Posts etiquetados ‘sunrise avenue’

sunrise-avenue-nova-rock-2018-01-2

Tocaba el turno de las despedidas. Llegaba el último día de Nova Rock y con él esa curiosa e indescriptible mezcla de alegría y tristeza. Alegría por la jornada que nos esperaba, con dos grandes nombres propios como Iron Maiden y Sunrise Avenue.

Del primero sobran las presentaciones. Del segundo quizás no sepáis mucho, pero es una de las bandas más importantes del Pop Rock en zonas países como Alemania, Austria o Suiza, y no es un hecho casual que fueran uno de los headliners del festival. De hecho son una de las bandas favoritas del que aquí firma, y un invitado recurrente del evento. Y triste porque esto se acaba…

LESS THAN JAKE: TODOS MIS AMIGOS SON METALEROS

Después de la inclasificable, multitudinaria y tradicional actuación de Wendis Böhmische Blasmusik era el turno de calentar motoroes de verdad con el Ska Punk de Less Than Jake. Los de Florida salieron con ganas de divertir al personal, conscientes de que hoy era la última jornada de festival y de que tenían la difícil misión de lograr su objetivo a la hora, prácticamente, del desayuno.

Chris DeMakes no paraba de cantar y saltar mientras Roger Lima movía las rastas al unísono de su bajo y animaba al personal. Sea un estilo que te guste más o menos, resulta difícil no dejarse llevar por el ritmo y la melodía de sus canciones y pasar un buen rato al compás de “Sugar in Your Gas Tank”, “Whatever the Weather” o “All My Best Friends Are Metalheads”. Diversión asegurada.

ENTER SHIKARI: SIN ETIQUETAS

Hablar de Enter Shikari es hacerlo de una banda casi única en su especie, y es que los británicos fusionan sin ningún tipo de prejuicio ni pudor estilos como el hardcore, la electrónica, el drum and bass o el rock, por citar tan solo algunos ejemplos. Los que ya conozcáis a la banda encabezada por el vocalista “Rou” Reynolds sabéis perfectamente a que me refiero, y a los que no, les recomiendo darle un repaso a su discografía desde su inicial “Take to the Skies” hace ya diez años a su actual “The Spark”. Sino os explota la cabeza antes.

Personalmente no soy demasiado fan de sus dos últimos trabajos, salvo alguna que otra excepción, pero en directo son una apuesta segura y es que temas como las míticas “Anything Can Happen in the Next Half Hour…”, la potente “Destabilise”, la inclasificable “Arguing with Thermometers” o la hímnica “Sorry, You’re Not a Winner” son incapaces de dejar a nadie indiferente. Lástima que ni las horas ni la duración del concierto les hiciera justicia, pero aún así daba gusto ver la cantidad de fans que se acercaron a las primeras filas con ganas de fiesta.

PASSENGER: EN TU FIESTA ME COLÉ

Así es, el inglés Michael David Rosenberg, o lo que es lo mismo, Passenger, es un cantautor que poco tiene que ver con el Rock pero que por alguno u otro motivo, allí estaba, él y su guitarra acústica en medio del Red Stage. El cantautor tiró de ironia y simpatía disculpándose ante los que esperaran encontrarse allí una banda y solo le encontraran a él, y vacilando sobre su gran y más conocido éxito, “Let Her Go”, diciendo que le iba a tocar 7 u 8 veces. Evidentemente, no fue así.

El simpático artista se gano a la audiencia del festival con sus canciones íntimas, pequeñitas y casi cotidianas, y su indudable y entrañable carisma. “Rolling Stone”, “Hell Or High Water” o “Holes”, acompañaron a su reconocido hit, y por un momento, hicieron que reinara la paz, la tranquilidad y la harmonía más absoluta jamás vista en un festival de Rock. Poco duró, pero a muchos les sirvió para tomar un respiro o tomar una cerveza como preparación a lo que estaba por llegar. Y era mucho.

publico-nova-rock-2018-14-2.jpg

BILLY TALENT: TALENTO PUNK 

Y se acabó la calma. Los canadienses Billy Talent saltaron al escenario con ganas de liarla muy fuerte, y vaya si lo hicieron. Su Punk Rock con la carismática, aguda y chillona voz de Benjamin Kowalewicz al frente se ganaron a un público que ya les tenía muchas ganas a juzgar por el ambiente que poco a poco se fue creando a lo largo de la mañana, y el cuarteto no fallo. En absoluto.

Se pegaron un setlist intenso, directo al grano y repleto de grandes temas, como “Devil in a Midnight Mass”, “This Suffering” o “Surrender”, para terminar por todo lo alto con cañonazos como “Red Flag” o “Fallen Leaves”. Imposible no divertirse en un show de la banda, y a pesar de que les tenía la pista bastante perdida desde hace muchos años, fue un placer reencontrarnos allí.

