Posts etiquetados ‘music hall’

alquimia_alberto_rionda_600x270

Alquimia de Alberto Rionda acaban de presentar la grabación del clásico que creó con Avalanch “La Llama Eterna”, la cual os mostramos a continuación junto a una pequeña nota personal del guitarrista.

“La Llama Eterna simboliza mi pasión por la música. Es un mensaje de lucha y determinación, lanzado al aire hace muchos años, que perdurará eternamente.

Hoy la traigo al presente, reafirmándome en lo que soy.

¡Que La Llama Eterna siga ardiendo por siempre!

Alberto Rionda.”

Os recordamos que la banda estará actuando el próximo sábado 10 de Mayo en la céntrica sala de Barcelona, Music Hall. Ya podéis comprar las entradas para el concierto en ticketea.com y otros puntos de venta. ¡Allí nos vemos!

cropped-plantilla4.jpg

 

DSC05034

Por fin teníamos ocasión de poder ver en directo a una de las más prometedoras bandas de nuestro Heavy Metal, Döria, el grupo de Barcelona que tan buen sabor de boca nos había dejado a todos hace apenas unos años con su excelente debut discográfico “Despertar”. Y para la ocasión les acompañaban los jóvenes Blaze Out, que se encargarían de abrir la velada rockera en la céntrica Sala Music Hall de Barcelona que presentaba una excelente entrada en la noche carnavalera de la ciudad condal.

DSC04935 DSC04942

Blaze Out son jóvenes, cañeros y heavies, muy heavies, y con su “Headshot”, carta de presentación, dan buena fe de ello. Gerard, su líder cantante y guitarrista, al igual que el resto de la formación, no esconde que son amantes del Heavy Metal de la vieja escuela, aquella con la que todos los que hemos crecido con este estilo nos hemos criado, los Iron MaidenMetallica de toda la vida, vamos. Y para muestra un botón: Un largo tema en el que mezclaron grandes éxitos de ambas bandas, con fragmentos de trallazos de la talla de “Run to the Hills”, “Enter Sandman”, The Trooper” o “Master of Puppets”, solo por poner unos pocos ejemplos. Se nota que se lo han currado, mucho, y la gente lo recibió con un gran entusiasmo. Comenzar así da gusto.

DSC04960 DSC04983 DSC04996

Poco después saltarían a escena los protagonistas de la noche, los catalanes Döria, con su Heavy Metal de tintes Hard Rock que tanta clase y calidad atesoran, para presentarnos su nuevo trabajo, segundo en su carrera, “Golpea Otra Vez”. No cabe duda de que no han tenido demasiada suerte con su problemática distribución, y es una pena, porque se trata de un gran disco que hace justicia a una gran banda y que espero que les sirva para recoger los frutos que con tanto mimo se nota que han plantado. Y si un disco comienza muy bien, que mejor que dar inicio a su show con los tres primeros temas del mismo, uno tras otro, con canciones de la talla de la grandísima “Aún Recuerdo”, “Dos Caras” y “Como un año más”, antes de remontarse por primera vez a sus inicios con “Por si sirve de algo”.

DSC04971 DSC04991 DSC05058 DSC05060

Con “Desdibujando sueños” llegó uno de los grandes momentos de la noche, y es que nos encontramos ante un auténtico derroche de talento, una composición perfecta que se te queda grabada a fuego y que es imposible no cantar a pulmón abierto. Así fueron cayendo canciones como la preciosa “Sigo aquí” en la que Martí Dòria, su vocalista, llenó el solito todo el escenario creando una atmósfera preciosista e íntima, o su clásica “Piensavientos”, su carta de presentación a la industria del Heavy Metal con las melódicas y enérgicas guitarras de ese duo que forman un gran Victor Vázquez y la belleza sonora de Laura Moral, junto a la compacta base rítmica del bajo de Lluís Ripollés y la batería de Pep Rovira. El sencillo en potencia que es “Guíame” nos dejó “Buscando el Cielo” antes de llegar al divertido solo de batería que nos regaló Pep y que sirvió de preludio a la poderosa “La Soga” en la que la voz de Martí se desgarró como si la llevará al cuello.

