Posts etiquetados ‘megadeth’

36860416_926496147553657_8867298541979041792_o.jpg

Y con el cansancio propio que le causa a uno un festival tan intenso como el ROCK FEST BARCELONA pero con el deseo de que ojalá no se terminara todavía nos encontramos en la última jornada. ¿Lo bueno? Que nos esperaba un día de lo más ajetreado. ¿Algo más? ¡Sí! Que ya tenemos fecha para el año que viene y los abonos ya están a la venta. ¡Ah! ¡Y que durará un día más! Así que anotad la fecha: Del 4 al 7 de Julio de 2019. Mismo lugar.

Era sábado y las actuaciones comenzaban aún más pronto que el resto del festival, así que nos perdimos a los thrashers por excelencia de la escena germana, DESTRUCTION, a una banda del bagaje de DARK TRANQUILITY y al Rap Metal de los nacionales BOURBON KINGS que, según nos cuentan, y a pesar de lo prohibitivo de la hora se dejaron la piel encima del más pequeño de los escenarios.

Bajo un sol de justicia salían a escena THE DEAD DAISIES, toda una sensación dentro del panorama del Hard Rock con músicos de la talla de los guitarristas David Lowy o Doug Aldrich (DIO, WHITESNAKE) al frente o John Corabi a la voz. Les vimos homenajear a unos grandes como THE ROLLING STONES con “Bitch” y darnos una lección de buena música con “Last Time I Saw the Sun” o “Long Way to Go”. Un público entregado, animado y levantando el puño bien en alto durante todo su repertorio. ¡Menuda forma de comenzar el día! Aunque por desgracia nos perdimos a UNLEASH THE ARCHERS.

La cosa se ponía seria a base de Heavy Metal con los contundentes y personales riffs de Jon Schaffer y sus ICED EARTH, y es que con la entrada de esa bestia parda que es Stu Block a la voz parecen estar viviendo una nueva juventud, y su nueva obra, “Incorruptible” es el mejor ejemplo de ello. Se repitieron algunos de los errores de sonido que tanto nos afectaron la jornada anterior, especialmente a nivel del volumen vocal, pero fue tal la contundencia de los de Florida que fue imposible resistirse al headbanging más salvaje.

Con apenas una hora de show decidieron centrarse especialmente en su último disco de la mano de los temas “Great Heathen Army”, la violenta “Seven Headed Whore”, “Raven Wing” y “Clear the Way (December 13th, 1862)”, recuperando uno de los clásicos recientes de su nuevo vocalista, “Dystopia”. Pero no os asustéis, no se dejaron en el tintero “Burning Times”, “Vengeance is Mine”, “The Hunter” o la emotiva “Watching Over Me”, dedicada al recientemente fallecido Vinnie Paul. Una montaña rusa metálica que estamos deseando ver en sala lo antes posible.

Nos decidimos por refugiar un poco en la sombra para disfrutar del espectáculo (bueno, lo podemos definir así, ¿no?) de MOJINOS ESCOZÍOS y su Rock ‘n’ Roll macarra y divertido, perfecto para este tipo de saraos, con “El Sevilla” como maestro de ceremonias descargando junto a los suyos temas tan emblemáticos y reconocibles como “¿Me Has Dicho Borracho?”, “Mi Jefe” o “Al Carajo”. A estas alturas sobran las presentaciones y las explicaciones. Cachondeo en estado puro con sus monólogos, chistes y, como no, mucho Rock. Eso sí, nos perdimos a INSOMNIUM ¡Y ya van dos veces en lo que va de año!

Seguíamos disfrutando de buen Rock gracias a PHIL CAMPBELL AND THE BASTARD SONS, nueva banda del mítico Phil Campbell, que no perdió la oportunidad de dejarnos un buen puñado de nuevas canciones y, como no, algunos de los clásicos que hicieron grandes a su anterior banda, MOTÖRHEAD. Lemmy, se te echa mucho de menos, demasiado. No faltaron “Rock Out”, “Born to Raise Hell” o la inmortal “Ace of Spades”, que puso patas arriba el recinto con todo el mundo cantando al unísono. Lemmy, ¡Va por ti, allá donde estés!

