Posts etiquetados ‘stone sour’

parkway-drive-06-nova-rock-2018-2.jpg

Quizás a muchos de vosotros el nombre de Nova Rock Festival no os suene demasiado, y es que es fácil verse eclipsado por los más (re)conocidos de Europa como pueden ser Hellfest, Wacken, Sweden Rock, Rock am Ring, Download o Rock Fest, por citar solo algunos ejemplos. Pero no os preocupéis, que tras nuestro paso por allí os traemos a continuación la experiencia de todo lo vivido durante cuatro días con una propuesta de lo más variada del género musical, plagada de grandes y desconocidos nombres cuyo nexo de unión es el Rock.

Perdidos en medio de los inmensos Pannonia Fields de Nickelsdorf, en los límites fronterizos de Austria, fuimos testigos de todo un ejemplo de organización, gusto y cariño por la música, que nos han dejado una maleta llena de buenos recuerdos de camino a casa. La lluvia y el barro del primer día pronto dejaría su lugar a un sol resplandeciente para iluminar unos escenarios que debían albergar a grandes ídolos dispuestos a satisfacer el hambre rockero de cinco decenas de miles de seguidores que, un año más, han hecho del Nova Rock Festival todo un éxito. Y ya van más de diez.

NOVA ROCK FESTIVAL – JUEVES 14 DE JUNIO

 Una intermitente lluvia, tan discreta como molesta, nos llevaba a caminar entre el barro que el diluvio de la noche anterior (y que se repetiría de madrugada) había provocado en la zona de acampada y la entrada al propio festival, que no aguaría el entusiasmo de los centenares de asistentes que se agolpaban impacientes en las puertas de acceso. Y es que el momento había llegado.

STARCRAWLER: ¡ARRANCA EL FESTIVAL!

El reloj apenas marcaba las dos de la tarde cuando nos acercamos al Red Stage, uno de los dos grandes escenarios del festival, para ver de que eran capaz unos jóvenes Starcrawler. Una mezcla de rock añejo, vestido con atuendos de espíritu glam y con sangre punk, capitaneados por la fascinante energía de Arrow de Wilde.

Un buen puñado de temas cortos, directos y muy crudos, que forman parte de su debut discográfico de título homónimo, y que sirvieron para descubrir una promesa de lo más interesante, y es que los que pudieron verles en la pasada edición del Primavera Sound ya nos habían avisado. Y tenían razón. Si queréis haceros una idea de cómo suenan os invito a escuchar “I Love L.A.” o “Let Her Be”.

EGO KILL TALENT: ENTRANDO EN CALOR

Probablemente en unos días el nombre de Ego Kill Talent os diga mucho más, y es que serán la banda invitada del paso por Barcelona de Shinedown, quienes, por cierto, también actuarían en el festival poco después. Rock de tintes alternativo e influencias Stoner desde Brasil, con Jonathan Correa a la voz.

A pesar del poco tiempo que gozaron y de abrir el telón del pequeño de los escenarios, el Red Bull Music, dejaron un buen sabor de boca con algunos de los cortes de su debut, entre los que podríamos destacar títulos como “Sublimated”, “Collision Course” o “Last Ride”. Nos vemos en unos días.

SHINEDOWN: ¡ATENCIÓN, ATENCIÓN!

 Desde América se presentaban encima del escenario Shinedown, unos viejos conocidos, que con su reciente “Attention Attention” venían a reclamar lo que es suyo, sin importar la hora, el tiempo o el marco en el que se encuentren. Y es que con seis discos a sus espaldas y con un frontman como Brent Smith al frente, no tardaron en ganarse al público.

Además, es de agradecer que él mismo se acercara al foso durante su actuación para saludar uno a uno a los fotógrafos que allí nos encontrábamos, mientras descargaban viejas y nuevas representaciones de su carrera musical como “Sound of Madness”, “Cut the Cord”, “Enemies” o su reciente “Devil”. Sobran las presentaciones, aunque si tenéis la oportunidad de acercaros a su inminente fecha en Barcelona no lo dudéis ni un momento. No os arrepentiréis.

