Posts etiquetados ‘madness live’

581C88ED-F7A9-4EFF-B4A7-1D1D524F08E0.jpeg

“Trust no one” es el último disco hasta la fecha de los californianos DEVILDRIVER.  Un nuevo disco sensacional que, tras el maravilloso “Winter Kills” volvió a poner a la banda sobre los escenarios de todo el mundo. Guitarras afiladas, intenso groove que te llaman la atención a la primera escucha.

Legendaria banda que lleva ya 7 discos a sus espaldas y que Def Fafara (Coal Chamber) lidera de forma espectacular.

devildriver_web.jpg

Les acompañan la banda de moda JINJER, los ucranianos están en lo más alto y rompiendo con fuerza en la escena. En su último tour con Arch Enemy han demostrado sus grandes tablas y su impresionante directo.  Su fabulosa vocalista Tatiana se mete al público en el bolsillo en cada directo, ¡no puedes perderte a esta banda!

Fecha en Barcelona que no puedes dejar pasar de una de las bandas estandarte del metal en Estados Unidos, ¡DEVILDRIVER son imprescindibles y los tenemos junto a JINJER!

DEVILDRIVER + Jinjer

Jueves 9 de Agosto, 19:30 hrs.
Sala Razzmatazz 2 (Barcelona)
Anticipada: 25€ / Taquilla: 30€
Venta de Entradas:  TicketMADNESS.es, Revolver, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es y en el teléfono 902 150 025.

weblogo

Anuncios

lordi.jpg

El Hard Rock de LORDI regresa con “Sexorcism”, su disco más controvertido y polémico hasta la fecha.

Lanzado este pasado mes de Mayo, los finlandeses vuelven a la palestra con un trabajo que ya es el número 4 de ventas en formato físico en su país y ha alcanzado el top 20 en Alemania.

LORDI es sinónimo de Rock and Roll, de bestias que inundan la escena con una bien definida imagen que rompió esquemas con su salto a la fama.

lordi_web.jpg

“Naked In My Cellar” es su primer single, polémico como el disco al que pertenece y que ya nos adelanta que los shows de LORDI es esta gira serán igual de provocadores y llamativos.

Este próximo mes de Octubre, cita con LORDI.

Viernes 12 de Octubre
Calella Rockfest
Sábado 13 de Octubre, 19:30 hrs.
Sala Gamma (Murcia)
Anticipada: 23€ / Taquilla: 28€
Domingo 14 de Octubre, 19:30 hrs.
Sala Mon (Madrid)
Anticipada: 23€ / Taquilla: 28€
Lunes 15 de Octubre, 19:30 hrs.
Sala Santana 27 (Bilbao)
Anticipada: 23€ / Taquilla: 28€

weblogo

be-prog-festival-03-2018.jpg

El segundo día del Be prog se nos antojaba bastante más tranquilo. Esperábamos un público de mayor edad y algo más clásico dado el plato fuerte del día, que era Steve Hackett y su Genesis revisited. Pero al igual que el género al que está dedicado el festival, la tarde nos deparaba varias sorpresas.

PLINI: SOÑAR DESPIERTOS

Muchísimas ganas de ver a los australianos PLINI (es un proyecto en solitario, si, pero tratándose de un directo con sus respectivos cuatro miembros nos referiremos a “ellos”) en un contexto como este. Su propuesta instrumental era perfecta a modo de bienvenida a los asistentes que entraban pronto. Sin embargo, estuvieron muchísimo más allá de un simple telón de fondo. Era de prever, viendo la afluencia de público que además de ser superior a la apertura del día anterior, comentaba en voz alta su expectación.

plini-02-be-prog-festival-2018.jpg

El concierto fue idílico. Su propuesta es tan orgánica que no suena extraño hablar de la musicalización de los sueños. Psicodelia y mucha técnica, pero ante todo alma. Sería un enorme placer poder disfrutarlos en un auditorio preparado para ellos, más allá de en salas pequeñas como pudimos hacerlo el año pasado. , En este caso, lo único de la oportunidad y la comodidad que ofrecía el entorno ayudó en la creación de una atmósfera absolutamente mágica.