DSC05001 DSC04997 DSC05051

“Bajo la nieve” nos iba acercando al final de un gran concierto en el que pudimos disfrutar de una gran formación nacional que seguro seguirá creciendo y llegando más alto en nuestro panorama musical a base de mucho trabajo, grandes canciones y derroche en directo. “Sin Máscara” sería la última parada antes de llegar al obligado bis, del que volverían para invitarnos a todos a ser protagonistas de su particular homenaje a uno de los mayores cuentos clásicos, su “Caperucita Feroz”, que tan bien funcionó como video con la preciosa y sensual actriz porno Silvia Rubí como dulce (y sexy) protagonista. Una gran noche que nos reunió en el centro de la ciudad a seguidores de Rock y Heavy Metal de todas las edades, como se podía ver en las primeras filas, y que confirmó, una vez más, que Döria golpea otra vez.

Setlist Döria

Aún Recuerdo

Dos Caras

Como Un Año Más

Por Si Sirve De Algo

Desdibujando Sueños

Sigo Aquí

Piensavientos

Guíame

Buscando El Cielo

La Soga

Bajo La Nieve

Sin Máscara

Caperucita Feroz

Texto y fotos: Lluís García @EPegadizo

Fotos: Agnès Garcia @NesMonstruita

Fecha y lugar: 28 de Febrero – Sala Music Hall, Barcelona

cropped-plantilla4.jpg

El día que centenares de acérrimos fans estaban esperando por fin había llegado, y es que la primera gira que aterrizaba por nuestro país de los estadounidenses Black Veil Brides había levantado una enorme expectación, agotando entradas tanto en Madrid como en Barcelona, junto a una cierta duda de lo que podían ofrecer en directo debido a las muchas críticas negativas que habían llegado desde la capital. No cabe duda de que algo pasó la noche anterior en su show para que lo recortaran aún más de lo previsto, durando apenas tres cuartos de hora, pero lo cierto es que no toda la culpa debería recaer sobre la banda y el hecho de que uno de sus guitarristas, Jake Pitts, estuviera enfermo, sino en el hecho hacia el que apuntan algunas informaciones sobre la organización de la sala Arena. Probablemente sigamos sin conocer la verdadera naturaleza de los motivos, así que centremonos en el concierto que nos ocupa y que nos llega de manos de la promotora Doctor Music.


La tarde comenzó muy intensa para algunos de los privilegiados asistentes, los cuales se hicieron con las entradas Vip, lo que les permitió conocer en persona al grupo, fotografiarse con ellos y obtener sus ansiadas firmas en sus discos, fotografías, pósters y otros tipos de material. Un evento al que un servidor tuvo el placer de asistir y que significó un momento muy especial para sus fans, que difícilmente olvidarán, a pesar de resultar algo breve y demasiado rápido. De todas formas todo resultó muy bien organizado y sirvió para que pudieramos acercarnos más, tanto física como emocionalmente, a la figura de la banda de Metalcore. Además, como parte del package, recibimos por adelantado el nuevo disco “Wretched and Divine: The Story of the Wild Ones”, y una vez en el recinto, se nos hizo entrega de una camiseta, un póster y una acreditación. Cada vez resulta más habitual este tipo de acontecimientos, que al margen de suponer una buena y sencilla fuente de ingresos para el propio grupo, hacen muy felices a un afortunado grupo de sus seguidores.

Los primeros en saltar al escenario fueron los británicos Heaven’s Basement, que calentaron excelentemente a una ya de por si caliente Music Hall totalmente a rebosar. Fueron una agradable sorpresa en forma de rock enérgico, de corte muy americano y pegadizos estribillos, con una actitud en directo digna de los mejores Guns’n’Roses. Aaron Buchanan, el cantante, es todo un torbellino tanto a nivel vocal como escénico, lanzándose una y otra vez al público y mezclándose entre él, y el guitarrista Sid Glover, junto al batería Chris Rivers, son todo un ejemplo de actitud encima de las tablas. A esto hay que sumarle al bajista Rob Ellershaw cumpliendo al frente de las cuatro cuerdas aunque algo más contenido en su actuación. Llevan años recorriendo las carreteras de medio mundo y eso es algo que queda plenamente de manifiesto en su poderoso directo. Además, una vez finalizado el concierto, pudimos verles en la salida de la sala vendiéndo su álbum, firmándolo y haciéndose fotos con todos los que así lo desearan.