Cuanto se agradecen propuestas como la que ofrecieron SÔBER en el festival, con orquesta incluida, rememorando su enorme “Paradÿsso” y acompañándolo de otros grandes éxitos que nos han dejado por el camino los madrileños. Simplemente el hecho de ver al cuarteto rodeado de todo un arsenal de cuerda ya por si ofrecía una estampa preciosa que aún resultó más excelsa cuando se puso a la acción. Obviamente no contaron con el tiempo completo del show que realizaron en Madrid pero por suerte los tendremos por la ciudad condal a finales de año.

Carlos Escobedo estuvo tan comunicativo y líder como en él es habitual, comandando el sonido a través de su garganta y su potente bajo, con temas como “Diez Años”, “Arrepentido” o el propio “Paradÿsso” con un sonido más que notable y una energía marca de la casa. Jorge y Antonio Bernardini ponían la fuerza al servicio de sus guitarras mientras Manu Reyes golpeaba la batería con la maestría a la que nos tiene acostumbrados, y no se dejaron en el tintero composiciones tan emotivas como “El Hombre de Hielo”, la reciente “Blancanieve” y, como no, una “Naufrago” que, como siempre, nos puso la piel de gallina. ¡Bravo chicos! Fue una lástima perdernos a TREMONTI pero desgraciadamente no podemos estar en dos sitios a la vez e hicisteis que mereciera la pena.

La banda por excelencia del Heavy Metal cristiano STRYPER venían presentando nuevo disco, “God Damn Evil” y dejaron a toda la parroquia más que satisfecha, y es que completaron uno de los mejores conciertos del día sin ningún tipo de duda. Los hermanos Sweet, con Michael a la voz y la guitarra al frente del cuarteto, dejaron claro que la religión cristiana y el metal no están reñidos y repasaron algunos de los clásicos que les hicieron muy grandes en la década de los ochenta.

El pistoletazo de salida lo dio “Yahweh”, a la que le siguieron cortes de su último trabajo como “The Valley”, la propia “God Damn Evil” o el reciente single “Sorry”, que tuvieron una muy buena acogida aunque difícil de comparar con la que consiguieron temas tan clásicos como “Calling On You”, la cañera “Soldiers Under Command” y, por supuesto, “To Hell With the Devil”, con la que cerraron su actuación. Personalmente se echó en falta uno de sus grandes himnos, “In God We Trust”, pero dejaron patente su fe repartiendo un buen arsenal de biblias entre sus fieles.

Comenzaba la hora de los pesos pesados de la noche y MEGADETH salieron a por todas, con un impecable setlist, mucho mejor que el que tuvimos ocasión de escuchar en su reciente actuación en la última edición del NOVA ROCK y con una banda, especialmente Mustaine, en estado de gracia. Casi irreconocible. Y es que, teniendo en cuenta las limitaciones y personalidad de su voz, sonó mejor que en muchos años, con una actitud mucho más activa y cómplice con su público, y, eso sí, rodeado de una serie de músicos del más alto nivel.

Los californianos atacaron sin piedad con “Hangar 18”, en la que ya se le pudo ver mejor de lo que en algunas ocasiones nos tiene acostumbrados, y tras la que volvieron a su presente más reciente de la mano de “The Threat Is Real”. La enorme pantalla iba mostrando imágenes de guerra y política, marca de la casa, mientras seguían sonando clásicos como “The Conjuring” o “Sweating Bullets”, que nos hizo vibrar, cantar y saltar como hace tiempo que yo no les recuerdo a los estadounidenses. Además la guinda la pusieron recuperando un corte de la calidad de “She-Wolf”, con Mustaine haciendo de pareja de baile a la guitarra con un Kiko Loureiro totalmente integrado en la banda. Volvió la caña más burra con “Tornado of Souls” para después regresar a la calma de la mano de “Trust”, toda una sorpresa dentro del set.

