Posts etiquetados ‘setlist’

alex-kuehr-c-.jpg

Aprovechando que en apenas unos días tendremos por nuestro país a una de las bandas más importantes del metal europeo como es Avantasia, el proyecto descomunal que un día se sacó de la manga un tal Tobias Sammet, vamos a rescatar de entre su discografía algunos de los temas que nos encantan y que se han dejado fuera del repertorio actual.

La norma es fácil, elegir una canción de cada disco que, desgraciadamente, no formará parte del setlist que presenciaremos en su próxima visita. Algo difícil de seleccionar si tenemos en cuenta que estamos hablando de un total de 25 composiciones que, durante aproximadamente 3 horas y media de actuación, harán las delicias de todos sus seguidores. ¡Allá vamos!

“Breaking Away” – The Metal Opera Pt. I:

Si algo caracterizó a las primeras obras de Tobias Sammet y compañía fue su exhibición de power metal recuperando para la causa a nombres como Michael Kiske. Este es uno de los mejores ejemplos con los dos vocalistas en estado de gracia.

“Chalice of Agony” – The Metal Opera Pt. II:

Recoge los mismos ingredientes de la anterior canción y cambia a Kiske por el padre del power al que tanto le deben músicos como el propio Sammet, Kai Hansen, sumándole ademas el talento de una voz como la de André Matos. ¡Y aquí está el resultado!

“The Toy Master” – The Scarecrow:

Avantasia es sinónimo de espectáculo y teatralidad y pocas voces como la de Alice Cooper pueden representar mejor esas cualidades. Magia negra en estado puro.

“Scales of Justice” – The Wicked Symphony:

He de reconocer que la voz de Tim “Ripper” Owens es una de mis favoritas dentro del heavy metal, así que la elección parece obvia. Si además le añadimos un puñado de afilados riffs de guitarra y un estribillo marca de la casa resulta imposible resistirse.

avantasiacartel.jpg

“Stargazers” – Angel of Babylon:

Puro power metal sinfónico bañado en oro en una composición cerca a los diez minutos que explota todas las cualidades musicales del proyecto. Russell Allen, Michael Kiske, Jorn Lande y, como no, Tobias Sammet a las voces. Señoría, no tengo nada más que añadir.

“Spectres” – The Mystery of Time:

Curiosamente este es el único trabajo de toda su discografía que no tiene representación en el repertorio de la actual gira. Así pues, me parece de recibo reivindicar desde aquí un tema de la elegancia, la melodía y la exquisitez del que nos ocupa con la mítica voz de Joe Lynn Turner.

“Unchain the Light” – Ghostlights:

Las raíces más power y la melodía del rock más clásico se dan la mano en un tema en el que se reparten el protagonismo nada más ni nada menos que Ronnie Atkins, Michael Kiske, Jorn Lande y Tobias Sammet. ¿Qué podía salir mal? Efectivamente, nada.

“The Piper at the Gates of Dawn:

Y llegamos al último disco de Avantasia con una elección muy complicada ya que prácticamente todas sus canciones se incluyen en el setlist. Eso sí, cuesta creer como una composición de este nivel con Ronnie Atkins, Jorn Lande, Eric Martin, Bob Catley y Geoff Tate acompañando al bueno de Sammet se ha quedado fuera.

Y hasta aquí nuestra selección. ¿Qué tema echáis de menos en la lista?

Os recordamos las fechas de la gira de Avantasia que llegará en unos días a nuestro país y que promete colgar el cartel de sold out en todas y cada una de las ciudades por las que pasará.

  • 24 de Abril – Sala Santana 27, Bilbao
  • 26 de Abril – Sala Razzmatazz, Barcelona
  • 27 de Abril – Palacio Visitalegre, Madrid

weblogo

helloween2017officialpromo_638.jpg

El nuevo line-up de HELLOWEEN hicieron el primer show de su gira mundial “Pumpkins United”, el pasado 19 de octubre en el Escena de Monterrey, México. Os recordamos que habrá una única fecha en España para este año en Madrid, el próximo 9 de Diciembre en el Wizink Center.