THE RAVEN AGE: UNA NUEVA ERA 

Los londinenses The Raven Age inauguraron el Blue Stage del Nova Rock como preludio a lo que sería la actuación de Iron Maiden, y es que en el día de hoy, dicho escenario albergaría tan solo a tres bandas, las que componen el tour de la doncella de hierro. A pesar de su juventud y con contar con tan solo un EP y un larga duración, “Darkness Will Rise”, la banda de Heavy Metal con influencias de Metalcore o estilos más modernos supo caldear el ambiente y demostraron que tienen buenos temas en su haber, además de haber superado la marcha de su anterior vocalista con la entrada de Matt James.

Siempre podremos discutir si el hecho de ser “la banda del hijo de Steve Harris” le han abierto muchas puertas y le han llevado a abrir para bandas como Gojira, Mastodon, Anthrax, British Lion y, como no, Iron Maiden, pero lo cierto es que tablas tienen y canciones como “Promised Land”, su más conocida “Angel in Disgrace” o su más reciente “Surrogate”, sonaron francamente bien. El tiempo me dará o me quitará la razón pero mi voto favorable lo tienen, y es que por una u otra razón se me han resistido hasta hoy. Y han cumplido con nota.

SUNRISE AVENUE: EL SIGLO DE LOS CORAZONES ROTOS

 Permitidme por un segundo que me deje llevar un poquito, pierda cierta perspectiva de la objetividad y os hable brevemente de una de mis bandas, por muchos motivos, algunos musicales y otros más sentimentales, favoritas. Y es que casi de forma in extremis y hasta última hora casi inesperada he podido cumplir una tradición que vengo cumpliendo en los últimos años, y es mi cita anual con Sunrise Avenue. Quizás a muchos no os diga el nombre gran cosa, a otros os puede sonar porque a finales del año pasado estuvieron de gira por nuestro país en pequeñas salas (pequeñas para una banda de su calibre) pero os puedo asegurar que en media Europa son una banda de primer nivel.

Samu Haber, líder del grupo y tremendamente popular en terreno alemán por ser, además, coach de la edición nacional del TV Show “La Voz” presentaba junto a sus inseparables escuderos el nuevo álbum de los fineses, “Heartbreak Century”, del que dieron buena muestra con el tema que le da título, el primer single “I Help You Hate Me” y un buen puado de canciones más como la emotiva “Afterglow” o la animada “Point of No Return”, con speech incluido sobre la primera cita, el amor y ese punto de no retorno que en ocasiones alcanzan las relaciones. Entre risas, feliz, y con una complicidad con su público que siempre da gusto ver sobre un escenario, porque cuando un artista es feliz allí sabe contagiar ese sentimiento de forma natural, sin artificios.

Nos sorprendieron de inicio con “Prisoner in Paradise”, tema que formó parte de su recopilatorio pero que hasta el presente tour no habían interpretado en directo, y la arroparon a la perfección con clásicos como “Lifesaver” o una nueva vuelta de tuerca a “Forever Yours”, otorgándole un toque ligeramente progresivo que denota su afición por reinventar sus propias creaciones. Raul y Riku estuvieron tan sobrios como en ellos es costumbre, mientras a Sami apenas se le podía distinguir escondido tras la lejana batería y Osmo Ikonen, el eterno miembro no oficial del grupo, no paraba de cantar y saltar en compañía de su inseparable teclado. Para el final dejaron las que probablemente sean las canciones que mejor les definen, “Fairytale Gone Bad”, que en esta versión mejora incluso a la original, o su eterna “Hollywood Hills”, que sirvió para ofrecernos una nueva despedida, quien sabe si hasta la próxima edición. Poco importa si para algunos es Pop o para otros Rock cuando la música, más allá de sus etiquetas, es capaz de transmitirte tanto. ¿No se trata precisamente de eso?

publico-nova-rock-2018-08-2.jpg

IRON MAIDEN: EL LEGADO DE LA BESTIA

No voy a ser yo quien descubra a estas alturas la que probablemente sea la banda más importante de la historia del Heavy Metal, por lo menos para muchos de nosotros. Y si algo tiene este nuevo tour, es el recuperar viejas joyas que por uno u otro motivo han quedado olvidadas en el recuerdo. “Aces Hight” abría el fuego con un Bruce Dickinson absolutamente pletórico a la voz y en cuanto actitud y demostrando que es uno de los frontman más carismáticos del mundo. Una elección lógica que un corte tan exigente vocalmente sea el primero del set. Le seguiría una de las sorpresas de esta gira, “Where Eagles Dare”, que no sonaba en sus directos desde mediados de la pasada década, para atacar sin respiro con un himno de la altura de “2 Minutes to Midnight”.