MESHUGGAH: BRUTALIDAD SUECA

Aquí un servidor ha de confesar que no es especialmente afín a los sonidos más extremos ni progresivos del Metal, ni, por lo tanto, de la trayectoria de los suecos Meshuggah, pero es indudable de la aplastante fuerza que poseen Jens Kidman, Fredrik Thordendal, Tomas Haake y compañía. Y ahí están las tres décadas que estos suecos llevan dando guerra, nunca mejor dicho, en esto del Metal.

No les hace falta presentar disco nuevo para ocupar cualquier puesto dentro de cualquier festival, y es que composiciones como “Clockworks”, con la que dieron el pistoletazo de salida, o “Demiurge”, con la que pusieron punto y final, son la perfecta muestra de toda la violencia sonora, no exenta de técnica, que les acredita. Algún día veremos a una banda sueca sonando “mal”… algún día.

HOLLYWOOD UNDEAD: LA MÁSCARA METÁLICA

Las tendencias más alternativas saltarían a escena de mano de los angelinos Hollywood Undead, que ataviados tras sus máscaras, hicieron sonar por todo lo alto su mezcla de rap y metal, de pegadizas melodías, como en el caso de su reciente “Whatever It Takes” que sería la elegida para abrir su show.

No cabe duda de la frescura e interés que despierta su propuesta, a juzgar por la respuesta de sus fans, especialmente de las primeras filas, y en la que dieron rienda suelta a clásicos como “Undead” o piezas más actuales como “California Dreaming”. El Nu Metal sigue vivo y ellos son una buena muestra de ello.

ASKING ALEXANDRIA: UN NUEVO COMIENZO

Y es que tras el efímero paso de Denis Stoff en la banda, quien dejara el notable “The Black” como legado, Danny Worsnop, el hijo pródigo y cantante original de los ingleses, ha vuelto con nuevos aires y dirección musical que ya mostró sus primeros esbozos en “From Death to Destiny” años atrás. No es casual que su nuevo disco tenga por título “Asking Alexandria”, mostrando una evidente declaración de intenciones, punto de inflexión y renacimiento para el quinteto.

Quizás para decepción de muchos un set corto y basado mayoritariamente en su reciente obra no fuera la mejor noticia, pero os puedo asegurar que en cortes como la gran “Into the Fire”, “Where Dit It Go?”” o su último sencillo, “Alone in a Room”, es donde a Danny no solo se le ve mejor técnicamente, sino también mucho más cómodo tanto en su registro como en, probablemente, su paladar musical. Buen directo que, eso sí, les aleja un peldaño más del Metalcore que les vio nacer. Bueno o no ya es algo que va en función de vuestros gustos.

STONE SOUR: COREY TAYLOR A TRAVÉS DEL ESPEJO

A falta de tener de vuelta a la actualidad a Slipknot, Corey Taylor sigue al pie del cañón tanto en estudio como en directo con su otra banda, Stone Sour, con un gran y extenso trabajo como es “Hydrograd” bajo el brazo, del que dieron gran muestra en su repertorio, pero sin olvidar sus canciones más celebradas. Una nueva muestra de la calidad que posee la banda y de la indudable presencia escénica que tanto a nivel vocal como icónica desprende Corey.

Comenzaron fuerte con “Whiplash Pants” y acabaron por todo lo alto con “Fabuless”, ambas de su reciente obra, dejándonos en el camino algún cañonazo clásico como “Get Inside”, más cercana al sonido de Slipknot, la pegadiza “Song #3” o la preciosa “Through Glass”, indispensable en cualquiera de sus conciertos, y el de esta tarde/noche no fue precisamente una excepción, creando un clímax de lo más intenso y emotivo entre artista y público. Si tenéis la suerte de ir a la próxima edición del Resurrection Fest (no sabéis como os envidio) ya podéis reservar un hueco en vuestra agenda.

