lo “bailao” no nos lo quita nadie.

Ahora sí, el público empezaba ya a congregarse. El aforo anterior se había tranquilamente doblado para disfrutar de la actuación de I DECLARE WAR.

Vi a gente entre el público disfrutar locamente de ellos y romperse el cuello casi literalmente, lo cual demuestra que ante gustos no hay nada escrito, pues a mí me fue difícil disfrutar de una actuación que más allá de lo bruto, poco ofrecía.

Cierto es que no suelo casar con el deathcore downtempo, así que no soy el más adecuado para establecer nada. Lo que está claro es que a nivel de técnica la actuación fe intachable. La voz de Jonathan Huber suena a cuchillo de carnicero y lo grueso de la instrumentación apaliza al más crossfit del lugar. Pero no pude evitar sentir que aquello era una demostración continua de “quien la tiene más grande”. Es decir, brutalidad por brutalidad. Soy consciente de que es una cuestión de puro género, y de que no formo parte de su público, pues como ya digo esto es una visión absolutamente subjetiva y no pretendo convencer a nadie, ni mucho menos. Lo importante aquí es que aquellos que si forman parte de ello disfrutaron de un show que realmente sonó contundente como pocos, amén de gozar de un sonido mejorado respecto a la actuación anterior. Eso sí, el exceso de volumen que sufrimos durante toda la noche esta vez dolió más que nunca.

Y tras la testosterona llegó una de las actuaciones más notables de la noche. De nuevo me encontraba ante un género que no era el mío, pero de nuevo es más que innegable que SUICIDAL ANGELS dieron un conciertazo de órdago. Llevan la maquinaria engrasada a la perfección, y desde el minuto uno tenían ya al público en el bolsillo. Riffazos matadores y muchísima actitud crearon una conexión absolutamente directa con una Razz entregadísima que se encontraba ya casi a mitad de su capacidad. Su Thrash clásico además se veía envuelto en lo griego de su pronunciación, lo cual de forma subyacente añadía el toque de humor no verbalizado a su actuación. De nuevo las cervicales de las primeras filas se doblaban hasta crujir. Pero esta vez lo hacían al triple de velocidad.

El exceso de volumen volvió a hacer acto de presencia, pero esa conexión más directa con la propuesta del grupo hizo para los asistentes menos abrumador el dolor de cabeza y el carraspear de orejas.

Fue curioso además darse cuenta de que, pese al crecimiento de público, los asistentes no eran los mismos. El tramo más old school al que nos enfrentábamos con la unión de los griegos y BELPHEGOR creó división entre el público más joven que aún esperaba a FIT FOR A KING y los aficionados al corte clásico.

Siempre quise asistir a un ritual blacker como el vivido aquella noche. El olor a incienso ya envolvía el aura de los asistentes, que esta vez eran más de lo que habían sido en toda la noche.

BELPHEGOR salieron a escena bajo el estandarte de cabezas de cartel de aquella jornada. Título que en ningún momento les quedó grande, pues sus fieles seguidores se entregaron desde de nuevo el primer blastbeat. Con una credibilidad a nivel de show y una contundencia a nivel sonoro de sobresaliente alto, demostraban a medida que avanzaba la cosa que habían venido a convertir fieles (Yo mismo, acabé prendado de ellos) y que las adversidades que había sufrido la organización hasta el momento ni les asustaban ni les preocupaban, pues incluso acarreando aún un sonido más sucio incluso de lo que pide su propuesta, su trabajo se sintió impecable. El aura malsana no hacía más que crecer a medida que el ritual avanzaba, para culminar en la parte más teatral de la noche con un encapuchado blandiendo el incensario que terminaría de cubrir de oloroso humo sacro el ambiente de la sala, creando una mezcla de aromas realmente desagradable, pero que no hizo más que añadir al aura ritualista que ya se sentía casi peligrosa.

Sin duda BELPHEGOR se llevaron a casa el que fue el concierto de la noche. Corto pero intenso. Si los recién iniciados como yo lo disfrutaron no quiero pensar en cómo saldrían de ahí los fans más fieles.

No sin previa desbandada general del público que de nuevo quedó con una entrada parecida a la vista durante el turno de ADEPT y con las caras de los más prontos asistentes recorriendo la sala, salieron a escena FIT FOR A KING, que posiblemente hubiesen podido gozar de un mejor recibimiento de haberse organizado mejor el orden de actuación de las bandas. Cierto es que la presencia de MEMPHIS MAY FIRE como último grupo del día les hubiese ayudado a mantener público, pero ante la imposibilidad de su actuación, lo óptimo hubiese sido moverlos al primer bloque de actuaciones.