No daban tregua, no hacían prisioneros, y que mejor que celebrarlo al ritmo de la propia “Take No Prisioners” que sonó francamente violenta y que desataba la locura entre unos seguidores que aún seguían en estado de shock. “Dystopia” sería la única concesión al presente ya que a partir de aquí fue todo un recital de Thrash Metal de la vieja escuela comenzando por su himno entre himnos, “Symphony of Destruction” con los habituales “Megadeth! Megadeth! Aguante Megadeth!” del público. “My Last Words” y la imponente “Peace Sells” con la base rítmica imprimida por el bajo de David Ellefson y la batería de Dirk Verbeuren siguió haciendo la delicia de los suyos hasta la llegada de “Holy Wars… The Punishment Due” que puso la nota final, y que final, de uno de esos conciertos que se van a recordar durante mucho tiempo.

Era el turno para uno de los cabezas de cartel del festival, los alemanes SCORPIONS, que nos visitaban por segunda vez con un show y un setlist muy similar, quizás demasiado, al que ya presentaran tres ediciones atrás. Y es que poco se les puede achacar a Klaus Meine, Rudolf Schenker, Matthias Jabs y compañía a estas alturas, habiendo escrito en mayúsculas (y negrita) su nombre en la historia del Hard Rock. Pero una cosa no quita la otra y el repertorio resulto algo desigual, con picos muy altos y otros… no tanto, de ritmo algo irregular y con algunos excesos que personalmente creemos que les pasó cierta factura, pudiendo hacer un concierto memorable y quedándose, simplemente, en uno muy bueno. Y es que material para lograrlo les sobra.

Tras un inicio marcado por el ligero retraso que se iba trasladando de una banda a la siguiente, los germanos salieron con una puesta en escena de lo más colorida y psicodélica con temas que repasaban distintas etapas de su dilatada carrera como “Going Out With a Bang”, “The Zoo” o “We Built This House”. Pero fue realmente a partir de las preciosas “Send Me an Angel” y “Wind of Change” cuando tanto la banda como el público se vinieron definitivamente arriba, marcando un claro punto de inflexión en su actuación, que ya prácticamente rozaría el sobresaliente a lo largo de la misma. ¡Y “Tease Me Please Me” devolvió la caña!

Una de las sorpresas de la noche la protagonizó “Overkill” de MOTÖRHEAD, aprovechando la pegada de Mikkey Dee que se encontraba tras la batería, y la irrupción en el escenario de Phil Campbell. Un sentido y merecido homenaje, otro más, al bueno de Lemmy. Le siguió, como no, un solo de batería que marcó el preludio para “Blackout”, uno de sus cortes más heavies, que vino acompañado de la pegadiza “Big City Nights”. Así llegamos al merecido bis, que aprovecharon para tomar un poco de aire y volver por todo lo alto con probablemente sus dos canciones más célebres y celebradas. La eterna balada del Heavy Metal “Still Loving You” y el cañonazo “Rock You Like a Hurricane”, que sirvieron para dejar el pabellón bien alto tras un inicio alto más discreto. ¡Genios y figuras!

Y llegamos a la medianoche, o lo que era lo mismo, la hora de KISS, “la mejor banda del mundo”, aunque permitidnos ponerlo en tela de juicio. Obviamente son muy grandes, han hecho mucho por el Hard Rock a nivel mundial, y tienen un espectáculo difícilmente comparable al de ninguna otra banda del planeta, pero los años pasan para todos, para unos más que para otros, y el estado vocal de Paul Stanley a día de hoy dista mucho de ser el que era, y lo que es peor, evoluciona francamente mal de una visita a la otra. Pero no nos engañemos, al Rey lo que es del Rey.

“Shout It Out Loud” es una de esas canciones que pone en pie a cualquiera, y “I Was Made for Lovin’ You” es una de nuestras debilidades de los estadounidenses, aunque, todo sea dicho, les quedó un tanto deslucida especialmente a nivel vocal y con algún que otro desajuste rítmico. Eso sí, ver a Gene Simmons escupir fuego en “Firehouse” o sangre durante su solo de bajo, y disfrutar de las voces de Tommy Thayer o Eric Singer, con el añadido de contar con grandes hits que han puesto banda sonora a nuestras vidas como son el caso de “Love Gun”, “Lick It Up”, “Rock and Roll All Nite” o “Detroit Rock City” es todo un privilegio. Pero amigos, todo tiene un final, y quizás el suyo esté más cerca de lo que parece, o no. Dependerá única y exclusivamente de ellos.