Este fue el set-list de este esperado show:

01. Halloween (with Michael Kiske and Andi Deris)
02. Dr. Stein (Kiske and Deris)
03. I’m Alive / March Of Time (Kiske)
04. Kids Of The Century (Kiske)
05. If I Could Fly (Deris)
06. Are You Metal? (Deris)
07. Rise And Fall (Kiske)
08. Where The Sinners Go / Waiting For The Thunder (Deris)
09. Perfect Gentleman (Deris)
10. Kai Hansen Medley: Ride The Sky / Judas / Starlight / Heavy Metal (Is The Law)
11. Forever And One (Neverland) (Deris)
12. A Tale That Wasn’t Right (Kiske)
13. I Can (Deris)
14. Dani Löble Drum Solo
15. Livin’ Ain’t No Crime / A Little Time (Kiske)
16. Why? (Deris)
17. Sole Survivor (Deris)
18. Power (Deris)
19. How Many Tears (Kiske and Deris)
20. Invitation/Eagle Fly Free (Kiske and Deris)
21. Keeper Of The Seven Keys (Kiske and Deris)
22. Future World (Kiske and Deris)
23. I Want Out (Kiske and Deris)

Os recordamos que para su concierto único en Madrid, se ha ampliado aforo:

La gira “Pumpkins United” de Helloween, que reúne sobre un escenario a Michael Kiske, Kai Hansen y los miembros actuales de la banda, incluído el también vocalista Andi Deris, ha superado todas las previsiones de venta para su concierto en Madrid. El show, que se celebra el sábado 9 de diciembre en el Wizink Center de la capital (Palacio de los Deportes) estaba inicialmente previsto para un aforo únicamente de pista. Ahora la organización ha ampliado el aforo a las gradas, poniendo más entradas a la venta.

Se espera que la banda realice un set cercano a las tres horas que cubrirá todas las épocas de Helloween. Podéis ver vídeos de esta primera fecha en Youtube.

weblogo

 

10178454_10203553724633550_2092373095_n

El pasado lunes 5 de Mayo, la ciudad de Barcelona vestía sus mejores galas metaleras para la visita de los fineses Sonata Arctica, en una de sus últimas paradas del “Pariah’s World Tour” para la que contarían con la divertida compañía de los italianos Power Metaleros Trick or Treat. Un evento que ningún aficionado al Heavy podía perderse, como se vio por la gran entrada que presentaba la sala Barcelonesa Bikini, en la que los más jóvenes seguidores de la banda nórdica hacían cola desde las primeras horas de la mañana, con una temperatura perfectamente soleada que invitaba a ello a diferencia de los días de lluvia que últimamente parecían acompañarnos cada vez que nos desplazábamos al bonito recinto. Sería el preludio de una gran noche? Os podemos asegurar que así fue, pero no adelantemos acontecimientos.

Con una puntualidad sobresaliente en la apertura de puertas y en los horarios de actuaciones (¡Cómo se agradecen estas cosas!) poco a poco se iba llenando el interior de la sala, ante una multitud que se iba haciendo con las primeras filas de un escenario bastante sobrio, algo pobre diría yo en la actuación de Trick or Treat, pero que los italianos llenaron sobradamente con una actitud ejemplar, divertida y enérgica que hizo disfrutar, botar y reír a todos los que allí nos dimos cita, conociéramos más o menos su discografía. Con tan solo tres discos a sus espaldas, saltaron al escenario para presentarnos en vivo su reciente “Rabbit’s Hill”, con un Power Metal muy cachondo pero no por ello exento de calidad y técnica, en la línea de lo que podrían ser los “Keeper of the Seven Keys” de Helloween, de los que es innegable que beben y mucho. Y si a alguien le queda alguna duda, ahí están sus colaboraciones con Michael Kiske… nada es casual. Alessandro Conti posee una gran y aguda voz que encaja perfectamente con el estilo de la banda, y un carisma que ayuda a ganarse a una audiencia que venía más que predispuesta a pasarlo bien, y no paro de moverse de un lado al otro del escenario, sacar una guitarra de plástico o ponerse unos guantes de Mickey Mouse si así lo requería la situación. Luca Cabri y Guido Benedetti a las guitarras, y Leone Villani Conti y Luca Setti a la base rítmica (bajo y batería respectivamente) se lo pasaban genial a ritmo de sus canciones más conocidas como la divertida “Loser Song” en la que no paraban de juguetear encima del escenario, el tema que da título a su nuevo álbum, la versión heavializada de “Girls Just Want to Have Fun” de Cindy  Lauper o “Like Donald Duck” que pondría el punto y final a su actuación. Aunque fueron apareciendo posteriormente a pie de pista para registrar con su cámara Go Pro algunos momentos del artista principal. Si es que son como niños…