SKILLET: ROCK CRISTIANO Y ELEGANTE

Desgraciadamente, y como suele ser habitual a inevitable en todos los grandes festivales, siempre hay algunas actuaciones que se nos solapan y nos impiden disfrutar de todos los grupos que nos gustaría ver. Y aquí no iba a ser una excepción, y es que difícil elegir entre Stone Sour y Skillet cuando ambas propuestas te gustan prácticamente por igual y cuando, además, nunca has visto a ninguno de los dos en vivo. Así que nos escapamos, apenas cinco minutos, a ver a los de Tennessee.

Llegamos al escenario para el final de “Whispers in the Dark”, a la que le siguieron “Sick of It” y la más reciente “Back From the Dead” o la pegadiza “The Resistance”, que dejaron buena muestra de su calidad musical. Ojalá pronto, o algún día, podamos verles como merecen en alguna de las ciudades de nuestro país, y es que esperamos impacientes una futura gira de la banda. Promotores, ahí lo dejo…

MEGADETH: SINFONÍA DE DESTRUCCIÓN 

Y llegaría el turno de uno de los grandes nombres de este primer día, y por ende, del festival, con Megadeth. Mustaine y los suyos salieron sobrios, como suele ser habitual en el estadounidense, con una actitud bastante estática, escondiendo su rostro tras su rizada cabellera rubia, y con un estado de voz que, si casi nunca ha brillado por su técnica, mostraba claramente el paso de los años. Para mal, y para bien, y es que la personalidad y sello tan característico están ahí y es algo que nunca nadie le va a poder quitar ni negar.

Comenzaron fuerte, con su clásico “Hanger 18” que enchufó de bien principio a toda la legión de seguidores que allí se daban cita, y que no se vieron en absoluto decepcionado con uno de los temas más potentes de su último disco de estudio, “The Threat Is Real”, con esos riffs marca de la casa y con la calidad de Kilo Loureiro aportando músculo y fuerza escénica a la maquinaria de la banda en directo. No faltaron “Sweating Bullets”, “Tornado of Souls” o “Dystopia”, formando un set corto pero intenso, en el que personalmente eché muy en falta una composición del calibre de “She-Wolf”, una de mis favoritas.

El último tercio del show no ofreció ningún tipo de tregua, encabezado por uno de esos himnos del Heavy Metal como es “Symphony of Destruction”, que levantó una de las mayores ovaciones de la noche y que fue cantado a pleno pulmón por una parroquia austriaca visiblemente más “calmada” bajo la percepción de lo que uno está acostumbrado a vivir aquí. El bajo de David Ellefson anunciaba la llegada de “Peace Sells”, a la que le continuó la tralla de “Mechanix” y el cierre de, como no, “Holy Wars… The Punishment Due”. Está claro que nos queda Megadeth para rato, que Mustaine es Mustaine con sus sombras y luces, y que los que vienen detrás, vienen pegando muy fuerte, con lo que, obviamente, algún día dará lugar ese relevo en lo alto del Metal.

PARKWAY DRIVE: RELEVO GENERACIONAL

Lo de Parkway ya no es una promesa, es toda una realidad. Los de Australia lo tienen todo para alzarse en lo más alto de la escena metálica. Desde un puñado de canciones de alto voltaje, hasta un directo absolutamente arrollador, pasando por una puesta en escena espectacular y una legión de fans que no para de crecer día a día. Y es que, si bien es cierto que su sonido se ha ido alejando del Metalcore más salvaje de sus primeros discos como “Killing with a Smile”, “Horizons” o “Deep Blue”, desde “Atlas” no han parado de evolucionar y hacerse con un privilegiado (y merecido) puesto al asalto del trono del futuro del Metal.