Y así llegamos al final de la quinta edición del ROCK FEST BARCELONA, que ponía su definitivo punto y final con T.N.T., LUJURIA y más DJs en acción. Un grandísimo festival de Hard Rock y Heavy Metal que se ha convertido ya no en un referente en el panorama nacional, sino internacional. ¡Y lo mejor de todo es que en un año volveremos a estar rodeados de buena música y buena gente disfrutando como niños! ¡Hasta el año que viene!

Texto: Lluís “DiMu” García

Fotos: Rock Fest Barcelona

Fecha y lugar: 7 de Julio, Can Zam, Barcelona

Promotora: RockNRock

weblogo

 

 

parkway-drive-06-nova-rock-2018-2.jpg

Quizás a muchos de vosotros el nombre de Nova Rock Festival no os suene demasiado, y es que es fácil verse eclipsado por los más (re)conocidos de Europa como pueden ser Hellfest, Wacken, Sweden Rock, Rock am Ring, Download o Rock Fest, por citar solo algunos ejemplos. Pero no os preocupéis, que tras nuestro paso por allí os traemos a continuación la experiencia de todo lo vivido durante cuatro días con una propuesta de lo más variada del género musical, plagada de grandes y desconocidos nombres cuyo nexo de unión es el Rock.

Perdidos en medio de los inmensos Pannonia Fields de Nickelsdorf, en los límites fronterizos de Austria, fuimos testigos de todo un ejemplo de organización, gusto y cariño por la música, que nos han dejado una maleta llena de buenos recuerdos de camino a casa. La lluvia y el barro del primer día pronto dejaría su lugar a un sol resplandeciente para iluminar unos escenarios que debían albergar a grandes ídolos dispuestos a satisfacer el hambre rockero de cinco decenas de miles de seguidores que, un año más, han hecho del Nova Rock Festival todo un éxito. Y ya van más de diez.

NOVA ROCK FESTIVAL – JUEVES 14 DE JUNIO

 Una intermitente lluvia, tan discreta como molesta, nos llevaba a caminar entre el barro que el diluvio de la noche anterior (y que se repetiría de madrugada) había provocado en la zona de acampada y la entrada al propio festival, que no aguaría el entusiasmo de los centenares de asistentes que se agolpaban impacientes en las puertas de acceso. Y es que el momento había llegado.

STARCRAWLER: ¡ARRANCA EL FESTIVAL!

El reloj apenas marcaba las dos de la tarde cuando nos acercamos al Red Stage, uno de los dos grandes escenarios del festival, para ver de que eran capaz unos jóvenes Starcrawler. Una mezcla de rock añejo, vestido con atuendos de espíritu glam y con sangre punk, capitaneados por la fascinante energía de Arrow de Wilde.

Un buen puñado de temas cortos, directos y muy crudos, que forman parte de su debut discográfico de título homónimo, y que sirvieron para descubrir una promesa de lo más interesante, y es que los que pudieron verles en la pasada edición del Primavera Sound ya nos habían avisado. Y tenían razón. Si queréis haceros una idea de cómo suenan os invito a escuchar “I Love L.A.” o “Let Her Be”.

EGO KILL TALENT: ENTRANDO EN CALOR

Probablemente en unos días el nombre de Ego Kill Talent os diga mucho más, y es que serán la banda invitada del paso por Barcelona de Shinedown, quienes, por cierto, también actuarían en el festival poco después. Rock de tintes alternativo e influencias Stoner desde Brasil, con Jonathan Correa a la voz.

A pesar del poco tiempo que gozaron y de abrir el telón del pequeño de los escenarios, el Red Bull Music, dejaron un buen sabor de boca con algunos de los cortes de su debut, entre los que podríamos destacar títulos como “Sublimated”, “Collision Course” o “Last Ride”. Nos vemos en unos días.

SHINEDOWN: ¡ATENCIÓN, ATENCIÓN!