Y de repente retrocedimos en el tiempo para recuperar uno de los temas más épicos de la época de Blaze Bayley gracias a “The Clansman”, a la que Dickinson sabe dar su toque tan personal y, de paso, dosificar su garganta. Volveríamos a la batalla al galope de “The Trooper”, con el bajo del señor Harris haciendo temblar hasta las tiendas de campaña del camping, y con Bruce batiéndose en duelo con el mismísimo Eddie. ¡Puro espectáculo! No abandonaríamos su injustamente infravalorado “Piece of Mind” para deleitarnos con otra de las sorpresas del nuevo repertorio. “Revelations”. Le siguió una más actual (¡aunque han pasado ya más de diez años!) “Fort he Greater Good of God” que pasó algo más de puntillas entre tanto clásico, para devolver la velocidad de la mano de “The Wicker Man”. Uno de los temas más oscuros de su discografía, “Sign of the Cross”, también de la etapa de Bayley, sería el siguiente de la lista.

No dejarían de sorprendernos, y es que por injusto que sea, “Flight of Icarus” no hacía acto de presencia en vivo desde hace más de tres décadas. Bienvenidos a la nave del misterio. ¡Y más fuego! El show avanzaba a un ritmo imparable y llegó uno de los momentos más especiales de cualquier descarga de los británicos con “Fear of the Dark”. Han pasado tantos años y tantos conciertos… y aún no puedo evitar emocionarme con esa maravillosa introducción antes de la tormenta. Y es en tema como este donde el juego triple de guitarra formado por Murray, Smith y Gers saca a relucir todo su potencial. El fuego se apoderaría del escenario de nuevo con “The Number of the Beast”, otro de esos clásicos por antonomasia de la doncella, a la que le seguiría la inevitable “Iron Maiden” antes de la llega del primer y único bis de su actuación.

Y tras la breve pausa el delirio. La felicidad. El fin de fiesta. Un trio ganador formado por la pegadiza y vibrante “The Evil that Men Do”, la recuperada para la causa después de todos los problemas legales “Hallowed Be Thy Name”, una maravilla sonora con Nicko McBrain comandado la nave rítmica, y esa frenética pieza de título “Run to the Hills”. Y es que Iron Maiden nunca fallan. Como apunte final me dejaría dejar una pequeña reflexión, y es que en cierto momento de su actuación, Bruce Dickinson lanzó al aire un comentario que aún hoy me mantiene inquieto, nervioso, preocupado. Y cito textualmente: “Este es el final del camino, este es el legado de la bestia”. Ojalá no quiera decir lo que yo entiendo… Porque sería una pérdida que, aunque algún día ha de llegar, creo que el Heavy Metal no está preparado aún. Up the Irons!

publico-nova-rock-2018-03-2.jpg

Y así nos retiramos, tras cuatro días repletos de música, fotografías y experiencias, en un país lejano, y en un festival que ojalá a partir de hoy sea un poco más conocido en nuestro país. Espero haber aportado mi humilde y pequeño granito de arena a ello. Todo un ejemplo de organización y referente en Europa en cuanto a festivales de Rock se refiere. ¡Hasta pronto Nova Rock!

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 17 de Junio, Nova Rock Festival, Nickelsdorf, Austria

Promotora: Nova Music Entertainment

weblogo

sunrise 17.jpg

Seguro que a muchos de vosotros el nombre de SUNRISE AVENUE no es resulta demasiado familiar más allá de haber visto anuncios y noticias sobre su reciente paso por España en las ciudades de Madrid y Barcelona. Cierto es que la banda apenas cuenta con promoción en nuestro país, de hecho sus discos no han sido ni editados, pero, afortunadamente, vivimos en una época en la que las distintas plataformas digitales o tiendas online, además de la importación en nuestros establecimientos habituales, nos permiten cierta facilidad para hacernos con los discos de estos grupos que no están tan fácilmente a nuestro alcance. Así pues, no es de extrañar que prácticamente fuera una proeza encontrar seguidores españoles en cualquiera de las dos ciudades, siendo la mayoría de fans de procedencia alemana o, incluso, de su natal Finlandia.

Tuve la casualidad, y la suerte, de descubrir a la banda hace ya un puñado de años en el archiconocido juego de karaoke de playstation “Singstar” con su célebre tema “Fairytale Gone Bad”, y no dude en hacerme con tantas canciones como fueran posibles en él. Así, prácticamente de forma inconsciente, cortes tempranos en su discografía como “Forever Yours” o “Heal Me” fueron creando poso en mi interior, y no tardaron en convertirse en habituales de mis escuchas. El tiempo fue pasando, me fui haciendo con sus discos, y desde hace tres años monto mis vacaciones europeas teniendo en cuenta sus tours. Esto me ha llevado a verles en Luzern (Suiza) junto a la 21st CENTURY SYMPHONY ORCHESTRA en lo que aquí sería un concierto similar al de un Liceu, en Hamburgo (Alemania) en un Open Air ante más de 14.000 espectadores y, el año pasado, en Viena (Austria) junto a la WONDERLAND ORCHESTRA ante otros tantos. Quien me iba a mi a decir que tendría oportunidad de verles, presentando disco nuevo, en mi país y en unas salas de aforo tan limitado (si lo comparamos con las fechas mencionadas anteriormente). Nadie.