10264666_10203553724593549_392850068_n 10318588_10203553724713552_817538309_n

10323112_10203553724673551_1854890949_n 10331816_10203553724753553_1065090962_n

(Os dejamos con las fotografías de nuestro compañero Jordi Olives Moya a falta de tener listas para subir las nuestras. Gracias)

Y llegó el momento de los fineses Sonata Arctica con su cantante Tony Kakko al frente. Lo cierto es que mi última (y única) experiencia fue muchos años atrás como teloneros de unos Nightwish en lo más alto presentando su aclamado disco “Once”, y no me dejaron un buen sabor de boca especialmente en lo que respecta a la parte vocal, ya fuera porque Tony no estaba en su mejor momento o sufriera ciertos problemas con su “instrumento”, pero el caso es que esta vez me quito el sombrero ante él, que si bien no hizo un trabajo sobresaliente, especialmente en los temas más complicados, estuvo a un nivel notable durante toda la actuación y con una actitud y personalidad muy patente. “The Wolves Die Young” fue el primer tema en sonar, al igual que en su reciente disco “Pariah’s Child”, al que le dieron una presencia repartida prácticamente al cincuenta por ciento durante el setlist de la noche, como venía siendo habitual en su actual gira. “Losing My Insanity” fue el preludio a la brillante “My Land” de su impresionante debut discográfico “Ecliptica”, que desató la locura a un público volcado al máximo con la banda, que se tomó un pequeño respiro ante la notable “What Did You Do In The War, Dad?” que alternaba lentas melodías de tintes melancólicos con una dureza musical impactante. Punto y aparte merece el momento en el que Tony nos presentó la canción que menos necesita una presentación, “Fullmoon”, con los teclados de Henrik Klingenberg introduciéndonos con una deliciosa belleza a uno de los momentos más álgidos de la velada, y es que uno no es de piedra y no puede reaccionar de mejor forma ante uno de los grandes hits de los fineses.

La parte central del concierto tuvo momentos para todos y supuso un repaso interesante a prácticamente lo largo y extenso de toda su discografía, con “In The Dark”, “X Marks The Spot” y la preciosa balada “Love”, ambas de su nuevo trabajo, o “Paid In Full” que fue la única representante de uno de sus discos más controvertidos, “Unia”. Llegados a este punto era el momento para uno de sus temas más queridos en vivo, “White Pearl, Black Oceans…” y sus prácticamente nueve minutos que nos llevan por pasajes melódicos, acelerados y épicos. Aquí todos los músicos demuestran su gran valúa y talento con un Tommy Portimo a la batería que no deja de cambiar de ritmo una y otra vez en sintonía con su otra mitad rítmica, el nuevo bajista Pasi Kauppinen al bajo que se ganó la bienvenida a la banda. El mejor colofón a una canción de este calibre, fue un inicio a capella de Tony con el estribillo de la que estaba por llegar “I Have a Right” que fue coreada y cantada por todos sus seguidores con el puño y los cuernos en alto. La gente estaba disfrutando mucho y la energía de la banda iba increscendo tras un inicio algo más frío que pronto se vio alterado por un calor cada vez más patente en la relación entre artista y seguidores.