 Desde América se presentaban encima del escenario Shinedown, unos viejos conocidos, que con su reciente “Attention Attention” venían a reclamar lo que es suyo, sin importar la hora, el tiempo o el marco en el que se encuentren. Y es que con seis discos a sus espaldas y con un frontman como Brent Smith al frente, no tardaron en ganarse al público.

Además, es de agradecer que él mismo se acercara al foso durante su actuación para saludar uno a uno a los fotógrafos que allí nos encontrábamos, mientras descargaban viejas y nuevas representaciones de su carrera musical como “Sound of Madness”, “Cut the Cord”, “Enemies” o su reciente “Devil”. Sobran las presentaciones, aunque si tenéis la oportunidad de acercaros a su inminente fecha en Barcelona no lo dudéis ni un momento. No os arrepentiréis.

MESHUGGAH: BRUTALIDAD SUECA

Aquí un servidor ha de confesar que no es especialmente afín a los sonidos más extremos ni progresivos del Metal, ni, por lo tanto, de la trayectoria de los suecos Meshuggah, pero es indudable de la aplastante fuerza que poseen Jens Kidman, Fredrik Thordendal, Tomas Haake y compañía. Y ahí están las tres décadas que estos suecos llevan dando guerra, nunca mejor dicho, en esto del Metal.

No les hace falta presentar disco nuevo para ocupar cualquier puesto dentro de cualquier festival, y es que composiciones como “Clockworks”, con la que dieron el pistoletazo de salida, o “Demiurge”, con la que pusieron punto y final, son la perfecta muestra de toda la violencia sonora, no exenta de técnica, que les acredita. Algún día veremos a una banda sueca sonando “mal”… algún día.

HOLLYWOOD UNDEAD: LA MÁSCARA METÁLICA

Las tendencias más alternativas saltarían a escena de mano de los angelinos Hollywood Undead, que ataviados tras sus máscaras, hicieron sonar por todo lo alto su mezcla de rap y metal, de pegadizas melodías, como en el caso de su reciente “Whatever It Takes” que sería la elegida para abrir su show.

No cabe duda de la frescura e interés que despierta su propuesta, a juzgar por la respuesta de sus fans, especialmente de las primeras filas, y en la que dieron rienda suelta a clásicos como “Undead” o piezas más actuales como “California Dreaming”. El Nu Metal sigue vivo y ellos son una buena muestra de ello.

ASKING ALEXANDRIA: UN NUEVO COMIENZO

Y es que tras el efímero paso de Denis Stoff en la banda, quien dejara el notable “The Black” como legado, Danny Worsnop, el hijo pródigo y cantante original de los ingleses, ha vuelto con nuevos aires y dirección musical que ya mostró sus primeros esbozos en “From Death to Destiny” años atrás. No es casual que su nuevo disco tenga por título “Asking Alexandria”, mostrando una evidente declaración de intenciones, punto de inflexión y renacimiento para el quinteto.

Quizás para decepción de muchos un set corto y basado mayoritariamente en su reciente obra no fuera la mejor noticia, pero os puedo asegurar que en cortes como la gran “Into the Fire”, “Where Dit It Go?”” o su último sencillo, “Alone in a Room”, es donde a Danny no solo se le ve mejor técnicamente, sino también mucho más cómodo tanto en su registro como en, probablemente, su paladar musical. Buen directo que, eso sí, les aleja un peldaño más del Metalcore que les vio nacer. Bueno o no ya es algo que va en función de vuestros gustos.

STONE SOUR: COREY TAYLOR A TRAVÉS DEL ESPEJO

A falta de tener de vuelta a la actualidad a Slipknot, Corey Taylor sigue al pie del cañón tanto en estudio como en directo con su otra banda, Stone Sour, con un gran y extenso trabajo como es “Hydrograd” bajo el brazo, del que dieron gran muestra en su repertorio, pero sin olvidar sus canciones más celebradas. Una nueva muestra de la calidad que posee la banda y de la indudable presencia escénica que tanto a nivel vocal como icónica desprende Corey.