Los músicos se mostraron tímidos ante la devoción del público, pero muy agradecidos. Cada vez que Plini hablaba a través del único pié de micro habilitado despertaba la ternura de los asistentes. Pero sus incisos fueron cortos, y su música absolutamente protagonista. Desde luego quedaron altos en el ranking. Uno de los mejores shows del día, y del festival.

GAZPACHO: TAL VEZ DEBIERON SERVIRSE MÁS FRÍOS

La afluencia de público aumentaba. Pero el sol, todavía más extremo que el del día anterior, se hacía notar más que las ganas del público por ver a los noruegos Gazpacho. Su propuesta a medio camino entre el art-rock y el prog era una de las curiosidades del festival, teniendo en cuenta que es difícil cazarlos en show propio por estos lares.

Por desgracia empezaron con un sonido algo sucio, y justamente se trataba de uno de los grupos que más necesitaban de una limpieza impecable. La cosa se solucionó pronto, a la vez que el sol iba dejando paso a la proyección de las sombras sobre la plaza del poble español y los asistentes se iban congregando ante el escenario dejándose atrapar por la cocción a fuego lento de la propuesta.

gazpacho-02-be-prog-festival-2018.jpg

La incursión de un omnipresente violín para muchos parecía mera curiosidad, pero poco tardaron en darse cuenta que se trata de gran parte del cuerpo y alma de la banda, dedicada casi exclusivamente a la construcción de atmosferas. Tenían un papel complicado, pues siempre es más fácil disfrutar de estos grupos en sala y pudiendo contra con un juego de luces que la del sol no les permitía.

Lo que si ayudó fue el que posiblemente fuese el mejor uso de la pantalla trasera del escenario, con la proyección de diferentes cinemáticas elegidas para cada tema. Es una buena herramienta para los grupos y se agradece cuando se usa más elaboradamente que para poner el logotipo del grupo de fondo. Al final GAZPACHO consiguieron su propósito y terminaron entregando un concierto solido ante un público que pudo disfrutarles más a gusto de lo esperado, pese no conseguir una ovación absoluta.

SONS OF APOLLO: TRIUNFAN PERO NO EMOCIONAN

Me vais a disculpar lo vulgar de la expresión, pero lo que hicieron SONS OF APOLLO aquella tarde fue una “Sacada de miembro” en toda regla. La plaza presentaba posiblemente la mayor cantidad de público que vimos en toda la tarde, incluso más que de cara al plato fuerte que era STEVE HACKETT.

Con absoluta convicción y conocimiento de su condición de súper grupo, salieron al escenario a hacer lo que todo el mundo espera de un proyecto así: exhibirse. Sheenan y Bumblefoot salieron empuñando sendas doble mástil. Sherinian se marcó un Nacho Cano extremo a los dos teclados. Portnoy exhibía sus cabriolas y trucos habituales a bordo de una batería que ocupaba la mitad de la escena y a Soto no le cabía el Rockstar en el pecho. Los cinco eran absoluta actitud y energía, y desde el principio dejaron claro que aquello iba a ser una masterclass de virtuosismo instrumental a ritmo de una tralla que tenía al público enloquecido. Lástima que en este caso el sonido no acompañase demasiado. Faltaba guitarra y sobraba estridencia en el resto de instrumentos. Pero al respetable parecía darle igual.

sons-of-apollo-01-be-prog-festival-2018.jpg

Si algo no faltó en el show fue intensidad, de principio a fin. Todo el mundo se contagió de ella. Yo, por mi lado, eché en falta algo de emoción más allá de la adrenalina rociada en el ambiente. Todo quedó en el umbral del mero entretenimiento, cuando un grupo como es este puede ofrecer muchísimo más. Tal vez tanto exhibicionismo se sintió demasiado impostado. Pero al fin y al cabo lo que vimos fue en consonancia del trabajo que venían a presentar, y que por cierto interpretaron en su totalidad a excepción del puente instrumental: “Figaro’s whore”. El set lo completaron los que posiblemente fueron los más aclamados temas de su concierto. Sendas covers de DREAM THEATER: “Just let me breathe” y sobretodo la vitoreada “Lines in the sand”, que en este caso si emocionó a un público a estas alturas a los pies de la banda, pese a su interpretación mucho más rockera y clásica. 