Y a partir de aquí todo un no parar hacía arriba y arriba, con “Kingdom For a Heart” (dee nuevo de “Eclipictica”, lástima que se dejaran fuera “Replica”…) y una mejor recibida imposible “Wolf & Raven” del disco “Silence” que puso el broche más acelerado de Power Metal clásico del que hacía la gala el grupo en sus orígenes y que puso patas arribas la pista de Bikini en un terremoto de sensaciones que muchos fans llevaban tiempo esperando en las giras de la banda. Elias Viljanen demostró toda su técnica y velocidad a las seis cuerdas y Tony echó el resto antes de llegar a un más que merecido descanso al que se retiraron entre aplausos y ovaciones. Ya de vuelta, “Blood”, uno de los mejores temas de “Pariah’s Child” con una agresividad y contundencia entrelazada con la melodía de los teclados y los coros, nos acercaba al final del concierto que llegó con la rápida “San Sebastian” y la caña de “Don’t Say a Word”. Y así, una hora y media que dejó plenamente satisfechos a todos los que allí nos dimos cita, y que por las impresiones recogidas, significaron una de las mejores actuaciones de Sonata Arctica, nos dijeron adiós a ritmo de los gritos de “Vodka” que tanto gusta a sus fieles seguidores. Una noche para reencontrarme no sólo con el grupo, sino con el Power Metal en general.

Setlist Sonata Arctica

The Wolves Die Young
Losing My Insanity
My Land
What Did You Do in the War, Dad?
FullMoon
In the Dark
X Marks the Spot
Love
Paid in Full
White Pearl, Black Oceans…
I Have a Right
Kingdom for a Heart
Wolf & Raven

Blood
San Sebastian
Don’t Say a Word

Texto y fotos: Lluís García Sola @dimutdf

Fotos: Agnès Garcia Segura @NesMonstruita /Jordi Olives Moya @JordiOlivesMoya

Promotora: Doctor Music @DoctorMusicTuit

Se nos ha ido un nuevo año, y con él una serie de experiencias musicales y conciertos en vivo que dejamos atrás mientras esperamos a ver que nos aguarda este 2014. Para despedir 2013 como merece, que mejor que ser testigos de unos de los grupos de rock y metal más emblemáticos de nuestro país, Mägo de Oz, al que he tenido el placer de disfrutar dentro del marco de su propio festival en la ciudad de Madrid el pasado 14 de Diciembre en el Palacio de los Deportes, y con su show en la ciudad condal el pasado 28 de Diciembre en un Sant Jordi Club que presentaba una excelente entrada, a pesar de las ausencias que más adelante comentaré. Reconozco que soy completamente neófito en cuanto a lo que un concierto de la banda supone, y soy perfectamente conocedor de las filias y fobias que el grupo despierta entre la audiencia afin al estilo que practican, y, a pesar de que yo mismo no comparto, o compartía, un exceso de entusiasmo hacia ellos mismos, salí de ambos espectáculos mucho más que satisfecho y con varios puntos dignos de destacar y que podrían servir de ejemplo para muchas otras bandas grandes tanto a nivel estatal como internacional. Pero vayamos por partes.

DSC03643 DSC03640

El show de Madrid, que contaba con la presentación del gran Rafa Basa, arrancó con un directo corto pero repleto de buen heavy metal de la escuela más clásica, de la mano de los Ankhara. Media hora en la que repasaron grandes éxitos de su extensa discografía con temas como “No Mires Atrás” o “Un Paso Más”. Lástima del sonido algo deficiente que sufrió la banda, desgraciadamente demasiado presente durante gran parte de la velada madrileña, que empañaron un poco el resultado de un concierto al que no le faltó entusiasmo, ganas y buenas formas. Un clásico de nuestra escena metalera.

