Posts etiquetados ‘progressive’

skyharbor.jpg

Formados en Nueva Dehli, India, los progresivos Skyharbor introducen un toque postmoderno a su música. Una banda de gran creatividad capaz de crear intensas y emotivas atmósferas.

Son capaces de combinar con maestría momentos de relativa calma y silencio con otros de un groove monstruoso, lo cual les ha hecho sobresalir rápidamente en la escena.

No sin razón tocarán este año en el prestigioso Progfest junto a otras grandes bandas del género.

skyharbor_web.jpg

Si te gusta Incubus, Devin Townsend o Deftones, no dudes en dedicarle un rato a Skyharbor. ¡No faltes a su gira en Abril!

SKYHARBOR

Lunes 8 de abril, 20:00 hrs.
Sala Nazca (Madrid)
Anticipada:  15€ / Taquilla: 20€
Martes 9 de abril, 20:00 hrs.
Sala Bóveda (Barcelona)
Anticipada:  15€ / Taquilla: 20€

weblogo

Anuncios

iron 01.jpg

La gira de los míticos alemanes IRON SAVIOR llegaba a nuestro país para presentar su “nuevo” trabajo, “Riding on Fire”. Un cambio de aforo de última hora provocó el cambio de la Sala Bóveda a la Monasterio debido a la baja venta de entradas, algo que, desgraciadamente, viene convirtiéndose en un hecho habitual. Sería interesante plantearnos los motivos de esta tendencia, pero probablemente el exceso de festivales y grandes conciertos que se avecinan tengan mucho que ver…

Los primeros en salir al escenario fueron los italianos EVEN FLOW, improvisados en forma de trio debido a la ausencia de última hora por enfermedad de su bajista, algo que lastró el sonido de la banda a la que se le notaba en exceso la falta de ese grueso rítmico que, junto a la gran cantidad de teclados pre-grabados, transmitieron cierto vacío. Aún así, defendieron con ganas y talento su Progressive Metal muy a la italiana, gracias a la melódica voz de Marco Pastorino y el buen trabajo a la guitarra (¡de ocho cuerdas!) de Pietro Paolo Lunesu, con cortes como “Oblivion”, “Infinity” o “Seasons Never Change”, que puso punto y final a su set. Ojalá les podamos ver en mejores condiciones en un futuro no muy lejano.

Y llegaría el momento esperado de la noche con el turno de los protagonistas de la velada, IRON SAVIOR. Eramos más bien pocos en la sala, una lástima la verdad, porque la calidad tanto de la banda como la del concierto bien merecía un escenario mejor, pero es innegable que todos los allí presentes disfrutamos de una gran descarga de Heavy Metal, y a los músicos se les veía francamente felices, dadas las circunstancias. De hecho no pararon de agradecer la actitud y el calor de los que allí nos dimos cita, en un primer bloque con “Iron Savior”, “Titans of our Time”, “Way of the Blade” o “The Savior”, repasando pasado y presente de su extensa discografía. Aunque la nota curiosa del show vendría con su mítico “Starlight”, que tuvieron que repetir por un fallo técnico de su frontman Piet Sielck, volviendo a errar en la segunda oportunidad. ¡Cosas del directo amigo! Amenazaron con un tercer intento pero ya sabemos que tres son multitud…

Los temas iban cayendo con el anuncio de “esta canción es una de mis favoritas” por parte de un simpático Piet que parecía estar pasándoselo en grande, y la lección de Heavy Metal fue constante. Ahí sonaron “Gunsmoke”, “Beyond the Horizon” y “Hall of the Heroes”, que sus seguidores más fieles se dedicaron a cantar de principio a fin, mientras que la sala iba presentando un mejor aspecto y una sensación de lleno mayor. La base rítmica que forman el hiperactivo Jan Eckert al bajo, que no paro de moverse, cantar y bromear con las primeras filas durante toda la actuación, y Patrick Klose a la batería, marcando el compás con una energía envidiable, funcionó tan bien como nos tienen acostumbrados, y “Revenge of the Bride” o “Mind Over Matter” fueron gran ejemplo de ello. Y es que un repaso a obras como su debut, “Iron Savior” (¡hace ya 20 años!), “Condition Red” o “The Landing” no podrían tener otro resultado.