STEVE HACKETT: HAY PARA QUIEN NO PASAN LOS AÑOS

Se acercaba el momento. El ambiente se cargó de solemnidad para recibir a uno de los grandes de esta liga. Si bien es cierto que la plaza no mostraba el nivel de afluencia que debería ante el evento, lo que si podemos confirmar es que aquellos que no estuvieron allí se perdieron algo absolutamente mágico.

Pese a que el tour recibe el nombre de “Genesis revisited, solo gems and GTR”, no fue hasta aproximadamente la mitad del concierto que Hackett dejó caer nada del grupo que le lanzó al gran público. La primera mitad del show se basó en las “Solo gems” o sea temas propios entre los que se dejó caer la maravillosa “When the heart rules the mind”, único tema de GTM que escucharíamos aquella noche.

La velada se abrió con “Please don’t touch” a modo de introducción. El juego de luces ayudaba en la creación de un ambiente de ensueño. Hackett, entre tema y tema, iba presentando el siguiente con un temple del que solo los ingleses disponen. Siguió con “Every day” en la cual ya hizo aparición Nad Sylvan a las voces, que desde aquel momento se encargó de orquestar las dos horas de concierto que quedaban por delante, con la teatralidad de sus movimientos (que a muchos nos recordaron a Dio) y su poderosísima voz. Una figura permanentemente atrapada entre el hard rock ochentero y el summer of love.

steve-hackett-01-be-prog-festival-2018

Todos los músicos estaban en estado de gracia. Haclkett destilando, obviamente, arte a la guitarra. Gary O’Toole hecho un pincel a bordo de una batería que a veces parecía que no pudiese seguirle el ritmo a él. Roger King a los teclados, Jonas Reingold al bajo y el que acaparó la mayoría de las miradas cuando no estaban puestas en Sylvan o Hackett: Rob Townsend, que iba intercambiando saxos, flautas y percusiones continuamente. Una comunión entre mundos que solo consiguen los grandes. El público estaba encandilado, pero sin embargo no fue hasta que no descorcharon de verdad la botella que la masa no explotó en absoluto éxtasis. Y eso fue con “Dancing with the moonlit knight”, de GENESIS, que arrancó una más que Sonora ovación desde sus primeras notas.

A partir de este momento la cosa se puso seria de verdad y los asistentes vivimos una experiencia absolutamente sensorial. Cerrar los ojos y dejarse llevar por la guitarra de Steve era, seguro, un sueño cumplido para muchos de los asistentes. Y es que la atmosfera que se creó, de respeto y atención por parte del público se respiraba en el aire. Ante dicho panorama se hacía todavía más dolorosa la falta de asistencia, ya que se trataba de un show que cualquiera, conocedor o no de la carrera de Hackett, hubiese disfrutado muchísimo.

Seis fueron los temas de GENESIS que pudimos escuchar aquella noche: “Dancing with the moonlit knight”, “The Fountain of Salmacis”, “Firth of fifth”, “The musical box”, y como era de prever: “Supper’s Ready”, sobre la que recayó la mayor atención a lo largo de sus veintitrés minutos de éxtasis progresivo.

El broche final lo puso la habitual “los endos”, que dejó respirar a un público que terminó las dos horas con los ojos brillantes y una sonrisa grabada en la cara.

BURST: SORPRENDEN DE VUELTA

A muchos les podía ya el cansancio o simplemente habían venido solo a por los platos fuertes. Otros nos quedamos a exprimir el festival tanto como pudimos.

Les tocaba la papeleta de cerrar el festival a los suecos BURST, con su reunión show. El grupo lleva inactivo desde 2008, o sea que íbamos a ser los primeros en verles sobre las tablas en diez años, aliciente de más que añadir a la curiosidad que nos mantuvo ahí a algunos.

Cabe decir que entre el público se encontraban algunos fans, pero bastante dispersos. La mayoría eran curiosos que quedaron prendados al primer tema. Y es que el grupo enamoró desde el principio con su propuesta prog-core, pero alejada del djent genérico, cosa que no sabéis cuanto agradecí.

burst-01-be-prog-festival-2018.jpg

Completamente entregados ante un público estático pero gozoso no pararon de mostrarse comunicativos y agradecidos por estar ahí viéndolos volver tras tan largo hiato. La combinación entre melodías, ambientes y pura tralla cabezona los hacía absolutamente disfrutables los conocieses o no. Además la energía de Linus Jagerskog era realmente pegadiza. Algunos incluso intentamos abrir un mosh pit, pero la cosa no cuajó. Cierto es que no era el entorno idóneo para ello.