Desde las primeras horas de la mañana ya se agolpaban en la cola las primeras seguidoras de la formación finesa, también conocidas como “Front Row Angels”, muchas de las cuales les han acompañado prácticamente durante todo este club tour. Eso sí, en el ambiente de ambos conciertos pudimos encontrar una diferencia fundamental, y es que mientras la Sala Mon de Madrid apenas presentaba media entrada, en la Sala Salamandra de Barcelona se vivió un celebrado sold out, el broche perfecto para un final de gira de unas características tan únicas y especiales que, difícilmente, se volverá a repetir. Y es que si ya de por si la banda es poco dada a salir fuera de los países donde cosechan un gran éxito como Alemania, Austria o Suiza, hacerlo presentando de forma íntegra su lanzamiento más reciente, en este caso el maravilloso “Heartbreak Century”, lo es aún más, si cabe. Quizás hay es donde encontremos la mayor pega de estas dos citas, ya que para los que sigan al cuarteto (aunque en realidad en vivo sean cinco) desde hace años, un show de poco más de una hora en el que apenas hay sitio para tres clásicos sabe a poco, muy poco. Esto nos lleva a que en el tintero se quedaran composiciones como “You Can Never Be Ready”, “Stormy End”, “Welcome To My Life”, “Forever Yours” o la mítica “Fairytale Gone Bad”, con la que incluso podrían habernos regalado un pequeño guiño a su versión en español, “Olvida Me”.

Pero de nada vale lamentarse, y menos aún cuando tenemos la suerte de poder gozar en directo de la totalidad de su nuevo trabajo, y que el resultado final no se resienta un ápice, algo que no está ni mucho menos al alcance de cualquier grupo. SUNRISE AVENUE llegaron a ambas salas con el tiempo prácticamente justo de entrar por la puerta y saltar al escenario a ritmo de las melodías folk de “Never Let Go”. Samu Haber, líder de la formación y de gran fama en el país germano por su presencia como coach en su edición del programa televisivo “The Voice”, subía la intensidad con la felicidad rockera que desprende cada verso de “Somebody Like Me (Crazy)”, compartiendo el protagonismo a las seis cuerdas con su escudero eléctrico Riku Rajamaa. La melancolía y los sentimientos más íntimos crearían ese halo tan especial que solo canciones como “Afterglow” saben provocar, y es que la voz de Samu sabe llegar como pocas directas al corazón. A continuación encontraríamos la única diferencia de todo el set entre Madrid y Barcelona, y es que mientras en la primera “A Little Bit Love” sería una de las pocas concesiones a sus obras anteriores, en la ciudad condal se pudo disfrutar de la animada “I Don’t Dance” que supuso uno de los momentos más álgidos de toda la noche, gracias a una composición de esas que, a pesar de su título, te invitan a bailar y mover el esqueleto prácticamente de forma inconsciente. Había ganas de clásicos y este fue un gran ejemplo de ello.

Bajaron las luces y aumentaron los abrazos entre el personal, para recibir con la calidez que se merece a la preciosa “Beautiful”, valga la redundancia, poniendo uno (de tantos) de los puntos emotivos de la velada. Una canción que desde el primer día se ha convertido en un futuro imprescindible de los fineses gracias, entre otras cosas, a una letra de esas que tan bien saben hacer suya y verse reflejados sus fans. Y es que todos somos bellos, seres únicos y especiales, a pesar, o precisamente por ello, de nuestras cicatrices. La gente volvería a enloquecer con “Lifesaver”, corte de su anterior “Unholy Ground” y que ya forma parte de la historia, pasado, presente y futuro, de la banda. “Question Marks”, una de las canciones más interesantes de su reciente obra, sería la siguiente en sonar, con ese final increscendo que aporta la sonoridad más rock que se hecha de menos en algunos tramos de la misma, con un Raul Ruutu muy sonriente al bajo y un enérgico Sami Osala a la batería, que marcan la base rítmica de la formación. Bajarían las revoluciones con “Room”, a priori uno de los cortes quizás menos inspirados de su “Heartbreak Century”, con una audiencia mucho más estática aunque, eso sí, que no deja de cantar durante todas y cada una de las integrantes del corto setlist. Nada que no pudiera solucionar el sobresaliente tema que da titulo al nuevo álbum, con ese preciosa armonía que dibuja en el aire cada nota del teclado del siempre activo Osmo Ikonen, un pedazo de músico que a pesar de no formar parte de la imagen de estudio del grupo supone una pieza fundamental en el mismo. ¡Y qué estribillo! Una oda a un tiempo en el que el significado del amor parece haber cambiado y sufrido a causa de las nuevas tecnologías y el falso acercamiento de estas, que en realidad nos distancian a pasos agigantados y, lo que es peor, prácticamente de forma inconsciente. Aún resuenan los cánticos del público en mi cabeza.