Comenzaron fuerte con “Whiplash Pants” y acabaron por todo lo alto con “Fabuless”, ambas de su reciente obra, dejándonos en el camino algún cañonazo clásico como “Get Inside”, más cercana al sonido de Slipknot, la pegadiza “Song #3” o la preciosa “Through Glass”, indispensable en cualquiera de sus conciertos, y el de esta tarde/noche no fue precisamente una excepción, creando un clímax de lo más intenso y emotivo entre artista y público. Si tenéis la suerte de ir a la próxima edición del Resurrection Fest (no sabéis como os envidio) ya podéis reservar un hueco en vuestra agenda.

SKILLET: ROCK CRISTIANO Y ELEGANTE

Desgraciadamente, y como suele ser habitual a inevitable en todos los grandes festivales, siempre hay algunas actuaciones que se nos solapan y nos impiden disfrutar de todos los grupos que nos gustaría ver. Y aquí no iba a ser una excepción, y es que difícil elegir entre Stone Sour y Skillet cuando ambas propuestas te gustan prácticamente por igual y cuando, además, nunca has visto a ninguno de los dos en vivo. Así que nos escapamos, apenas cinco minutos, a ver a los de Tennessee.

Llegamos al escenario para el final de “Whispers in the Dark”, a la que le siguieron “Sick of It” y la más reciente “Back From the Dead” o la pegadiza “The Resistance”, que dejaron buena muestra de su calidad musical. Ojalá pronto, o algún día, podamos verles como merecen en alguna de las ciudades de nuestro país, y es que esperamos impacientes una futura gira de la banda. Promotores, ahí lo dejo…

MEGADETH: SINFONÍA DE DESTRUCCIÓN 

Y llegaría el turno de uno de los grandes nombres de este primer día, y por ende, del festival, con Megadeth. Mustaine y los suyos salieron sobrios, como suele ser habitual en el estadounidense, con una actitud bastante estática, escondiendo su rostro tras su rizada cabellera rubia, y con un estado de voz que, si casi nunca ha brillado por su técnica, mostraba claramente el paso de los años. Para mal, y para bien, y es que la personalidad y sello tan característico están ahí y es algo que nunca nadie le va a poder quitar ni negar.

Comenzaron fuerte, con su clásico “Hanger 18” que enchufó de bien principio a toda la legión de seguidores que allí se daban cita, y que no se vieron en absoluto decepcionado con uno de los temas más potentes de su último disco de estudio, “The Threat Is Real”, con esos riffs marca de la casa y con la calidad de Kilo Loureiro aportando músculo y fuerza escénica a la maquinaria de la banda en directo. No faltaron “Sweating Bullets”, “Tornado of Souls” o “Dystopia”, formando un set corto pero intenso, en el que personalmente eché muy en falta una composición del calibre de “She-Wolf”, una de mis favoritas.

El último tercio del show no ofreció ningún tipo de tregua, encabezado por uno de esos himnos del Heavy Metal como es “Symphony of Destruction”, que levantó una de las mayores ovaciones de la noche y que fue cantado a pleno pulmón por una parroquia austriaca visiblemente más “calmada” bajo la percepción de lo que uno está acostumbrado a vivir aquí. El bajo de David Ellefson anunciaba la llegada de “Peace Sells”, a la que le continuó la tralla de “Mechanix” y el cierre de, como no, “Holy Wars… The Punishment Due”. Está claro que nos queda Megadeth para rato, que Mustaine es Mustaine con sus sombras y luces, y que los que vienen detrás, vienen pegando muy fuerte, con lo que, obviamente, algún día dará lugar ese relevo en lo alto del Metal.

PARKWAY DRIVE: RELEVO GENERACIONAL

Lo de Parkway ya no es una promesa, es toda una realidad. Los de Australia lo tienen todo para alzarse en lo más alto de la escena metálica. Desde un puñado de canciones de alto voltaje, hasta un directo absolutamente arrollador, pasando por una puesta en escena espectacular y una legión de fans que no para de crecer día a día. Y es que, si bien es cierto que su sonido se ha ido alejando del Metalcore más salvaje de sus primeros discos como “Killing with a Smile”, “Horizons” o “Deep Blue”, desde “Atlas” no han parado de evolucionar y hacerse con un privilegiado (y merecido) puesto al asalto del trono del futuro del Metal.