DSC03680 DSC03699

DSC04030 DSC04091

Con media formación de Mägo de Oz saltaron a escena los Bürdel King del señor Txus. Su propuesta es clara, rock ‘n’ roll gamberro y cachondo para disfrutar y hacer disfrutar a sus oyentes. Y ahí el grupo funciona perfectamente, al margen de que su estilo pueda gustar más o menos. Temas como “Esta Noche Huele a Rock ‘n’ Roll”, “Mi Nombre es Rock ‘n’ Roll” o “Sexorcista” funcionan muy bien en directo, y se nota que Txus y los suyos se lo pasan de escándalo encima del escenario, dando rienda suelta a la vena más macarra que llevan dentro. No faltaron las reivindicaciones y el ataque a la iglesia (¡con menuda hemos topado!) con el título de su próximo álbum de estudio. Todo un personaje, que amas u odias, pero que sabe reírse de si mismo y hacer gozar a los suyos.

DSC04056 DSC04066

DSC04089 DSC04016 DSC04096

DSC04009 DSC04025

En Barcelona prácticamente ejecutaron el mismo setlist, aunque algo más extenso debido a las ausencias del cartel, en la que la preciosa y poderosa voz de Patricia Tapia, aportó lo suyo. Sirva de perfecto ejemplo la tremenda versión del clásico de la Creedence Clearwater Revival “Proud Mary” que se marcó. En tierras catalanas Txus hizo gala de toda su opinión política acerca de la independencia de Cataluña, bandera con la estelada en mano, y su crítica con el poder que, desgraciadamente, gobierna en nuestro país. El público respondió de forma entusiasta al frontman, interpretando el himno del Barça a pleno pulmón, que el bueno de Txus quería dedicar especialmente a su compañero de banda, y ausente en la cita, “Moha”, aunque todo esto ocurrió en tiempo de Mägo de Oz posterior y, aún estaba por llegar. Una fiesta en la que el probable título de su próximo trabajo, “Si Dios está en todas partes… ¡Fuego a discreción!”, puso la guinda final al pastel.

DSC03704 DSC03757

DSC03769 DSC03778 DSC03814

DSC03826 DSC03788

En el marco del Festival de Madrid llegaba el turno para una de las propuestas más arriesgadas y quizás, musicalmente hablando, más desconcertantes del cartel con la banda de metal gótico de Finlandia, To/Die/For. La razón, para que engañarnos, de mi presencia en la capital. Hablar de metal gótico, teniendo en cuenta su ubicación entre el rock más gamberro de Bürdel King y el Heavy Metal más potente de Leo Jiménez, quizás no sea un gran acierto para la recepción que la banda pueda tener entre la audiencia, la gran mayoría de la cual, les desconocía por completo, aunque para la sorpresa de un servidor, su justificación en el Festival se debía al amor que Txus siente por ellos. Nuevo punto a favor. Sea como sea, a contracorriente, con un público frío e incluso por momentos desconectados de lo que sucedía encima de las tablas, la banda liderada por el vocalista Jape se entregó a su manera con temas clásicos como “Hollow Heart”, “Años de Dolor”, o la preciosa “Vale of Tears”, que se intercalaron con algunos más recientes como “Cry For Love”, el inmortal “In the Heat of the Night” o incluso una versión de “War Pigs” de Black Sabbath. Este último de forma completamente espontánea con la intención de arrancar los gritos de un Palacio de los Deportes algo desangelado que los fineses no acababan de entender. Una suerte disfrutar de ellos una vez más, lástima de hacerlos en las condiciones menos ideales, y con las ganas de tenerlos pronto de nuevo por nuestras tierras con su propio show o en un cartel más lógico y propicio para su propuesta musical. El tema del sonido, una vez más, tampoco ayudó a facilitarle el terreno a los finlandeses…

DSC03831 DSC03849

Y llegó el momento de unos de los platos fuertes de la tarde noche madrileña, con la presencia de Leo Jiménez y los suyos. Cerca de una hora de puro Heavy Metal que empezó con grandes problemas con el sonido de la banda, durante un primer tema en el que Leo incluso se deshizo de su guitarra eléctrica, la cual no volvería a recuperar en el resto de actuación, y que, claramente, marcó un nivel de agresividad sonora y puesta en escena descomunal repleta de energía y rabia por parte del enorme vocalista. Un repaso a varias canciones de su carrera tanto personal como a nivel de bandas, con un setlist variado en el que se quedaron fuera grandes canciones pero entre las que hubo tiempo para todas las tonalidades sonoras y colaboraciones. Tanque Ruiz, Mero de Cuernos de Chivo, Neus Ferri (para Leo, la verdadera ganadora del programa televisivo de “La Voz” que ganó Rafa Blas), y la omnipresente Patricia Tapia. Imposible decepcionar cuando uno posee el talento del que él hace gala concierto tras concierto, se rodea de otros vocalistas de tan altísimo nivel, y cuentan en lo instrumental con unos músicos de la talla musical de sus compañeros.