Nos encaminábamos hacia el final del concierto a ritmo de la poderosa “Mindfeeder”, que dejó bien claro que siguen siendo una máquina de hacer Heavy Metal, con un Piet más que solvente a la voz con su característico y rasgado timbre, que con la reivindicativa y celebrada “Heavy Metal Never Dies” llegarían al bis, que finalmente no fue. Y es que los germanos nos dieron la opción de abandonar las tablas, corear su nombre, y toda la parafernalia que rodea este momento, o bien seguir sin concesión alguna y regalarnos tres temas más. Y elegimos la segunda opción. Así que dicho y hecho,  y la gran “Coming Home” llegaría para deleite de sus fans. A todo esto, Piesel Küstner seguía derrochando riffs de guitarra con tanta calidad como sobriedad, prácticamente siempre estático en su particular rinconcito del escenario. Kai no estaba, pero eso no significaría que esa delicia sonora metálica que es “Watcher in the Sky” retumbara a lo largo y ancho de la sala Monasterio, todo un regalo para su vieja escuela, y que sería la antesala de la despedida que llegaría con “Atlantis Falling”. Lástima de un sonido que fue de menos a más, especialmente en la faceta vocal, pero que no empañó una gran cita para cualquier aficionado al género. Además, y es de agradecer, IRON SAVIOR estuvieron firmando y haciéndose fotos con todo aquel que se acercara a saludarles tras el show. ¡Unas grandes!

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 22 de febrero, Sala Monasterio, Barcelona

Promotora: Pick Prods / Hueso Producciones

weblogo

leprous-agent-fresco-alithia-astrosaur-barcelona.jpg.png

Una noche muy especial la del pasado viernes 10 de noviembre en Barcelona. Venían a vernos a la sala Bikini un grupo que no solo ha sabido ganarse el respeto, si no el amor, de su público a base de trabajo duro y verdaderas ganas de reinventarse y exprimir su esencia.

Además, para un recién iniciado en los caminos del prog como es un servidor, que casi podríamos considerar aquella noche como mi bautizo de sangre aquella fue una noche especialmente mágica. Por que se trataba de un concierto especialmente interesante ya que, pese a las altas dosis de técnica, todos los grupos que aquella noche tocaron hicieron gala de ser grandes transmisores de la emoción. Y es por eso que alguien poco conocedor de los entresijos de la técnica musical puede disfrutar de un show como este sin tener que preocuparse de nada mas que de eso, de emocionarse.

16580.jpg

Los que en ese sentido lo tenían más difícil, y más tratándose de los encargados de abrir la velada, eran el trio instrumental ASTROSAUR. Sin embargo, no permitieron que la falta de un vocalista que hiciese las veces de traductor les impidiera casi literalmente volarnos la cabeza.

Con guitarra y bajo distorsionadas hasta niveles que parecen imposibles, cada nota parecía que impactaba directamente contra nuestras caras en forma de bocanada de aire comprimido. Psicodelia gruesa de altísima intensidad. En sus melodías de aires espaciales es donde se concentraba toda la emoción que desprendían. Los pasajes mas ambientales que nos permitían al público respirar explotaban, en un sentido no figurativo, en tramos de melodía fuerte y pesada. Esa capacidad para dejarnos sin respiración cumplía también con el termino espacial de sus tonalidades. Además, las luces estroboscópicas que usaron no solo ellos, si no todos los grupos, ayudaban a crispar aún mas un aura que nos tenía a todos con el corazón en un puño.

Ver a estos tres con un juego de luces a la altura de su propuesta tiene que ser una experiencia religiosa. Aún así, la media hora que estuvieron sobre el escenario les sirvió para arrancarnos la baba a todos los asistentes en una sala que, por cierto, contaba con una asistencia bastante decente para tratarse del primer grupo.