El set lo formaron temas casi exclusivamente de su último disco, compuesto antes del hiato. No trajeron material nuevo ya que el parón fue completo. O sea que fueron sus más míticas como “I exterminate the I” o “I hold vértigo” los encargados de mover las nucas del personal.

Nos fuimos a casa con una sensación distinta a la del día anterior. Igual de positiva, pero hoy nos habíamos dejado sorprender de manera distinta por grupos que no esperábamos disfrutar tanto. Desde luego, la impresión que nos llevamos del festival no puede ser mejor. Esperemos poderlos disfrutar muchos años más, ya que se han convertido en uno de los imprescindibles nombres del verano musical en Barcelona. ¡Hasta el año que viene, y gracias!

Texto: Titus Ferrer Bellés

Fotos: Aránzazu Peyrotau

Fecha y lugar: 30 de Junio, Poble Espanyol, Barcelona

Promotora: Madness Live

weblogo

skid-row_lluís-garcía_barcelona_17.jpg

Prometedora noche de puro Rock ‘n’ Roll la que nos esperaba por delante en tierras catalanas de la mano de una de las bandas clásicas del género, los americanos SKID ROW con ZP Theart (ex- POWER QUEST, ex- DRAGONFORCE) como nuevo vocalista, y toda una sorpresa en la escena, los alemanes DOUBLE CRUSH SYNDROME como trio absolutamente demoledor encima de un escenario, como confirmarían tras su actuación. No era fácil competir con la final de la Champions, más en un país como el nuestro y con un equipo español como protagonista, pero Barcelona no falló y registró una entrada más que notable que se vio gratamente recompensada con la descarga eléctrica que se avecinaba.

Los primeros en repartir caña fueron unos desconocidos DOUBLE CRUSH SYNDROME que venían a presentar su álbum debut, “Die for Rock n’ Roll”. Potente y directo Rock, que aglutina la rebeldía del Punk y la fuerza del Heavy, con un Andy Brings (ex- SODOM, ex- POWERGOD) al frente, haciendo gala de su locura desatada y su continua búsqueda de complicidad con un público que no tardaría demasiado en entrar en calor.

El ritmo marcado por la batería de Julian Fisher marcaría el pistoletazo de salida a ritmo de “She’s a Pistol”, a la que le seguiría sin apenas un segundo de concesión “Yeah! Pain!”. Riffs de guitarra con mucho rasgueo y espíritu Punk no exento de melodías vocales más Pop, de pegadizos estribillos para cantar y corear sin excesivos problemas en directo. Sin moverse demasiado de esa línea nos encontramos ante “On Top of Mount Whatevererst”.

Pisarían el acelerador con “Blood on My Shirt”, con Andy gozando de la fiesta sobre las tablas y mostrando orgulloso su tatuaje de “Youth Gone Wild”. Las melodías pegadizas se apoderarían del sonido de los altavoces con la imponente base rítmica marcada por Julian en compañía de un activo Slick Prolidol al bajo.

Con “Die for Rock N’ Roll” se meterían a los asistentes definitivamente en el bolsillo y es que tablas y experiencia les sobra a estos músicos, despidiéndose del respetable con “Gimme Everything”, con la que dieron el resto con su vocalista mezclándose entre la multitud. Toda una grata sorpresa, así que habrá que estar bien atentos.

Y con una puntualidad británica saltarían a escena los protagonistas de la noche, SKID ROW, que arrancarían el show con un caballo ganador como “Slave to the Grind”, a la que le seguiría otro clásico como “Sweet Little Sister”. No es casual que prácticamente la totalidad de su repertorio se base en sus dos primeras obras, y es que cada uno de los cortes funciona como un auténtico cañonazo en vivo. Y ellos lo saben mejor que nadie. Así harían las delicias de los suyos con “Piece of Me” con Rachel Bolan tan omnipresente como siempre al bajo y coros, y con el debutante ZP mostrando músculo vocal en “Livin’ on a Chain Gang”.