“Wishing Wells” sirvió a la vez de introducción y de primera bala para que Winston McCall saliera a comerse, literalmente, el escenario, con una fuerza, una presencia y una energía absolutamente arrolladora. Y creo que la elección de dicho corte es magnífica para arrancar el show. “Prey” tendría poco que envidiarle, también de su última obra, “Reverence”, y con unas líneas de guitarra a cargo de Jeff Ling y “Luke “Pig” Kilpatrick deliciosas, que culminan a la perfección con un estribillo con mucho gancho, ideal para el directo. No podía faltar la clásica “Carrion”, la muestre de “Ire” con “Vice Grip” y “Dedicated”, o la vuelta al presente más inmediato de la mano de la majestuosa “Cemetery Bloom” y el ritmo tan pegadizo de “The Void”. Fuego, pirotécnica y un juego de luces a la altura de los músicos que presidian el escenario se convertían en perfecta armonía, mientras la descarga seguía adelante sacando pecho con antiguas composiciones como “Idols and Anchors” y “Karma”.

Como si del “We Will Rock You” del Metalcore se tratara “Writings on the Wall” seguía caldeando el ambiente, como preludio a “Destroyer” y una “Absolute Power” que dejaba patente lo mucho que confía el quinteto en sus obras más recientes. Y razones no les faltan, precisamente. El inconfundible sonido de guitarra anunciaba “Wild Eyes”, tema que terminaría de desatar la locura entre sus seguidores y que, seguramente, les serviría para reclutar a un buen puñado de ellos a sus filas, como hicieron conmigo hace unos años. El escenario se llenaría de fuego con “Crushed”, otro de esos temas que ayudan a entender el crecimiento de Parkway Drive, con Ben “Gaz” Gordon girando 360 grados golpeando con violencia y precisión de cirujano su batería. ¡Espectacular! “Bottom Feeder” sería la última carta de su jugada maestra, que reivindica, una vez más, que los australianos están más que preparados para llegar a lo más alto. Y no tengo ninguna duda de que así vaya a ser.

publico-nova-rock-2018-02-2.jpg

MARILYN MANSON: DULCES SUEÑOS

Y antes de ir a dormir un poquito de Marilyn Manson, ¿qué os parece la idea? Si una cosa está clara y ha quedado patente a lo largo de su dilatada y polémica carrera, es que el señor Manson es capaz de lo mejor y de lo peor en directo, y, por suerte, esta noche fuimos testigos de lo primero. Obviamente no fue una actuación que pasará a la historia del Rock, pero se convirtió en un show notable, más que solvente, en una gira que además presenta un setlist de lo más equilibrado, y con un buen disco como es “Heaven Upside Down” como carta de presentación. Sus días de gloria quedaron atrás, pero el legado que tiene a sus espaldas le llevan a estar donde está y a, como hoy, ser cabeza de cartel de grandes festivales alrededor de todo el mundo.

La fiesta comenzaba por todo lo alto con piezas indispensables en su discografía más representativa como “Irresponsible Hate Anthem”, “Angel With the Scabbed Wings”, “This is the New Shit”, “Disposable Teens” o la divertida “mOBSCENE”, que le permitieron su espacio a cortes más actuales como “Deep Six” o su reciente “Kill4Me”, que apenas desentonaron en la actuación. Ni la figura ni la voz de Manson es la de antaño, pero cumplió con las expectativas de sus seguidores o, como en mi caso en particular, de los más escépticos, y “Rock is Dead”, The Dope Show”, “Sweet Dreams (Are Made of This)” o “The Fight Song”, contribuyeron enormemente en ello.

Tras el primer bis llegaría el turno de “Antichrist Superstar”, uno de sus grandes clásicos, aunque nada en comparación a lo que despertaría entre el respetable “The Beautiful People”. ¿Quién no ha cantado, bailado o gritado alguna vez al ritmo de este éxito de la historia del Rock y el Metal? Probablemente si estás leyendo estas líneas lo habrás hecho. Así que después tocaría realizar un último descanso para poner el punto y final con el cover de “Cry Little Sister” y “Coma White”. Ya no estamos en los 90 ni músicos como John 5 o Twiggy Ramirez le hacen compañía en el escenario, pero Marilyn Manson siguen siendo uno de los grandes referentes en la historia del Rock, nunca exento de polémica o controversia. Pronto le veremos en el Download de Madrid donde podréis sacar vuestras propias conclusiones.