DSC03883 DSC03858

“Condenado”, “El Tiempo Curará”, la excelente “Volar”, y “Volver” de Leo 037, “Impotencia” de la añorada Stravaganzza, “Resurrección” de su salto a la fama con Stravaganzza, y las elegidas de su actual propuesta en solitario “Misantropía”, la brutal “No Hay Más Canciones Para Ti” y “Tu Destino”, se vieron completadas con una preciosa y conocida versión de “Hijo de la Luna” de Mecano, que ya popularizaron con Stravaganzza. Un show intenso y cañero, como viene siendo habitual en ellos, al que le fallaron en exceso el sonido y el no disponer de mayor duración. Una lástima, a pesar de que finalmente supuso un pequeño alivio para el aquí firmante, teniendo en cuenta de que, por motivos supuestamente de producción y tiempo, en la ciudad de Barcelona nos quedamos sin su actuación. Habrá que esperar.

DSC03946 DSC03894

DSC03918 DSC03951

Y llegamos a los grandes protagonistas de la noche. Mägo de Oz presentaban en la ciudad de Madrid su Festival rodeado de amigos y con un público animado y dispuestos a morir por la causa para apoyar a la banda con su recientemente llegado vocalista, Zeta, quien demostró, en ambas localizaciones, la calidad vocal que posee, así como su capacidad para liderar una banda de tal calibre, a pesar de la alargada sombra que supone la figura de alguien tan emblemático como José Andrea. Quizás tienen un registro similar en algunas de sus tonalidades, aunque es manifiesto que a nivel escénico son estilos completamente distintos, pero a pesar de que las comparaciones son odiosas, hay que pasar página y darle la bienvenida de la forma que tan merecidamente se ha ganado encima del escenario. Pero por encima de todas las cosas, es muy de agradecer, que una banda nacional, con tanta carrera discográfica a sus espaldas, nos ofrezcan un show de estas características, con tal cantidad de colaboraciones, y con una duración que prácticamente rozó las tres horas. Chapo!

DSC03960 DSC03961

DSC03986 DSC03983

Su concierto dio para mucho y muy bueno, y gran muestra de ello es la forma en la que sonaron temas tan emblemáticos de la banda como “Maritornes”, “Molinos de Viento”, “Hasta Que El Cuerpo Aguante”, “Hasta Que Tu Muerte Nos Separe” o la épica “La Cantata del Diablo (Missit me Dominus)”, veinte minutos de heavy metal, rock y folk, que contó con las colaboraciones de Patricia Tapia, la potente voz de Leo Jiménez o Manuel Seoane, guitarrista virtuoso donde los haya, y que recuerda al bueno de Yngwie Malmsteen en algo más que en su peculiar melena. Toda una joya que en directo sonó aun más impresionante que en estudio y que resultó toda una agradable sorpresa para todos los que allí nos dimos cita. Zeta interpretó con ganas y buena voz todos y cada uno de los temas más clásicos del grupo, aunque a nivel de movimiento en el escenario e interacción con el público eché en falta algo más de energía, de garra. Aún así nos conquistó y pese a algún que otro grito a favor de José, inevitables por otra parte, se ganó a la mayor parte de la audiencia. Lo que es innegable es que en canciones como “El Libro de las Sombras”, “H2Oz” o “Hechizos, Pócimas y Brujería” demostró un nivel que nada tiene que envidiar al resultado obtenido en estudio.