Alithia-band.jpg

No las tenía yo todas conmigo de cara al siguiente grupo, ALITHIA. Lo cierto es que sus discos de estudio no logran captar mi atención y se me terminan haciendo pesados.

Sin embargo, creo que les iría a ver todas las veces que se presentasen por aquí, por que disfruté muchísimo de su directo. Y eso que su vocalista original no estaba con ellos, y en su lugar estuvo Marjana Semkina, de IAMTHEMORNING. Además de lo curioso del hecho, el cambio de voz masculina a femenina le aportó una dimensión muy interesante a la actuación.

Sea como fuere, la cuestión es que la sorpresa empezó al ver que había tanta gente e instrumentos sobre el escenario que no cabían en una foto a menos que la hiciésemos panorámica. La cosa continuó cuando nos dimos cuenta de que los ambientales mas relajados pierden protagonismo en sus directos para pasarle el cetro a sus momentos de explosiva jam sesión tribal. Tribalidad (Que no trivialidad) que se acentúa hasta limites insospechados cuando están sobre el escenario, convirtiéndose en la verdadera alma del grupo. En estos momentos mas intensos llegaban a parecer un poco los SLIPKNOT del progresivo, salvando las distancias, y dada su afición a intercambiarse puestos de instrumentos. Jeffrey Ortiz, por ejemplo, tenía a su cargo toda la percusión posible exceptuando la batería, también los teclados, algunos tramos vocales y las backing vocals mas generales. Pero casi todos ellos en algún momento acabaron ocupando un puesto que no era el que ocupaban al inicio. Puro caos organizado que cohesionado de vez en cuando por la dulce voz de Marjana levantó como poco más de una expresión de sorpresa, y a más de uno se le vieron las ganas de venirse arriba. Hay que perderle el miedo a esto de festejar los grupos teloneros.

Al final eso del Astral space core no se les quedaba grande.

De hecho, muchos lo perdieron de cara a la siguiente actuación. Mas que perderlo es que se traían las ganas preparadas de casa. Y yo entre ellos. Pero desde luego no era capaz de imaginarme la magnitud de lo que íbamos a presenciar sobre las tablas de la Bikini.

Marino-Thorlacius-vs-Agent-Fresco-5173-2.jpg

Su último trabajo “Destrier” me tiene enganchado desde que les conocí hace mucho, y desde luego no era el único que lo estaba entre el público, pues el recibimiento fue mayúsculo. Arnór Dan Arnarson, vocalista de AGENT FRESCO hace gala de un tono de voz único, sumamente angelical y a veces en contrapunto con los momentos de intensa caña que esporádicamente dejan caer. Incluso mas de un gutural hace acto de presencia, y era alucinante ver como Arnór pasaba del falsete mas alto a los inhalados mas profundos sin corte entre medias. Desde luego su técnica es espectacular, sobre todo en cuanto a modulación. Pero amén de todo esto su mayor capacidad es la de conectar con su público, no solo a través de lo emocional de sus letras, si no a través de una gratitud sincera que queda plasmado en un su show tan personal como sincero. Ellos disfrutan sobre el escenario y eso queda claro, incluso tras la frialdad islandesa tras su guitarra Pórarinn Guðnason (me he roto un dedo). En cuanto a espectáculo se refiere del trabajo de campo se encargan tanto Arnór como Hrafnkell, a la batería.

Además, su set contó con un tema nuevo aún no publicado que a mi personalmente me puso la piel de gallina sin haberlo escuchado en la vida. Eso no es fácil, pero si la cosa suena tan bien como sonó en directo, preparaos por que el disco viene calentito.