“Wishing Wells” sirvió a la vez de introducción y de primera bala para que Winston McCall saliera a comerse, literalmente, el escenario, con una fuerza, una presencia y una energía absolutamente arrolladora. Y creo que la elección de dicho corte es magnífica para arrancar el show. “Prey” tendría poco que envidiarle, también de su última obra, “Reverence”, y con unas líneas de guitarra a cargo de Jeff Ling y “Luke “Pig” Kilpatrick deliciosas, que culminan a la perfección con un estribillo con mucho gancho, ideal para el directo. No podía faltar la clásica “Carrion”, la muestre de “Ire” con “Vice Grip” y “Dedicated”, o la vuelta al presente más inmediato de la mano de la majestuosa “Cemetery Bloom” y el ritmo tan pegadizo de “The Void”. Fuego, pirotécnica y un juego de luces a la altura de los músicos que presidian el escenario se convertían en perfecta armonía, mientras la descarga seguía adelante sacando pecho con antiguas composiciones como “Idols and Anchors” y “Karma”.

Como si del “We Will Rock You” del Metalcore se tratara “Writings on the Wall” seguía caldeando el ambiente, como preludio a “Destroyer” y una “Absolute Power” que dejaba patente lo mucho que confía el quinteto en sus obras más recientes. Y razones no les faltan, precisamente. El inconfundible sonido de guitarra anunciaba “Wild Eyes”, tema que terminaría de desatar la locura entre sus seguidores y que, seguramente, les serviría para reclutar a un buen puñado de ellos a sus filas, como hicieron conmigo hace unos años. El escenario se llenaría de fuego con “Crushed”, otro de esos temas que ayudan a entender el crecimiento de Parkway Drive, con Ben “Gaz” Gordon girando 360 grados golpeando con violencia y precisión de cirujano su batería. ¡Espectacular! “Bottom Feeder” sería la última carta de su jugada maestra, que reivindica, una vez más, que los australianos están más que preparados para llegar a lo más alto. Y no tengo ninguna duda de que así vaya a ser.

publico-nova-rock-2018-02-2.jpg

MARILYN MANSON: DULCES SUEÑOS

Y antes de ir a dormir un poquito de Marilyn Manson, ¿qué os parece la idea? Si una cosa está clara y ha quedado patente a lo largo de su dilatada y polémica carrera, es que el señor Manson es capaz de lo mejor y de lo peor en directo, y, por suerte, esta noche fuimos testigos de lo primero. Obviamente no fue una actuación que pasará a la historia del Rock, pero se convirtió en un show notable, más que solvente, en una gira que además presenta un setlist de lo más equilibrado, y con un buen disco como es “Heaven Upside Down” como carta de presentación. Sus días de gloria quedaron atrás, pero el legado que tiene a sus espaldas le llevan a estar donde está y a, como hoy, ser cabeza de cartel de grandes festivales alrededor de todo el mundo.

La fiesta comenzaba por todo lo alto con piezas indispensables en su discografía más representativa como “Irresponsible Hate Anthem”, “Angel With the Scabbed Wings”, “This is the New Shit”, “Disposable Teens” o la divertida “mOBSCENE”, que le permitieron su espacio a cortes más actuales como “Deep Six” o su reciente “Kill4Me”, que apenas desentonaron en la actuación. Ni la figura ni la voz de Manson es la de antaño, pero cumplió con las expectativas de sus seguidores o, como en mi caso en particular, de los más escépticos, y “Rock is Dead”, The Dope Show”, “Sweet Dreams (Are Made of This)” o “The Fight Song”, contribuyeron enormemente en ello.

Tras el primer bis llegaría el turno de “Antichrist Superstar”, uno de sus grandes clásicos, aunque nada en comparación a lo que despertaría entre el respetable “The Beautiful People”. ¿Quién no ha cantado, bailado o gritado alguna vez al ritmo de este éxito de la historia del Rock y el Metal? Probablemente si estás leyendo estas líneas lo habrás hecho. Así que después tocaría realizar un último descanso para poner el punto y final con el cover de “Cry Little Sister” y “Coma White”. Ya no estamos en los 90 ni músicos como John 5 o Twiggy Ramirez le hacen compañía en el escenario, pero Marilyn Manson siguen siendo uno de los grandes referentes en la historia del Rock, nunca exento de polémica o controversia. Pronto le veremos en el Download de Madrid donde podréis sacar vuestras propias conclusiones.