Sea como fuere, FIT FOR A KING volvieron a demostrar que a contundencia no les gana nadie. Por desgracia su actuación volvió a verse enturbiada por la voz clara de su bajista Ryan O’leary, a los melódicos. Una lástima, por que de no ser por eso tendrían un directo intachable, ya que a nivel gutural Ryan, su screamer es un portento. Y para colmo pueden presumir de componer algunos de los breakdowns más pesados de metalcore actual, los cuales partieron la espalda de muchos de los asistentes.

Media hora de actuación que, de nuevo supo a poco. Sin embargo, fue la única vez que conseguimos un bis a base de gritarlo. Así que salieron de nuevo con su clásico “Slave to nothing” acompañados de Tobías de ALAZKA. Ya nos habían dejado caer estos a principio de la jornada que eran dos bandas muy bien avenidas.

Al final la sensación con la que salimos de la sala fue positiva. Disfrutamos de buenos conciertos, que por desgracia se vieron enturbiados por las circunstancias, pero buenos, al fin y al cabo. Una buena noche de metal realmente variado, que, pese a que podría haber sido mejor, también podría haber salido mucho peor. Al final el control de calidad uno lo pasa cuando se da cuenta de que ir a trabajar con tales agujetas es un suplicio. Y así fue.

Texto: Titus Bellés

Fotos: Lluís “DiMu” GS

Fecha y lugar: Viernes 26 de Mayo, Sala Razzmatazz 2, Barcelona

weblogo

knightsofmetalbcn-750x312.jpg

Tenemos el placer de presentaros las bandas que cierran el cartel de Knights of Metal 2017:

· ALAZKA (Alemania) presentando nuevo disco
· Dark Funeral (Suecia)
· Dead by April (Suecia) presentando su nuevo disco
· I Declare War (USA) único concierto en España
· Memphis May Fire (USA)

👉 ¡Comprad ahora vuestro Abono por 65€ o entrada de día por 45€, en breve subirán de precio! http://www.knightsofmetalbcn.com/entradas/

Además anunciamos dos cambios en la programación: Belphegor actuarán el viernes 26 y MorphiuM el sábado 27.
En caso que queráis cambiar vuestra entrada de día, enviadnos un mail a: info@knightsofmetalbcn.com. Disculpad las molestias

(cartel en orden alfabético, no en orden de actuación)

weblogo

17862545_10212282773455240_3534420849624600786_n.jpg

La primera edición del festival KNIGHTS OF METAL, que se celebrará en Barcelona los próximos 26 y 27 de Mayo, en el Poble Espanyol, cierra su cartel.

20 horas del metal más actual Las cinco bandas anunciadas recientemente, ALAZKA, Dark Funeral, Dead by April, I Declare War y Memphis May Fire, se suman a los 9 artistas ya confirmados. La banda sueca de metalcore Adept , con una única fecha en España en Knights of Metal, presentará su último trabajo, Sleepless (2016), cuarto álbum de estudio alabado por la crítica especializada. Los austríacos Belphegor, auto definidos como Diabolical Death/Black Metal, harán su “Ritual Show” en directo, un espectáculo de fuerza bruta y monstruosidad melódica, enérgica y feroz en el que adelantarán en exclusiva temas de su nuevo álbum, que verá la luz en septiembre. La banda líder de death metal progresivo canadiense Beyond Creation actuará por primera vez en España para derrochar virtuosismo y técnica, el grupo de metalcore Fit For a King presentará su último álbum Deathgrip (2016), un trabajo con trasfondo e historias emocionales. Los pioneros del folk metal tradicional finés Korpiklaani presentarán su aclamado noveno álbum de estudio, Noita (2015), en un concierto con alta dosis de energía melódica marca de la casa. El grupo de Gerona MorphiuM , los representantes nacionales del festival, presentará su último trabajo, The Blackout , con un estilo que pasa del metal más extremo al más melancólico y melódico. Obscura , la banda alemana de death metal en su vertiente más progresiva, presentará por primera vez en Barcelona, su nuevo trabajo, Akróasis . La banda griega de thrash metal Suicidal Angels presentará su último trabajo, Division of Blood (2016), un álbum grabado en el mítico Sound Lodge de Alemania, y cargado de guiños a sus bandas de referencia como Slayer y Kreator. Por último, californianos The Faceless harán un repaso de su discografía. La primera edición de Knights of Metal programará algunas de las bandas más actuales del metal con un line-up en el que se verán reflejados varios géneros del metal; thrash metal, metalcore, hardcore, metal progresivo, death metal, black metal y folk metal.


Pronto nuevo anuncio de bandas. Házte con tu abono por 65€ o entrada de día a 45€ antes de que suba el precio!

weblogo