Tanto público como grupo disfrutamos de un concierto que, todos estamos de acuerdo, en que se hizo corto. Finalizó además por todo lo alto con Arnór bajándose al público durante “The autumn red” y abriéndose paso a base de high fives creando un pasillo a modo de Moisés entre las aguas hasta llegar a la mesa de sonido, sobre la cual terminó. Todos quedamos perdidamente enamorados de lo vivido aquella noche. No se si me atrevería a decir que ellos dieron el concierto de la velada, pero desde luego si fue el mas sorprendente, hasta el punto de acabar con la sensación de que LEPROUS lo tenían difícil para superar lo que acabábamos de ver.

leprousband2014new_638.jpg

Sin embargo, desde las pruebas de sonido ya nos quedó claro que lo que venía iba a ser gordo. Ya que estas fueron amenizadas por la melancolía apocalíptica del cello de Raphael Weinroth-Browne, la nueva -y esperemos que fija- incorporación a los directos del grupo. Los solos de violonchelo encadenaron directamente con el inicio de “Boneville”, que fue celebrada como si hiciese años que LEPROUS no se pasaran por aquí. Eso es muestra de como el grupo ha crecido en estos últimos años. Y como una vez establecido su estatus con “The congregation” han seguido ascendiendo en cuanto a público con “Malina, que por cierto quedó mas que patente en su setlist que venían a presentarlo.

De hecho, este fue tal vez uno de los puntos flacos de la noche. El set list evidentemente basado en “Malina” no dejó espacio a revisión de otros temas. De hecho, ningún tema tocado aquella noche fue mas allá de este nuevo trabajo o “The congregation”. Ni siquiera pisaron “Coal”, como si hicieron en Madrid el día anterior ni mucho menos “Bilateral” como si han ido haciendo en varias fechas a lo largo del tour, aún que sea esporádicamente. No puedo negar que esto fuese una pequeña decepción por mi parte, y mas contando que se trataba de mi primera vez viéndolos. Por suerte suelen pasarse con bastante regularidad por aquí para solventarlo.

De todos modos, nada de esto pareció molestar a un público cien por cien entregado y que gritaba más en afirmativa sorpresa cada vez que empezaba un tema nuevo. Que ninguno de los temas fuese mas allá de sus dos últimos trabajos ayudó, de hecho, a crear un concierto cien por cien atmosférico. Cubierto de un aura muy especial que a alguien externo a ello le denotaría, estoy seguro, una admiración muy cercana del público por el grupo que estaba viendo. Como ya he dicho, los medios que han llevado a LEPROUS hasta su posición actual han sido los del trabajo duro. De hecho, si nos paramos a mirar las fechas ya realizadas de la gira veremos que no han tenido ni un solo día de descanso en este tour (Ni lo tienen hasta terminarlo), y eso se pudo ver reflejado en Einar, que parecía cansado, desde luego, pero eso no afectó en ningún momento a la profesionalidad que le caracteriza. El único factor que pudo ensombrecer en su actuación fueron algunos fallos en el micro, que a veces cortaban el momento. Pero nada grave.

Uno de los puntos álgidos, sin duda alguna, fue la interpretación de “The cloak”, que sumió la bikini en un aura triste pero a su vez de entusiasmo ante un tema tan querido como bello. En este caso la voz de Einar brilló mas que nunca, y el interesante juego de luces que trajeron hizo de perfecto transmisor del aura que el tema representa. Sin duda ese momento por si mismo ya justifica todo el concierto.

Los temas nuevos funcionan especialmente bien en directo. Eso quedó claro con el entusiasmo que despertaron por ejemplo “Illuminate” o “Stuck”, sin embargo, el alma de “Malina” se encuentra en sus temas más íntimos, como por ejemplo el gélido tema homónimo, cuya interpretación elevó la emoción en un crescendo que se acentúa muchísimo en directo. Cuando las carnes parecen ya no poder erizarse mas, el tema explota en una épica incontenible y arrítmica que sumerge la sala en la oscura luz de los dioses. La música se torna color y el color emoción con el que pintarnos la cara. Perdonad la pedantería, pero es muy difícil explicar la sensación que provoca este tema tocado ante tus narices.

Tras un bis de nuevo amenizado por el cello, LEPROUS vuelven al escenario para regalarnos cuatro temas más, de los cuales me quedo con “Mirage”, un tema que para mi pasó muy desapercibido en el álbum pero que una vez escuchado en directo uno se da cuenta del potencial que contiene. Esto va muy en boga de la experiencia que siempre acompaña al grupo, en que cada escucha es distinta, y siempre descubrimos algo nuevo a cada vuelta de sus discos.