Las canciones de su último disco seguían sonando y llegaría el turno de “Let Me Go”, con el universal tema del amor siempre tan presente en el foco de sus composiciones, esta vez desde un punto de vista mucho más sarcástico y ameno. Las banderas, pancartas y demás atrezzo portado por sus fans alzarían el vuelo durante “Flag”, que sería ampliamente coreada y celebrada por todos ellos en una simbiosis perfecta entre artista y público. ¡Cuanto se echaba de menos una mayor presencia local de seguidores! Lo cierto es que así será difícil volver a verles por aquí, especialmente en la capital de España dada su escasa afluencia, y supongo que correrá la misma suerte Barcelona teniendo en cuenta la poca expectación levantada entre el público nacional. Pero sigamos con el concierto, y es que “I Help You Hate Me” sería la siguiente elegida. Gracias a su inventiva dosis de mala leche sentimental y su animada rítmica está llamada a convertirse en todo un clásico, no en vano ha sido la elegida como single de presentación de este “Heartbreak Century” y es innegable el buen rollo que despierta entre la gente. Después de haber visto a un Samu mental y físicamente más agotado en las recientes giras, especialmente en la pasada Open Air, es una buenísima noticia verle sonreír, bromear con el público y, en definitiva, disfrutar como nunca encima de un escenario, con la cabeza lejos de los lásers, humos, pantallas y efectos de diversas índoles que conllevan las actuaciones en grandes recintos. Un directo más directo que nunca, que les lleva de nuevo a los días de su debut hace más de una década con “On The Way to Wonderland”. Tan cerca y tan lejos a la vez. Pero había fiesta para rato y llegaríamos de la mano al “Point Of No Return”.

Llegaría el turno del inevitable bis, increíblemente breve, que pronto dejaría su espacio a las inconfundibles notas de ese increíble “Hollywood Hills” que resonaría por todo el recinto a mano (¡Y que manos!) del bueno de Osmo. Aquí la comunión ya era total, quizás porque todos éramos conscientes de que el final se acercaba más rápido de lo que nos hubiera gustado, y Samu, Riku, Raul y Sami formaban encima de las tablas esa gran familia que, como todas, tienen sus diferencias, peculiaridades y personalidades que les hacen únicas, con un solo y gran denominador común: el amor por la música. Imposible no emocionarte con los últimos retales melódicos de la composición a juzgar por las caras del público, en esa mezcla de felicidad, tristeza y melancolía. La luz volvía a mostrar su lado más tenue salvo por ese pequeño destello central que caía sobre la silueta de Samu Haber, y poco a poco, con una sensiblería que más de uno rompería en llanto, se despedían de todos nosotros con “Home”. No hay mejor forma de describir esta experiencia que con su propia letra, y es que “Home is where ever I am, When I feel you with me, They’ll never take that away, Cause you are home to me”.

Y de la misma forma tan acelerada con la que aparecieron en la sala, abandonaron el escenario, dejando tras de si un buen puñado de recuerdos grabados a fuego en la memoria de los centenares de personas que allí nos encontrábamos, y entre las cuales, para que lo voy a negar, me encuentro yo. Así ponían el punto y final a su club tour por Europa SUNRISE AVENUE, antes de tomarse un pequeño y merecido descanso que les llevará a llenar los grandes aforos a los que están acostumbrados en medio continente. Quien sabe si el próximo será el primer año de estos últimos sin mi cita con su directo pero, por si acaso, esta vez he decidido disfrutar de ellos por parte doble por primera y, probablemente, última vez, en mi país. Si aún no los conocéis ojalá este escrito sirva para que os acerquéis a su música y, quien sabe, nunca más os alejéis de ella. Aquí tenéis un sitio donde refugiaros si así lo deseáis. Sea como sea, “Welcome To My Life” chicos y hasta pronto.

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: Sábado 1 de Diciembre, Sala Mon, Madrid y Domingo 2 de Diciembre, Sala Salamandra 1, Barcelona.

Promotora: Madness Live!

weblogo

noticia_sunrise_avenue

Las super-estrellas finlandesas del pop-rock SUNRISE AVENUE llegan con “Heartbreak Century” a nuestro país el próximo mes de Diciembre, poniendo el punto final a su exitoso Club Tour por Europa, que les llevará el año que viene a su gran gira por Arenas del norte del continente.