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 14 de Julio, Nova Rock Festival, Nickelsdorf, Austria

Promotora: Nova Music Entertainment

weblogo

unnamed-13.jpg

La espera ha llegado por fin a su fin y podemos anunciaros parte de las bandas que actuarán este año en el Resurrection Fest 2018. Nuestra intención inicial era publicar todo el cartel, pero muchas bandas no están listas para anunciar, así que publicamos ahora este adelanto y más adelante se cerrará toda la programación con otro anuncio que equilibrará el cartel.

En primer lugar, nos llena de orgullo poder anunciar que por primera vez en la historia una de las bandas más famosas del mundo del rock estará en Galicia: ¡la banda más caliente del mundo, KISS! Los americanos vendrán desde EE.UU. explícitamente para tocar en España en una de sus pocas fechas a nivel mundial que darán en 2018 y tendremos en Viveiro el concierto más especial hasta la fecha entre todas sus visitas a España, con su producción completa y larga duración. Próximamente anunciaremos una sorpresa muy especial sobre esta actuación, pero por ahora no podemos deciros nada más. Será todo un orgullo tener a Gene Simmons, “The Demon”, Paul Stanley, y el resto de la banda encabezando el día grande del festival, el sábado 14 de julio.

A su vez, otra de las bandas más influyentes de la historia del rock también estarán en Viveiro y encabezarán uno de los días del festival, el viernes 13 de julio. Desde Alemania, Scorpions actuarán en Viveiro por primera vez, y no podemos tener más ganas de escuchar esos temas tan míticos como “Rock You Like A Hurricane”, “Still Loving You” o “Winds of Change”, entre muchos otros.

Por petición popular, ¡por fin tendremos a Corey Taylor en Viveiro! Ya que su otra banda Slipknot está de descanso, tendremos la única fecha en España de Stone Sour y será uno de los platos fuertes del cartel. Presentarán su último disco “Hydrograd” y tocarán todos sus clásicos. ¿Estáis listos?

En lo referente al metal extremo, tendremos viejos amigos y muchas bandas nuevas que nunca han estado en el festival, salientando a Ministry, At The Gates, Overkill, Alestorm, Thy Art Is Murder, Exodus, Suffocation, Leprous o Igorrr, entre muchas otras.

En el escenario de punk y hardcore, ¡no nos olvidamos nunca de nuestras raíces! Anti-Flag vuelven de nuevo a Viveiro más grandes que nunca, y también tendremos a Zebrahead, Riot Propaganda (el proyecto de rap metal de Los Chikos del Maíz y Habeas Corpus), Cancer Bats, Stick To Your Guns, Voodoo Glow Skulls, Evergreen Terrace o Rise of The Northstar, entre muchos otros. The Qemists, como propuesta alternativa, nos traerán su mezcla de drum’n’bass y música electrónica para montar una fiesta por todo lo alto.

En nuestro Desert Stage aún quedan muchas cosas jugosas por anunciar, pero ya os podemos comentar que habrá muchas bandas de calidad pedidas por vosotros para este escenario como Saint Vitus, God Is An Astronaut, Stoned Jesus, Harakiri For The Sky, Monolord, Rolo Tomassi o Mars Red Sky.

Y cómo no, en lo nacional, tendremos una gran selección de nombres que se ampliará más adelante pero que ya cuenta con bandas como los antedichos Riot Propaganda, The Wizards, Somas Cure, Imperial Jade, Teksuo, Against The Waves, Trono de Sangre, Boneflower, Ósserp o Malämmar, entre otros. Os recomendamos ver la lista entera aquí debajo, ¡porque son todo bandazas de gran calidad y que estamos seguros de que descubriréis muchas joyas!