Vinieron a presentar su primer trabajo, “Filthy Empire”, y superaron con creces su rol de banda telonera ante unos seguidores que esta noche no estaban allí, ni mucho menos, por ellos. Más de media hora de puro rock’n’roll en la que hubo tiempo para sus temas más conocidos como “Fire, Fire”, “I Am Electric” o “Nothing Left to Lose”, y arrancando con un “Welcome Home”, toda una declaración de principios sobre lo que estaba por llegar. Una voz desgarradora, unas guitarras muy cañeras, y una base rítmica realmente potente, rubricadas por un poderío en vivo fuera de cualquier duda, son la carta de presentación de una banda que dará mucho que hablar en los próximos años. Y sino al tiempo. No es su gira, ni era su noche, pero hicieron felices y dejaron impresionados a los centenares de personas que allí nos dimos cita. Ojalá nos volvamos a ver pronto.

Setlist de Heaven’s Basement
Welcome Home
Fire, Fire
Can’t Let Go
I Am Electric
Nothing Left to Lose
Heartbreaking Son of a Bitch
Reign on My People
Excecutioner’s Day

El momento se acercaba. Black Veil Brides, los cinco jóvenes procedentes de Ohio, con su mezcla de Metalcore, Heavy Metal y Rock Emo, iban a saltar a escena en apenas unos minutos, y los seguidores se agolpaban impacientes en las primeras filas, en la antesala de la locura que se iba a desatar una vez se dejaran ver, y que no acabó hasta que el concierto llegara a su fin. Se dieron a conocer hace unos años con el notable álbum debut “We Stitch These Wounds”, en una línea más próxima al Screamo y sorprendieron con un excelente “Set the World on Fire” y una estética Glam a lo Kiss o Mötley Crüe, de los que se reconocen fans, con un sonido mucho más Hard Rock y Heavy Metal. Ahora llegan con un sobresaliente disco de idea conceptual, “Wretched and Divine: The Story of the Wild Ones”, con una producción muy cuidada y un sonido mucho más variado, siempre moviendose en las tesituras del Rock y el Metal. Los hay quien los tacha de grupo para adolescentes y de producto pre-fabricado, pero lo que está claro es que no dejan indifernte a nadie y de que son capaces de levantar amor y odio a partes iguales por allá donde pasan. Juzguen ustedes mismos, yo por mi parte disfruto de su propuesta y calidad musical, y veo su imagen como un seña de identidad para llamar la atención, lo cual no es necesariamente malo, y sinó que se lo digan a muchas de las grandes bandas de los setenta, ochenta, noventa, etc.

Las luces apagadas, los primeros compases de la intro “Exordium” resonando por los altavoces de la Sala y una audiencia desatando la locura con sus gritos, vitoreos, empujones y nervios, dieron la bienvenida a los miembros del grupo que uno a uno hicieron acto de presencia. Christian Coma apareció baquetas en mano y tomó asiento al mando de su enorme batería de doble bombo, a continuación hicieron lo propio los guitarristas Jinx y Jake Pitts, uno a cada lado del escenario y, acto seguido, Ashley Purdy con su bajo y su micrófono auricular, se llevaba la primera gran ovación de la noche. Pero el grado máximo de excitación se alcanzó con el arranque de “I Am Bulletproof” y la aparición de Andy Biersack, que con cada una de sus poses, sonrisas y gestos a la audiencia, provocaba un derroche de hormonas adolescentes en estado de efervesciencia y el deleite musical de toda la legión de seguidores que llevabamos mucho tiempo esperando esta cita. “New Religion”, de su anterior trabajo de estudio, sonó como un auténtico cañonazo antes de dar paso al tema que da título al último disco, “Wretched and Divine”. Ashley no paraba de cantar todos y cada uno de los temas ofreciendo todo su apoyo vocal a un notable Andy que hacía cantar cada estribillo a sus fans, y Jinx y Jake se batían en duelos guitarrísticos espalda contra espalda de un lado al otro del escenario, mientras Christian no paraba de sonreir al público y empujaba musicalmente a sus compañeros.