Su carismático frontman Samu Haber se ha pasado los últimos dos años y medio viajando en solitario alrededor del mundo para llegar a lo más íntimo de su ser y ofrecer su esperado nuevo disco. “Con Heartbreak Century te sientes inmerso en un sonido familiar, moderno y envolvente a la vez. He querido crear un sonido muy orgánico, algo que queda patente en el nuevo single “I Help You Hate Me”, que pronto podremos escuchar.

20423955_10155552257927692_5515574232871163059_o.png

A continuación tenéis las fechas que aterrizarán en nuestro país de la mano de MADNESS LIVE y de CONTRA PROMOTION por el resto de Europa:

Viernes 1 de Diciembre, 19:30 hrs.
Sala Mon (Antigua Penélope) (Madrid)
Anticipada: 25€ / Taquilla: 30€
Venta de Entradas:  TicketMADNESS.es, Escridiscos, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es y en el teléfono 902 150 025
Sábado 2 de Diciembre, 19:30 hrs.
Sala Salamandra 1 (L’Hospitalet, BCN)
Anticipada: 25€ / Taquilla: 30€
Venta de Entradas:  TicketMADNESS.es, Revolver, Pentagram, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es y en el teléfono 902 150 025

20746410_10154531021942282_4263120033864307202_o.jpg

 

weblogo

sunriseavenue-album-3000x3000px.jpg

Aunque para el público español el nombre de SUNRISE AVENUE no les diga gran cosa, y apenas sepan de su existencia gracias al próximo tour que parará en nuestro país a finales de año de la mano de “Madness Live”, a la que normalmente asociamos con bandas de Heavy y Rock, estamos hablando de unas super estrellas en gran parte del continente. “Heartbreak Century” es su quinto álbum de estudio, al que le preceden diversos trabajos en directo y un reciente recopilatorio que recoge los grandes éxitos cosechados a lo largo de más de diez años de carrera discográfica. Así pues, por raro o poco familiar que os pueda resultar, nos encontramos ante una banda capaz de llenar estadios en su Finlandia natal, romper récords en la industria en buena parte de Europa, y arrasar por allí donde pasan en países como Alemania, Austria o Suiza. ¿La última muestra? Colgar el sold out para el Hartwall Arena de Helsinki en apenas unas horas.

Pero para Samu Haber, vocalista, guitarra y líder de la formación, y los suyos, no todo siempre ha sido tan fácil. Este nuevo disco y su actual gira, llevada a cabo íntegramente en pequeños clubs a diferencia de las grandes arenas habituales que volverán el año que viene, no son más que un reflejo, una retrospectiva, de lo que fueron sus inicios. Tras pasar unos años en Barcelona, a finales de los noventa, Samu volvió a su hogar en busca de un éxito por el que tanto había luchado, y así fue, como a primeros de este milenio tras llamar a la puerta de innumerables agencias y sellos discográficos, y con la inestimable ayuda de su amigo Mikko Virtala (quien vendió su casa para financiar los costes del primer disco del grupo, “On the Way to Wonderland”), una pequeña banda de pop rock llamada SUNRISE, comenzó a hacer realidad sus sueños. A esto le seguirían con el paso de los años todo lo que habéis leído apenas un párrafo atrás, la inclusión de temas como “Fairytale Gone Bad” en eventos deportivos o “Choose to Be Me” en “Big Brother Germany”, la firma con un gran sello como “Universal Music”, o su llegada como coach a la edición alemana de “La Voz”. Pero hablemos del disco.

sunriseavenue-2017-img-9132-596771d3e1af4-7a199ded.jpg

“Never Let Go” abre este nuevo trabajo, y ya desde un principio deja claro que, aunque SUNRISE AVENUE mantengan su esencia intacta, el tiempo, la vida y la experiencia que vivimos por el camino nos hacen recoger nuevas influencias, sonidos y formas de afrontar el futuro. Las guitarras más rockeras o los teclados más melódicos que tan presentes han estado en algunas de sus composiciones, dejan paso a un aire más Folk, que perfectamente podría encajar en bandas como MUMFORD & SONS. Todo ello cargado de una innegable rítmica pegadiza y un estribillo que fácilmente se queda retenido en nuestra memoria, con la personal y grave voz de Samu Haber. Los primeros compases de “Heartbreak Century” ya dibujan el porque es el corte elegido para dar título al álbum. Una línea vocal muy intensa, que explota en el estribillo para hablar del tema más universal que existe, el amor, se da la mano con una composición musical sencilla, efectiva, tremendamente melódica y aderezada por unos coros cuyo protagonismo resulta omnipresente en toda su producción. Un sentimiento que ha quedado eclipsado e indefinido por una era en el que la falsa conexión de las tecnologías nos ha hecho perder su verdadero ser. Y el primer single llega con la divertida “I Help You Hate Me”, en la que los fineses explotan su lado más festivo, sin olvidar sus inspiraciones líricas, pero con un punto ácido, crítico y desenfadado. Un soplo de aire fresco.