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 14 de Julio, Nova Rock Festival, Nickelsdorf, Austria

Promotora: Nova Music Entertainment

weblogo

Rock-Fest-Bcn-2018-Horitzontal-2.jpg

Hoy mismo se ha publicado la distribución por días y escenarios de la próxima edición del ROCK FEST BARCELONA que se celebrará los próximos 5, 6 y 7 de Julio en el Parc de Can Zam de Santa Coloma de Gramanet, Barcelona.

A continuación tenéis todos los detalles en el cartel que la promotora, ROCKNROCK, ha publicado en sus redes sociales.

30708512_876672242536048_8832995308200787968_n.jpg

Los abonos para ROCK FEST BARCELONA los puedes adquirir al precio de 175€ + gastos de distribución.

También están a la venta las entradas para cada uno de los días del festival.

Las entradas estarán disponibles y abonos para asistir los tres días del festival están a la venta a a través de la web deRock’N’Rock. y de la red de Ticketmaster ( Fnac, Halcón Viajes, Carrefour…). Además, una edición de entradas de coleccionista a todo color se puede conseguir en la web del Festival.

weblogo

25073271_815412181995388_5508510702855820511_o

Puntales absolutos del thrash metal y e integrantes del legendario Big 4, MEGADETH se suman a la próxima edición de Rock Fest Barcelona, que se celebrará del 5 al 7 de Julio en el Parc de Can Zam de Santa Coloma de Gramenet.

La banda de Dave Mustaine le dará contundencia añadida a un cartel donde ya figura OZZY OSBOURNE en su gira de despedida, la vuelta de los espectaculares KISS, el recital de hits y hard rock clásico de SCORPIONS, el retorno a Can Zam del acero británico de JUDAS PRIEST, la gira de reunión de HELLOWEEN y multitud de bandas más que, a lo largo de tres días, harán resonar las guitarras por toda Barcelona.

24991326_815422711994335_7731082685108836246_n.jpg


MEGADETH actuarán el 7 de julio, el mismo dia que KISS y SCORPIONS.

En las próximas semanas seguiremos confirmando muchas bandas más hasta completar un cartel de auténtico lujo para celebrar el quinto año de Rock Fest Barcelona.

weblogo

1509006_10207698903140922_6266943773315821975_n

BLACK SABBATH, en su gira de despedida, y RAMMSTEIN, son los dos grandes nombres que coronarán la próxima edición del Hellfest francés que se celebrará del 17 al 19 de junio en Clisson.

Pero no son los únicos nombres que ha desvelado la organización: KORN, MEGADETH, GHOST, REFUSED, DOWN, SLAYER, THE OFFSPRING, GOJIRA, VOLBEAT, KING DIAMOND, ANTHRAX, WITHIN TEMPTATION, TWISTER SISTER, DISTUBED, BRING ME THE HORIZON, FOREIGNER, AMON AMARTH, JOE SATRIANI, GLENN HUGHES, HALESTORM, TURBONEGRO, HATEBREED, CONVERGE, RIVAL SONS, ORPHANED LAND, SICK OF IT ALL, DRAGONFORCE, CALIBAN, THE TOY DOLLS, VADER, PRIMORDIAL, MANTAR, PARADISE LOST, OVERKILL, TESTAMENT, DARK FUNERAL, KATATONIA, ABBATH, NAPALM DEATH, WALLS OF JERICHO, DEICIDE, KADAVAR, FU MANCHU, KVELERTAK, MARDUK, GRAND MAGUS, MELVINS, KYLESA, DELAIN… y así hasta más de 140 bandas que han sido confirmadas.

Aún faltan más confirmaciones pero se presenta como uno de los festivales más importantes de Europa.

cropped-plantilla4.jpg