La lista completa de las bandas confirmadas:

KISS
Scorpions
Stone Sour
Ministry
At The Gates
Anti-Flag
Overkill
Alestorm
Exodus
Riot Propaganda
Zebrahead
Saint Vitus
Suffocation
Thy Art Is Murder
Cancer Bats
Evergreen Terrace
Stick To Your guns
The Qemists
Leprous
Voodoo Glow Skulls
Rise of the Northstar
Igorrr
Stoned Jesus
Monolord
The Lurking Fear
Rotten Sound
Jinjer
Harakiri For the Sky
Get The Shot
Rolo Tomassi
Mars Red Sky
The Voynich Code
Nostromo
Imperial Jade
The Wizards
Sugus
Dawn Of The Maya
Teksuo
Trono de Sangre
Somas Cure
Bellako
Against The Waves
Malämmar
Ósserp
Ciconia
Aposento
Bloodhunter
Aathma
Ànteros
Santo Rostro
Boneflower
Montañeros de Kentucky
Pandemia
+ muchas más por anunciar hasta un total de 100
Las entradas estarán a la venta al precio actual hasta el próximo martes a las 23:59, cuando subirán. Las entradas diarias se pondrán también a la venta el lunes a las 10:00.

Como decimos, aún faltan muchas bandas por anunciar, y esperamos hacerlo pronto, ¡así que gracias por vuestra paciencia y nos vemos un año más en Viveiro para la mejor semana del año! 😀

COMPRA YA TUS ENTRADAS EN WWW.RESURRECTIONFEST.ES

weblogo

Stoner-sour-hydro-web

Desde su debut discográfico quince años atrás con su disco homónimo, STONE SOUR se han ido trabajando (y ganando) un puesto privilegiado dentro del metal más contemporáneo. Con “Hydrograd”, su sexto álbum de estudio, quizás nos encontremos ante la confirmación definitiva de la banda capitaneada por Corey Taylor a la que, evidentemente, su trayectoria en SLIPKNOT ha beneficiado sin lugar a dudas. Obviamente temas como “Bother” o “Through Glass” bien merecen el éxito del que hoy disfrutan y, probablemente, estemos ante su mejor disco. Un trabajo maduro, extenso, y con una calidad indiscutible. No es casualidad que el propio Corey afirme que posiblemente este sea uno de los mejores discos que ha hecho desde el primer álbum de SLIPKNOT.

Nos introducen en materia con un divertido “Hello You Bastards” como bienvenida al álbum y a la instrumental “YSIF”, en dos minutos que sirven como excusa/introducción a “Taipei Person/Allah Tea”, el primer corte “de verdad” del compacto. Comienzan dando guerra, y es que los riffs se baten en duelo con el registro más agresivo de Corey, envuelto bajo un halo por momentos oscuros, por momentos melódico, y un toque a lo METALLICA que le sienta como anillo al dedo, especialmente con esos coros tan potentes. “Knievel Has Landed” se mueve en unas tesituras más cercanas al modern metal actual, con unos versos marcados por la distorsión en la voz y el groove rítmico que marcan el grueso bajo de Johny Chow y la pegada en la batería a cargo de Roy Mayorga. Un estribillo más comercial y pegadizo es lo que necesita el corte para demostrar el alto nivel que exhibe el álbum durante prácticamente todo su recorrido.

El siguiente corte, “Hydrograd” da título al disco, y no es para menos. Una composición compleja, con constantes cambios de ritmo y un Corey en estado de gracia. Podo le tiene que envidiar Christian Martucci a la guitarra, con un trabajo sensacional combinando armonías y solos que reflejan el talento que encierra (o mejor dicho, libera) el músico. Otro estribillo a tener en cuenta. En el otro lado tenemos a “Song 3”, uno de los sencillos del disco. Mucho más directo, accesible y comercial, que, si bien no es de lo mejor del conjunto, tiene una sonoridad de fácil escucha que funcionará bien en las cadenas de radio, acercando a la audiencia menos fiel o neófita hacia su obra. Pegadiza y resultona. Palabras mayores sin embargo para “Fabuless”. De lo mejor del disco y quizás de su carrera. Mucha tralla, la oscuridad propia de SLIPKNOT durante los versos, y un derroche de metal acelerado para hacer un guiño a los grandes como LED ZEPPELIN y ROLLING STONES antes de explotar en un estribillo de lo más enérgico.