Una de las composiciones más inspiradas, tanto a nivel musical como en su letra, la encontramos en “Afterglow”. De corte pausado pero increscendo, la rítmica acústica de Samu marca el camino de las líneas eléctricas de la guitarra de Riku Rajamaa, logrando una de las cotas más altas, en lo que a sensibilidad se refiere, de todo el compacto. La descripción sincera y personal de ese fantasma que ha dejado huella en nuestra persona y, a pesar del tiempo o la distancia, sigue presente en nuestro interior. Una mirada optimista hacia adelante es lo que mejor define a “Point of No Return”, de nuevo con una producción muy cuidada, muy rica en matices que quizás pasen desapercibidos en una primera escucha, y con un tono que habrían firmado grupos como IMAGINE DRAGONS sin ninguna duda. Un canto a superar esos puntos sin retorno de la vida en la que muchas veces nos parece estar estancados. “Flag” debe ser sin duda un tema importante para SUNRISE AVENUE, pues, a pesar de no dar título al disco, su contenido e imagen es fácilmente reconocible en toda la faceta visual del mismo, siendo el leitmotiv del mismo. Una bandera que tenemos que levantar sin miedo, aunque aveces tenga que ser despacio y con buena letra, o con la ayuda de un tercero. Lo importante es no dejar que caiga, jamás.

Volvemos a los pasajes más lentos e íntimos con “Let Me Go”, otro de los temas que fuera adelanto del álbum. El trabajo de percusión aquí vuelve a resaltar, especialmente en su parte final, con Sami Osala dejando su firma a la batería, siempre envuelta por todo el trabajo coral al que hacíamos referencia. Y es que hay ocasiones en la que es mejor dejar o dejarnos ir, para no hacernos más daño del necesario o para volver a ser felices lejos de aquello que, aunque nos cueste reconocer, no funciona. “Question Marks” recupera el espíritu más rockero y joven de su sonido, sin renunciar a la melodía y el alto contenido sentimental, desatándose a medida se acerca su final. Aquí resalta más el trabajo eléctrico de Riku, así como la base rítmica de Sami y el bajo de Raul Rutuu, com más fuerza y pegada que en cortes anteriores. Todos estamos llenos de preguntas, y al final nuestra existencia prácticamente se convierte en una, especialmente cuando se trata de dar una respuesta a nuestro corazón. Samu recupera su perfil más feliz en “Somebody Like Me (Crazy)” y es que, al final, hay que estar un poco locos para enamorarnos, ¿no? Y ojalá tuviéramos todos siempre la oportunidad de conocer a ese persona que lo esté tanto como nosotros y no la dejemos escapar nunca. Un corte que define perfectamente ese límite (imaginario) entre el Pop y el Rock, en un hit que podría estar en los últimos discos de alguien como SIMPLE PLAN.

Nos vamos acercando al final del disco con “Beautiful”, otra declaración optimista, esta vez, del aprender a quererse a uno mismo, algo de lo que cada vez tendemos a olvidarnos más. Que nuestras heridas y cicatrices no determinen nuestra belleza. Con una base rítmica a medio camino entre la electrónica y lo eléctrico, con la guitarra de Riku arpegiando al compás que marcan Sami y Raul, y la voz de Samu navegando entre los registros más graves a los que nos tiene acostumbrados y otros tonos mucho más agudos. “Room” supone el espacio, habitualmente demasiado amplio, que nos marcamos unos de los otros mientras vivimos en la comodidad y, por que no, la mentira de cercanía, que nos brindan medios como las redes sociales. Un corte instrumentalmente algo discreto, quizás menos inspirado, pero con un aporte coral femenino que les acerca a sonidos más propios del Soul o el Pop más melancólico, que suena, eso sí, plenamente SUNRISE AVENUE. Y, ahora sí, toca la hora de despedirse con “Home”, un broche final sentido, sincero y terriblemente íntimo, cocinado a fuego lento, en el que la voz de Samu se desnuda y, musicalmente, nos dejan sumergirnos en ese océano de sentimientos que compone este “Heartbreak Century”, a golpe ya, prácticamente, de Gospel. Al fin y al cabo, cuando tu vida consiste en viajar de aquí para allá haciendo, eso sí, lo que más te gusta, resulta difícil tener una connotación de lo que es la propiedad, el hogar. Es por eso que, al final del día, el hogar estará allá donde estés.