Los cánticos de “¡Black Veil Brides!¡Black Veil Brides!” no cesaban ni un momento, cuando “God Bless You” seguía haciendo estragos entre una sala llena hasta la bandera y con ganas de más, y “Rebel Yell”, versión del temazo clásico de Billy Idol, fue recibida con gran entusiasmo y cantanda de principio a fin por unas primeras filas en las que era prácticamente imposible moverse sintiéndonos prisioneros de una marea humana completamente comprometida con la causa. “Overture” advertía lo que vendría a continuación, “Shadows Die”, uno de los mejores temas de su reciente obra, con un sonido más heavy en la línea de Avenged Sevenfold con los que han compartido cartel recientemente, y con una banda que lo estaba dando todo encima del escenario. Al inicio de la canción hubo un momento de cierta tensión entre Andy y uno de los asistentes que le salpicó con una botella de agua mientras este cantaba, pero tras un pequeño vacile del vocalista, la cosa no fue a más, e incluso terminó en un apretón de manos entre ambos. “Nobody’s Hero”, ausente en Madrid la noche anterior, la icónica “Rebel Love Song”, y la preciosa e increscendo “Resurrect the Sun”, canción que tampoco sonó en la Sala Arena, iban rubricando un gran setlist que terminaría por hacerse demasiado corto. No siempre es cierto eso de lo bueno, si breve, dos veces bueno, y este es un gran ejemplo.

Llegó el momento de esa pequeña concesión al primer disco, del que se echa algún tema más en falta, con la potente “Perfect Weapon”, en la que ahora sí, Andy hace gala de su registro vocal más agresivo, para desembocar en un estribillo cargado de fuerza y melodía. La parte final de su actuación se notaba cada vez más cerca y los coros de uno de sus mayores éxitos, “Falling Angels” comenzaron a sonar entre el sonido ensordecedor de un público totalmente entregados a ellos, con los puños y las manos en alto y en perfecta sintonía entre ambas partes. Pero como todo lo bueno, el show llegaba a su fin con Andy despidiéndose de los asistentes antes de encarar la última canción de la noche, “In the End”, que puso rubrica a una actuación corta, intensa, en el que el ritmo tanto de la banda como de los seguidores no decayó en ningún momento, y de la que salieron completamente victoriosos como se podía ver reflejado en la cara de todos, o la gran mayoría, de los que allí nos dimos cita. Por poner alguna pega, no hubiera estado nada mal incluir en el repertorio algunos temas clásicos como “Knives and Pens”, “All Your Hate” o “The Legacy”, habituales en la mayoría de sus conciertos.

La primera visita de los polémicos Black Veil Brides en Barcelona dejó un muy buen sabor de boca entre sus fans, algo lastrado por la corta duración de su show y los problemas que se produjeron en su show de Madrid la noche anterior, pero convenciendo a los más escépticos acerca de su talento encima de un escenario. Es obvio que la imagen del grupo puede echar para atrás al público más maduro o heavy, que copian muchos elementos de otras bandas de las que ellos mismos son seguidores, aunque yo más bien lo consideraría un homenaje actualizado a su propia personalidad, y que en realidad no han inventado nada nuevo, pero personalmente prefiero quedarme con el feeling que se desprende de la comunión con sus fans y de la cantidad de buenas canciones que nos han ofrecido en cada uno de sus trabajos. Y es que si algo domina la banda es su presencia encima de un escenario, especialmente en el caso de Andy que es un frontman que explota constantemente y sin ningún reparo su condición de sex symbol, y de Ashley que hace lo propio, convirtiéndose ambos en el auténtico alma máter de la banda.  No sé si el fenómeno durará muchos años o no, pero mientras lo siga haciendo yo pienso seguir disfrutando de su propuesta musical. Una gran noche.

Setlist de Black Veil Brides
(Exordium)
I Am Bulletproof
New Religion
Wretched and Divine
God Bless You
Rebel Yell (Billy Idol)
(Overture)
Shadows Die
Nobody’s Hero
Rebel Love Song
Resurrect the Sun
Perfect Weapon
Fallen Angels
In the End

Texto: Lluís García @dimutdf
Fotos: Agnès Garcia @NesMonstruita


La céntrica sala Musica Hall de Barcelona se preparaba para recibir la visita de la banda de pop-rock La Musicalité con motivo de la presentación en vivo de su excelente nuevo álbum de estudio “Significado”, mientras podíamos encontrar entre los asistentes a un público mayoritariamente femenino vestido con sus mejores galas para la ocasión. Una velada que nos serviría para disfrutar del potente directo de los baleares en un concierto con ausencia de banda telonera, motivo que no supuso en absoluto un problema para que sus seguidores se entregaran del primer al último minuto del show en una sala que presentaba una más que notable entrada. Todo hacía indicar que disfrutaríamos de una hora y media de buena música en directo en la que el grupo repasaría todos sus grandes éxitos, y no nos equivocamos, a razón de las caras sonrientes y satisfechas con la que los espectadores que allí nos dimos cita fuimos abandonando el recinto.