DSC04113 DSC04131

DSC04149 DSC04151

Si a la familia que forman Zeta, Txus a la batería, “Moha” al violín, Carlitos y Frank a la guitarra, con el permiso de Javi Diez que alterna sus teclados con la bestia de las seis cuerdas, Fernando Mainer al bajo, Josema a la flauta y Patricia Tapia a los coros y segundas voces, les unimos las grandes colaboraciones que se apuntaron al festival como la de Jero Ramiro a la guitarra en ese gran tema llamado “Satanael”, a Carlos Escobedo y Manu Reyes con “Sigue La Luz”, Pacho Brea con “Quien Quiera Entender Que Entienda” y Tete Novoa en “La Costa del Silencio”, ya os podéis imaginar la magnitud del resultado. ¿Se puede más? ¡Sí! Juntadlos a todos interpretando el tema por excelencia de la banda, “Fiesta Pagana”, para cerrar el concierto y poner un broche final difícil de superar. Podrán gustar más o menos, caer mejor o peor, pero os puedo asegurar que nadie de los que llenábamos el Palacio de Vistalegre madrileño no quedó plenamente satisfecho. Los grandes se demuestran en vivo, y ellos lo son.

DSC04178 DSC04161

DSC04184 DSC04198

Sobre el concierto de Barcelona poco más se puede añadir, salvo que desgraciadamente tuvimos que sufrir algunas ausencias importantes como la de Leo o “Moha”, y la falta de algunas piezas fruto de colaboraciones en el Festival y que se quedaron en el tintero de su visita a la ciudad condal, especialmente la de “La Cantata del Diablo”, que eso sí, aquí dejó su lugar a la sobresaliente “Finisterra”, otro de los cortes más épicos de la dilatada trayectoria musical de nuestros protagonistas. Algunos cambios más en el setlist y la incorporación del solo de bajo con recuerdos a estandartes del Heavy Metal como “Nothing Else Matters” o “Master of Puppets” de Metallica, o uno quizás algo extenso de teclados con repaso general incluido a algunos temas de la banda, entre otras cosas, restaron un poco al excelente ritmo general del concierto. Pero tras dos horas y media de música en vivo y una entrega total por parte de toda la banda, poco les podemos achacar a Mägo de Oz. Un servidor se quita el sombrero ante estos señores y espera con ganas su próxima visita, que, por cierto, y como dijo Txus, nos deben un “Mägo de Oz Fest” en Barcelona. ¡Hasta entonces!

DSC04139 DSC04171

Setlist de Madrid

Setlist de Barcelona

Texto y Fotos: Lluís García @EPegadizo

Promotora: RockNRock

RnR

cropped-plantilla4.jpg

 
Los germanos Rammstein volvían a dejarse a caer por nuestro país, algo habitual en los tours de la banda de Metal Industrial, que en esta ocasión venían a repasar su recopilatorio de grandes éxitos “Made in Germany”. Con un Palau Sant Jordi con el cartel de “entradas agotadas” prácticamente colgado en la puerta y una legión de miles de seguidores esperando impacientes su actuación, la noche prometía un show espectacular, como no podría ser de otra forma teniendo en cuenta el gran espectáculo visual, pirotécnico y musical que acompaña siempre los conciertos de los alemanes, con una puesta en escena a la altura, o incluso por encima, de su propuesta metálica, indiferentemente de cuales sean nuestros gustos. Más que un simple concierto toda una experiencia, que se disfruta de forma especialmente intensa si se disfruta de ella por primera vez.

El encargado de calentar el ambiente fue el conocido batería de la banda Combichrist, Joe Letz, amigo personal de los protagonistas de la velada y compañero de grupo en Emigrate del guitarrista de Rammstein Richard Z. Cruspe. Dejando de lado las baquetas, nos encontramos al alemán al frente de los platos de dj con una série de remixes de diferentes canciones de la banda principal, incluyendo éxitos como “Sonne”, “Du Hast” o “Ich Will”, que fueron muy bien acogidos por el público que se encontraba en el interior del recinto, especialmente en lo que se refiere a pista, aunque con algo menos de entusiasmo e incluso algo de indiferencia por muchos asistentes que deambulaban por la sala aprovechando para visitar los puestos de merchandise, tomar una cerveza o fumando un cigarrillo. Un buen inicio que quizás sería mejor con la presencia de un grupo encima del escenario.