Encontramos algo más de pausa en “The Witness Tree”, uno de esos cortes muy del sello STONE SOUR, de atmósfera melancólica e intensidad increscendo, con un Corey Taylor de lo más emotivo y unos riffs de guitarra a manos de Mrtucci y Josh Rand mucho más suaves. “Rose Red Violent Blue (This Song Is Dumb & So Am I)” tiene un espíritu más rockero, con ciertos rasgos en común con el grunge que hicieron grandes bandas como NIRVANA. Todo ello pasado por el filtro de los americanos y coqueteando sin ningún tipo de pudor con distintos géneros para crear su propio sonido. Ganan intensidad en “Thank God Is Over”, con un riff mucho más afilado y machacón, sonando pesado gracias a la contundente marcha que marca la batería de Roy y tan solo suavizada por la melódica voz de Corey. Un claro ejemplo de que el metal se puede interpretar de muchas formas y recogiendo las más variadas influencias, sonando por momentos a la dureza de METALLICA o la festividad de los BON JOVI más clásicos.

Mucho estábamos tardando en toparnos con una balada y “St. Marie” le pone remedio con un tema que destila la esencia del country por cada uno de sus poros. La melancólica voz de Corey y el slideomnipresente durante todo el corte ayudan a recrear esa sensación. “Mercy” es otra de las composiciones que pudimos disfrutar antes del lanzamiento del disco y es, sin duda, uno de los mejores momentos del mismo. Las guitarras suenan fantásticas, especialmente durante el solo de Martucci, y vuelven a regalarnos otro de esos estribillos marca de la casa. No os dejéis engañar por ese inicio tan oscuro, denso y pausado de “Whiplash Pants”, porque la canción adquiere una velocidad y una agresividad que les acerca a la propuesta de SLIPKNOT, con una vez desgarrada, salvaje y una base rítmica imperiosa que golpea sin concesión alguna.

46565_0_wide_ver0.jpg@534.jpeg

Ese arranque a cargo del riff al más puro estilo BLACK SABBATH de “Friday Knights” lleva al tema por varios pasajes rítmicos, instrumentales y vocales. Quizás de los más difíciles de asimilar en una primera escucha pero que no desentona en un conjunto más que notable a pesar de pecar de cierto exceso en lo que a duración respecta. Vuelven a repartir cera en “Somebody Stole My Eyes”, haciendo de la agresividad y la velocidad su mejor aliado, en una sonoridad muy METALLICA y una alma más MOTÖRHEAD. Eso sí, una vez llegamos al estribillo los registros más melódicos de Corey vuelven a hacerse con el protagonismo total. Demuestran su versatilidad con un solo de lo más heavy metal digno de MEGADETH antes de estallar en una locura próxima a SYSTEM OF A DOWN. “When The Fever Broke” pone punto y final, removiéndonos las entrañas con una canción sorprendentemente profunda, dolorosa y triste… y hay que ver lo que nos gusta Corey cuando pone voz a ese tipo de composiciones.

Lo cierto es que no seguía demasiado de cerca o de forma muy atenta la progresión de STONE SOUR, y quizás por eso me haya sorprendido tan gratamente este “Hydrograd”, pero dejando a un lado este factor, y guiándonos únicamente por la calidad (y variedad) de las canciones de este compacto, puedo afirmar que estamos ante un trabajo de gran nivel. Si sois fans de la banda ya estáis tardando en haceros con el disco, y si sois más de SLIPKNOT, os invito a abrir la mente, cerrar los ojos, y dejaros llevar por la mezcla de sabores sonoros que componen esta obra, la cual recoge influencias del rock y el metal de los últimos treinta y cuarenta años, y los fusiona en un estilo que los críticos se han encargado de bautizar como modern metal. Juzgad vosotros mismos pero, sobretodo, disfrutadlo.

Nota: 8

Discográfica: Roadrunner Records

Texto: Lluís “DiMu” García

weblogo