Las guitarras de Scotti Hill y Dave Sabo seguían ejecutando afilado metal con mucho groove en “Big Guns”, coreada y celebrada por los fieles seguidores que se agolpaban en las primeras filas. El inconfundible inicio de “18 and Life” provocó un brote de móviles al aire y emocionados rostros, testigos de uno de los grandes himnos de la historia del Rock ‘n’ Roll, y no era para menos. Un servidor es la primera vez que disfrutaba de los de New Jersey y os puedo asegurar que la banda estaba aprobando con gran nota. Volveríamos a bailar al son de “Makin’ a Mess” y “Rattlesnake Shake”, dos grandes representantes de un álbum que está ya cerca de cumplir tres décadas.

ZP dejaría el protagonismo al micrófono a Rachel en el cover de RAMONES “Psycho Therapy”, directa, divertida y tremendamente enérgica, como antesala de la calma intensamente emotiva de “Quicksand Jesus”. Tremendo tema. Sería el turno de volver a mover el esqueleto y levantar el puño al ritmo de “Monkey Business”, que la banda extendió considerablemente a causa de la guitar jam que se marcaron Scotti y Dave, siempre bien escudados por el bajo y batería de Rachel y Rob Hammersmith, respectivamente. Y así llegaríamos al inevitable bis de los estadounidenses. Satisfechos y exhaustos, pero con ganas de más caña.

Y a su vuelta no decepcionaron. Ni mucho menos. “I Remember You” protagonizaría uno de los momentos más emotivos de la velada, con ZP ganándose su puesto con un registro, eso sí, más heavy del que quizás estamos acostumbrados en las composiciones de la banda, pero dando sobradamente la talla. “We are the Damned” fue la única concesión a tiempos más actuales, algo efímero, ya que con el fin de fiesta marcado por los clásicos “Get the Fuck Out” y, sobretodo, por la inmortal “Youth Gone Wild” que hizo vibrar, saltar y gritar a un público conocedor que sería la última pieza del set. Y no defraudaron.

Ojalá SKID ROW vuelvan a vivir una segunda juventud y nos regalen en un futuro próximo un disco a la altura de su legado, y es que ingredientes parece que no les faltan a pesar de que muchos quizás echen en falta una reunión con Sebastian Bach. Solo el tiempo nos dará la respuesta pero mientras podemos asegurar que su vuelta a los escenarios es una excelente noticia para cualquier aficionado al Rock y al Heavy Metal.

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 26 de Mayo, Sala Salamandra, L’ Hospitalet (Barcelona)

Promotora: Madness Live

weblogo

ya-ha-comenzado-la-gira-legacy-of-the-beast-de-iron-maiden.png

Tras el espectacular éxito de la gira internacional de 2016-17 para presentar su decimosexto álbum de estudio, The Book Of Souls, IRON MAIDEN se han echado de nuevo a la carretera en 2018 para dar una serie de conciertos en festivales y estadios de Europa dentro de la gira mundial «Legacy Of The Beast» que comenzó en Tallin (Estonia) el 26 de mayo y finalizará el 10 de agosto en el o2 Arena de Londres. Esta única fecha en España, tendrá lugar el próximo sábado 14 de Julio de 2018 en el Estadio Wanda Metropolitano de Madrid.

El concepto de la gira mundial «Legacy Of The Beast» se inspiró en el juego para móviles y en el cómic de Maiden del mismo nombre. El diseño del escenario presentará una serie de «mundos» diferentes, pero a la vez conectados, con un repertorio de canciones que abarca una amplia selección de material de los años 80 con un buen puñado de sorpresas de los últimos álbumes que lo harán más variado.

21.jpg

Las bandas SABATONGOJIRA serán las encargadas de abrir uno de los conciertos más memorables que han tenido lugar en nuestro país. Unos invitados de lujo que componen un cartel absolutamente espectacular formando una fecha ineludible para cualquier aficionado al Heavy Metal.

Os recordamos que aún podéis haceros con vuestra entradas en redes Ticketmaster y puntos de venta habituales. ¡Entradas de pista agotadas! ¿Te lo vas a perder? ¡Qué no te lo cuenten!

  • 14 de Julio, Estadio Wanda Metropolitano, Madrid

weblogo