noticia_sunrise_avenue

No nos olvidamos, eso sí, de que este lanzamiento se ha cuidado al detalle, y que mejor muestra que una edición muy especial formada por dos discos más. El primero de ellos es una serie de remixes a cargo de MADIZIN, un equipo de escritores y productores con base en Alemania, que dan un aire más fresco, electrónico y bailable a un buen puñado de temas que componen este álbum, otorgándoles una orientación más Dance. Y si habéis disfrutado del compacto os tienen una sorpresa más en forma de segundo disco con seis temas en acústico, lo que ayuda a crear un ambiente, aún más, íntimo y personal, con la voz de Samu acompañada apenas por los acordes de la guitarra y un delicioso teclado. Aquí ganan especialmente composiciones como “Home”, “Point of No Return”, “Beautiful” o la propia “Heartbreak Century”, en las que se puede respirar fácilmente, si uno cierra los ojos, el cálido ambiente que se crea en las pequeñas paredes de un club. Sería injusto no destacar, también, lo divertida que sigue sonando de esta forma “Somebody Like Me (Crazy)” o la intensidad que esconde, especialmente en su tramo final, el single “I Help You Hate Me”. Si queréis indagar más, y no es demasiado tarde, también podéis haceros con una edición deluxe que, además de contener todo lo aquí reseñado, incluye una serie de extras para el deleite de sus mayores fans, como una bandera, una libreta, un conjunto de púas y una postal firmada por el grupo.

Cuatro años después de su anterior álbum de estudio, “Unholy Ground”, y de no parar de girar con él en todos los formatos habidos y por haber, ya sea en sala, con orquesta u open air, nos llega su nuevo trabajo “Heartbreak Century”. Después de haber sido oro y platino en países como Alemania o Finlandia, SUNRISE AVENUE no lo tenían nada fácil, y han optado por un sonido distinto, más sensible y, porque no decirlo, quizás más comercial, lleno, eso sí, de matices pero, sobretodo, con unas letras en las que Samu Haber ha querido vaciarse emocionalmente, plasmando todas sus experiencias, sentimientos e inquietudes, desarrolladas en este intenso tiempo que le ha tocado vivir. Parece obvio que el trabajo en la composición y producción de Nicolas Rebscher y, sobretodo, de Jukka Immonen y Victor Thell, han tenido un peso muy importante en el resultado final, pero, quizás a falta de hit singles del perfil de “Fairytale Gone Bad”, “Hollywood Hills” o “Lifesaver” que uno pueda añorar, a día de hoy, este “Heartbreak Century” me parece el mejor y más completo disco que han registrado los fineses hasta la fecha. El tiempo me da dará o no la razón, pero, por suerte, por fin es algo que podremos comprobar en una gira muy especial, tanto para a ellos como músicos como para sus seguidores, que finalizará en nuestro país en las ciudades de Madrid y Barcelona. Una oportunidad única que no os podéis perder. Quizás algunos podáis pensar en cierta falta de objetividad en este texto pero al final la música se trata de despertar sensaciones, sentimientos, y aquí tenéis los míos.

Nota: 9

Discográfica: Polydor Records

Texto: Lluís “DiMu” García

weblogo

Sunrise-Avenue-2016.jpg

Los fineses SUNRISE AVENUE acaban de publicar el tercer adelanto que dá título a su próximo álbum, “Heartbreak Century”. Con este ya van tres, que se suma al anterior “Let Me Go” y al primero de ellos, “I Help You Hate Me”. Os recordamos que el disco saldrá a la venta el próximo 6 de Octubre.

Aquí tenéis el enlace a spotify de la nueva canción: https://open.spotify.com/track/7rFIV1uIpFlTBdN73ClLgR?si=1opVGZAG

A continuación podéis ver el vídeo del primer single “I Help You Hate Me”, así como un repaso a todas las fechas de un tour que este año le llevará por clubs de toda Europa, cuyas entradas están mayoritariamente agotadas, y que el año que viene supondrá una vuelta a los grandes recintos en Alemania, Austria y Suiza.

En nuestro país llegarán de la mano de la promotora Madness Live, mientras que en el resto de Europa Contra Promotion serán los encargados de dicha tarea. ¡No os los perdáis!

20746410_10154531021942282_4263120033864307202_o.jpg

Si queréis estar informados de todas las noticias de SUNRISE AVENUE, podéis visitar su club de Fans en España, FOREVER SUNRISE AVENUE.

20423955_10155552257927692_5515574232871163059_o.png

Viernes 1 de Diciembre, 19:30 hrs.
Sala Mon (Antigua Penélope) (Madrid)
Anticipada: 25€ / Taquilla: 30€
Venta de Entradas:  TicketMADNESS.es, Escridiscos, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es y en el teléfono 902 150 025
Sábado 2 de Diciembre, 19:30 hrs.
Sala Salamandra 1 (L’Hospitalet, BCN)
Anticipada: 25€ / Taquilla: 30€
Venta de Entradas:  TicketMADNESS.es, Revolver, Pentagram, Fnac, Carrefour, puntos de la red Ticketmaster.es y en el teléfono 902 150 025

weblogo