Sin embargo, las mas celebradas obviamente fueron dos de sus mas conocidos singles: “The Price”, que es un tema con el que dejarse la garganta en directo y que interpretaron con una potencia abrumadora, y la pegadiza “From the flame”, que recibimos con una mezcla de emoción y tristeza, ya que sabíamos que aquello se terminaba y mucho se les había quedado en el tintero. Sin ir mas lejos “Rewind”, que suele ser una intocable de sus setlist y parte de “The congregation” no la escuchamos aquella noche.

El entusiasmo se vio reflejado en los canticos de one more song que el público no paraba de repetir en un desesperado intento de que aquello no se terminase. No hubo suerte. Nos quedamos con ganas de más. Mucho más. Pero por suerte sabemos que lo tendremos, pues ellos son muy dados a visitar nuestras tierras. Sin ir mas lejos esta era la cuarta vez que tocaban en Barcelona este año. Lo cual aumenta mi sensación de delincuencia por no haberles visto antes, pero a su vez me llena de orgullo que nos tengan tan en cuenta.

Una noche mágica como pocas.

Texto: Titus Ferrer Bellés

Fecha y lugar: Viernes 10 de Noviembre, Sala Bikini, Barcelona

Promotora: Madness Live

weblogo

leprous_band.jpg

LEPROUS se enorgullece de presentar “Malina” su 5º disco de estudio que será lanzado este próximo 25 de Agosto. Y para completar el círculo, anuncian un extenso Tour Europeo junto a AGENT FRESCO, ALITHIA y ASTROSAUR donde tendremos el inmenso honor de tener a los noruego de nuevo junto a nosotros.

Son “la banda”; los ya no tan jóvenes noruegos que prometían romper moldes y proclamarse en os más alto de la escena musical moderna han cumplido. Y de qué forma….

Tras discos que ya son grandes clásicos del metal progresivo como “The Congregation” o “Bilateral” Einar nos habla sobre “Malina”: “Este disco es el ejemplo perfecto de cómo empiezas con una idea en mente y el resultado no tiene nada que ver con la idea original. Queríamos seguir el método que se marcó con The Congregation, un sonido perfecto. Y, mientras que el proceso de composición ha sido muy similar, gradualmente veíamos que el sonido iba por un camino distinto. Necesitábamos hacerlo tal y como el disco en sí mismo se desarrollaba. El un disco más orgánico, moderno, mucho más de directo y dinámico”.

leprous_web.jpg

Y tras su exitoso paso por Be Prog! My Friend, donde fueron sin duda una de las grandes bandas del festival, los tendremos junto a AGENT FRESCO, otro puntazo impresionante, este próximo mes de Noviembre, ¡gira espectacular!

LEPROUS + Agent Fresco + Alithia + Astrosaur

Jueves 9 de Noviembre, 18:30 hrs.
Sala But (Madrid)
Anticipada: 20€ / Taquilla: 25€
Viernes 10 de Noviembre, 18:30 hrs.
Sala Bikini (Barcelona)
Anticipada: 20€ / Taquilla: 25€ 
weblogo

unnamed-3.jpg

Be Prog! My Friend 2018 presenta las dos primeras bandas de su cartel para su 5ª Edición: Sons Of Apollo y Pain of Salvation.

Os recordamos que esta nueva edición se celebrará de nuevo en el Poble Espanyol de Barcelona el 29 y 30 de Junio.

¿Sons Of Apollo son una superbanda? ¡SI! Mike Portnoy, Derek Sherinian, Ron Bumblefoot Thal, Billy Sheehan y Jeff Scott Soto unen fuerzas en este emocionante proyecto que editará su disco debut este próximo mes de Octubre.

Pain of Salvation se ha coronado con su último disco “In the Passing Light of Day”. Perfecto, redondo, colosal… Si ya “Remedy Lane” o “Road Salt” llevaron a la banda a convertirse en un referente de la música progresiva a nivel mundial, su último trabajo simplemente se sale.

weblogo