Posts etiquetados ‘vicious’

Halestorm-Vicious-Small-2.jpg

La banda rockera de Pensilvania, Halestorm, vuelve a la actualidad con el lanzamiento de su nuevo álbum de estudio “Vicious”, el cuarto ya en su carrera, y que de alguna forma recupera parte de la esencia más eléctrica, potente y rebelde que pareció menguar en su anterior obra.

De esta forma se mantienen fieles a su propio estilo que tan buenos resultados les dio en su segundo trabajo, el fantástico “The Strange Case of…”, y que tras su posterior “Into the Wild Life” hizo que algunos seguidores se sintieran algo decepcionados con su sonido más comercial, a pesar de contener grandes canciones.

Parece que tras su habitual periodo de tres años entre lanzamientos discográficos, la tercera entrega de su “ReAniMate: The CoVeRs eP” les ha sentado de maravilla. En ella rendían tributo a grupos tan dispares como Whitesnake, Metallica o Twenty One Pilots, poniéndoles las pilas de cara a su nuevo episodio.

Y así llegamos a “Vicious”, con la mejor versión de los hermanos Hale, con la dinámica y enérgica voz de Lzzy al frente y la pegada a la batería de Arejay recuperada para la causa. La banda suena compacta, fuerte y melódica, gracias a las doce composiciones que forman el cuerpo de este nuevo trabajo.

“Black Vultures” comienza como toda una declaración de intenciones, con Lzzy mostrando su rango más desgarrador y con unos riffs muy densos y pesados que culminan en un estribillo marca de la casa en el que la melodía y la pegada se dan de la mano. Sin embargo en “Skulls” experimentan con las tesituras más pop que coquetean con la rabia más rockera. Como si Britney Spears se rasgara las vestiduras y se soltara la melena.

La vena más punk y macarra la marca la rápida base rítmica de la batería de Arejay y el bajo de Josh Smith en “Uncomfortable”, con su rabia más visceral y directa no exenta de ciertos matices más cálidos en su tramo final. Las líneas más comerciales aparecen de nuevo con “Buzz”, con una Lzzy increscendo en perfecta compañía y sintonía con los guitarrazos de Joe Hottinger y de ella misma durante su machacón estribillo.

https://youtu.be/taanowedKoY

Las armonías parecen flotar durante “Do Not Disturb” a través de las líneas rítmicas del bajo de Josh y la juguetona e intensa voz de Lzzy que da paso a un corto pero poderoso solo de guitarra. Como buenos americanos recogen la influencia más country en “Conflicted” y la pasan por su propio filtro que han ido depurando con el paso de los años. Y que cada vez nos suena mejor.

Una de mis favoritas es sin duda “Killing Ourselves to Live”, que ya se apodera de nuestra atención en la primera escucha. Una perfecta combinación de melodía y agresividad, con unas guitarras deliciosas y un estribillo tan sencillo como pegadizo. Su lado más suave viene firmado por la emotiva esencia acústica de “Heart of Novocaine”, un precioso corte en el que se pueden apreciar todas las texturas vocales de Lzzy que van creciendo a lo largo del mismo. Una gran muestra de todo su poderío al micrófono.

La electricidad ataca de nuevo al compás de “Painkiller” y sus afilados y pesados riffs de guitarra que aportan músculo a la composición. Son en estos temas en los que la parroquia más afín a su faceta más metalera encontraran su mayor satisfacción. Innegable es el groove de “White Dress”, de inclasificables cambios rítmicos y con ciertos coqueteos electrónicos que parecen entenderse francamente bien con su columna más eléctrica bajo el compás de la batuta del señor Arejay.

“Vicious” es el corte que da titulo al disco y reúne todos los ingredientes que hace de este grupo una receta única. De nuevo la base rítmica se lleva el gato al agua, explotando a niveles melódicos en su acertado estribillo que te invita a cantarlo una y otra vez, desatando una locura controlada en su tramo final. La tormenta perfecta antes de la deliciosa “The Silence” en la que la emotiva y rota voz de Lzzy vuelve a brillar con luz propia. Un broche final perfecto.

Para todos aquellos que habían perdido la esperanza con su anterior trabajo, “Vicious” demuestra, una vez más, el increíble potencial y la frescura que poseen Halestorm, recuperando su faceta más eléctrica pero experimentando con sonoridades que enriquecen aún más su propuesta. La voz de Lzzy Hale sigue sorprendiendo por su capacidad camaleónica y estamos contando los días que faltan para que llegue Octubre y les tengamos de nuevo encima de nuestros escenarios, y es que cinco años tras su ultima visita son ya demasiados.

Nota: 8/10

Discográfica: Atlantic Records

Texto: Lluís “DiMu” García

Halestorm-New-Pub-2018-3-Jimmy-Fontaine-2.jpg

weblogo

 

Anuncios