Y tras la bajada de telón para ultimar algunos preparativos y su posterior subida, poco después de las nueve de la noche, Rammstein aparecían en escena con un Till Lindemann embutido en un enorme y pomposo abrigo rosa. Sonaban los primeros compases de “Ich Tu Dir Weh” cuando el público enloquecía en las primeras filas ante la presencia de sus ídolos. Queda claro que mueven masas, y es que el espectáculo que protagonizan atraen a gente tanto familiarizada con la escena metalíca como a los no habituales del género, trascendiendo mucho más allá de lo estrictamente musical. La clásica “Wollt Ihr Das Bett In Flammen Sehen?” caía como un resorte encima de una audiencia ya completamente sumergida en esa espiral de locura, fuego y explosiones marca de la casa, y a la que le siguieron auténticos cañonazos como “Sensucht”, “Feuer Frei! y sus chorros de fuego que se entremezclaban entre Till, Richard y Paul H. Landers, o el impresionante número de “Mein Teil”, con el teclista Christian Lorenz cocinado en el interior de una olla y abandonando entre llamas el escenario.

Uno de los momentos más emotivos de la actuación, vino de la mano de la interpretación a duo de “Mein Herz Brennt” a cargo de la voz de Till y el piano de Christian. Preciosa e intensa. No tardó demasiado en volver la caña con “Du Riechst So Gut” que llenó de nuevo el escenario de fuego y explosiones antes del desfile militar que supuso “Links 2-3-4” y uno de los momentos más esperados de la noche con un “Du Hast” que hizo las delicias entre todos los asistentes que se dejaron la garganta durante el tema. “Ohne Dich” significó el primer adiós de la banda que se despidieron de nosotros entre vitoreos y gritos de “Rammstein! Rammstein!” procedentes del respetable. Con esto llegamos al único bis del concierto que no se alargó demasiado y nos trajo en breve a los germanos de nuevo a escena. Una verdadera lastima que en las fotos no se pueda apreciar toda la magnitud del espectáculo del que eramos testigos, ya que nos pudimos disponer de acreditación e hicimos lo posible con la cámara compacta con la que contabamos.

Aparecieron entre los primeros acordes de “Sonne”, un temazo donde los haya, que seguía manteniendo el alto grado de excitación entre el público, tanto en pista como en grada, de un Palau totalmente volcado con la causa, siendo un miembro más del espectáculo. A estas alturas el bajista Oliver Riedel ya había sido sodomizado en directo y el batería Christoph Schneider había compartido primera línea de escenario con el resto de sus compañeros. “Ich Will” nos iba marcando el camino hacia el final del recital que nos dijo adiós con un “Pussy” que salpicó de espuma-esperma al público a manos de un enorme cañón fálico que llevaba a Till sobre sus lomos. Todo aderezado con una perfecta explosión de confeti que volaba por las alturas de la sala. Fuego, petardos, sexo y metal en un excelento espectáculo digno de ser vivido pero que resultó algo breve para los asistentes más experimentados en conciertos de Rammstein. Es imposible salir decepcionado de un show de los germanos, pero la ausencia de temas clave como “Engel”, “Mutter” o la nueva “Mein Land” que supondría la única novedad de la banda, y la escasa hora y media de actuación dejaron un sabor final algo amargo. No se puede tener todo en esta vida. Auf Wiedersehen!

Setlist de Rammstein
Ich Tu Dir Weh
Woll Ihr Das Bett In Flammen Sehen?
Keine Lust
Sehnsucht
Asche zu Asche
Feuer Frei!
Wiener Blut
Mein Teil
Mein Herz Brennt (Piano Version)
Benzin
Du Riechst So Gut
Links 2-3-4
Du Hast
Bück Dich (Rammstein Intro)
Ohne Dich
Sonne
Ich Will
Pussy
Texto: Lluís García @dimutdf
Fotos: Agnès Garcia @NesMonstruita