Uno a uno los chicos de La Musicalité fueron apareciendo en el escenario para ocupar sus respectivos sitios e instrumentos y levantaron los primeros aplausos de una audiencia a la que se le notaba que tenía ganas de verles encima de un escenario. De esta forma Jaime, Óscar, Marc y Jaume lo tuvieron fácil para ganarse a un público en un intercambio de energía y entusiasmo que se contagiaba entre ambos. Buena muestra de ello eran los speech con los que Jaime aprovechaba para interactuar y bromear con los asistentes, sirviendo así mismo de presentación para los temas que formaron parte de un muy acertado setlist en el que apenas se dejó fuera del tintero ninguno especialmente llamativo, más allá de los gustos personales y las preferencias obvias de cada uno.
Comenzaron con una extensa presencia de canciones de su último trabajo, demostrando la confianza total que tienen en él, y no es para menos, ejecutándolo de forma prácticamente integra en su actuación. Así pues temas como “A dos milésimas de ti”, “Prefiero” y la potente “Infinito” sirvieron de aperitivo para el gran menú que estábamos a punto de degustar, en el que también habría espacio para grandes éxitos como la arabesca “Alma”, la cañera y divertida “Mala Sangre” o su tema en inglés “It’s a nice day” que forma parte de su nuevo disco. Un gran arranque que confirmaba el buen hacer del grupo en directo y el buen rollo que se desprende entre ellos, lo que hace que todo encaje y funcione a la perfección. Y estas cosas se notan.

La parte central del concierto se centró en algunos de los clásicos de la banda que sus seguidores tenían bien aprendidos como es el caso de “Tus fotografías” y “Ninfomanía”, que fueron intercaladas por la preciosa “Soledad en mí”, una de sus canciones más conocidas. El momento más arriesgado de la noche llegaría con la interpretación íntegra de su extensa “Fabulas vindictam”, puro ópera-rock de nueve minutos en el que demuestran toda su creatividad y calidad musical, que fue sorprendentemente bien recibida por un público en su mayoría probablemente poco acostumbrado a composiciones de estas características. La guitarra de Marc derrochaba melodía e intensidad a partes iguales, la base rítmica a cargo de los teclados de Óscar y la batería de Jaume sonaban de forma compacta, y el bajo de Jaime apoyaba una base instrumental sólida a la que su voz dotaba del ingrediente necesario para que el público no parase de cantar y bailar.

Nos acercábamos a la parte final y Jaime salió, acústica en mano, para quedarse sólo en el escenario a ritmo de “Adiós” y “Brisa”, dos canciones que fueron cantadas al unísono entre él y el público. Con el grupo ya de vuelta al escenario, sonaron los primeros acordes de su gran éxito “Cuatro elementos” en la que por sorpresa y disfrute del personal, Jaime se mezcló entre los asistentes cantando, haciéndose fotos y saludando ante la atónita pero feliz mirada de los allí presentes. Comenzó a sonar el teclado de Óscar para dar paso al último single “Última noche en la Tierra”, un perfecto punto y final para un gran concierto en el que sonaron “Lo que pueda ser”, “Todo lo que me hizo libre”, “Espiral”, “No soy yo” y “Cosmofan”, que completaron todo el repertorio de la noche. Hora y media que pasó como un suspiro a la espera de que tengamos la oportunidad de volver a repetir y que debería de ser cita obligada para todo seguidor del pop, del rock, y de la buena música en general. Una gran noche en compañía de La Musicalité.
Texto y fotos: Lluís García @dimutdf
Fotos: Agnès Garcia @NesMonstruita
 

La banda formada por Jaime Perpiñá, Oscar Nadal, Marc Palmer y Jaume Bou, La Musicalité, actuarán este próximo viernes 1 de febrero en la Sala Music Hall de Barcelona para presentarnos su cuarto disco de estudio “Significado” que fue editado el pasado mes de Octubre a través del sello de Warner Music.

Los mallorquines presentaran su pop-rock en la ciudad condal en un concierto en el que repasaran sus anteriores grandes éxitos como “4 Elementos” y “Soledad en mí” junto a temas nuevos como su reciente single “Última noche en la Tierra”. Una oportunidad perfecta para disfrutar en vivo de este gran grupo.