Posts etiquetados ‘white & bright’

pablolopez 01.jpg

El artista malagueño PABLO LÓPEZ se acercó el pasado 17 de Febrero por el Auditori de Girona para presentar su tercera fecha de la exitosa gira “Tour Santa Libertad”, colgando, una vez más, el cartel de sold out, un hecho que le acompaña allá donde va. Y es que con su tercer disco de estudio, “Camino, Fuego y Libertad”, el músico ha encontrado la conexión definitiva con el gran público, en una carrera increscendo de la que aún no conocemos su techo. Hasta allí nos desplazamos para traeros esta crónica y fotos que esperamos que sepan transmitir ni que sea una pequeña parte del espectáculo y la experiencia que supone ser testigo de cualquiera de sus shows.

Arrancaba el recital con Pablo acompañado de su fiel e inseparable amigo, el piano, al ritmo de “El Camino”, tema perteneciente a la banda sonora de la película “Thi Mai: Rumbo a Vietnam” e incluido también en su último trabajo. A continuación descubriríamos a “El Niño” que el malagueño lleva dentro y que esperamos que nunca pierda, antes de recuperar uno de los cortes de su debut discográfico hace ya prácticamente cinco años, “Vi”, incluido en aquellas “Once Historias y un Piano” que cada día nos parecen más lejanas pero que siguen tan presentes en nuestra banda sonora cotidiana. Nos iríamos hasta su anterior “El Mundo y los Amantes Inocentes” con nuestro protagonista invitándonos a entrar en su vida al son de la preciosa “Ven”, cuyo estribillo fue, como no, coreado por toda la audiencia que abarrotaba el auditorio y que des del primer momento conectó con los cuatro músicos que se repartían en el amplio escenario. Y llegó uno de los momentos de la noche, adentrándonos a jugar en “El Patio” tan íntimo y personal de Pablo y que tantas alegrías le está dando. Y es que cuando uno artista se desnuda de esta forma es lógico que se recoja tanto cariño.

El espectáculo seguí adelante, con los les del escenario dibujando las ilustraciones que se esconden tras las composiciones de sus canciones, como “El Incendio” en el que nos encontramos, sin poder coger ni siquiera “El Teléfono”, por mucho que quisiéramos hacer “Lo Imposible”. Un detallado y emotivo repaso a su reciente obra, de la que iban cayendo todos los temas, prácticamente siempre escondido tras esas teclas que ya parecen formar parte de él, con la salvedad de algún paseo eventual que aprovechaba para saludar a la multitud que tenía al frente y que ocupaban todas y cada una de las localidades del precioso recinto catalán. Tan solo “Dos Palabras” fueron necesarias para volver a su anterior trabajo, pero aún quedaban muchas más por llegar a lo largo de la noche.

Sonaban los primeros compases de “Te Espero Aquí” y las melodías seguían flotando por el aire abrazadas a los sentimientos que PABLO LÓPEZ y los suyos, amigos y músicos, desprendían desde lo alto del escenario encontrándose con los de un público que por momentos parecía hipnotizado por las notas de su piano. Al fin y al cabo, todos somos “Hijos del Verbo Amar”, y, curiosamente, “Trece” sería la canción número doce de un extenso setlist empeñado en recorrer todos los grandes éxitos, y otros no tan grandes, de una breve pero intensa discografía de apenas tres álbumes. Unas delicadas notas nos anunciaron la llegada de uno de los temas estrellas del malagueño, “El Mundo”, que fue sin duda alguna uno de los más celebrados, cantados a pleno pulmón ya no solo por él, sino por toda una parroquia que parecía dispuesta a vivir el concierto como si cada canción fuera la última. Por cierto, volvamos a sufrir por un piano que no paraba de recibir golpes repletos de ritmo, intensidad y, sobretodo, sentimiento. Tampoco es algo nuevo para cualquiera que le conozca mínimamente. ¿No?

También habría tiempo para las tímidas sonrisas no exentas de lo que algún día seguramente serían lágrimas, en ese pequeño homenaje a “El Gato” que un día fuera mucho más que una mascota. Y así, entre confesiones de antiguos amores, efímeros o no, y arañazos varios, ya fueran de las garras de un animal o del corazón de un humano, nos hicieron bailar con la contagiosa melodía de “La Dobleuve”. Y me reafirmo, no solo son músicos, son cuatro amigos disfrutando y compartiendo terapia sobre un escenario. El público seguía “Suplicando” por más, deseosos de compartir “El Futuro” cantando, bailando y disfrutando la música que Pablo seguía capitaneando escudado por su precioso piano. Un lugar donde se le ve cómodo, feliz y sincero. Si alguien tiene alguna duda de porque un trabajo como “Camino, Fuego y Libertad” ha sido, y es, todo un éxito, no tiene más que acercarse a cualquiera de las próximas fechas del artista. Si es que aún encontráis entradas. No os arrepentiréis.

El espectáculo se iba acercando a su tramo final, no sin antes gritar a los cuatro vientos ese canto a “La Libertad” del que nos hizo a todos partícipes, antes de que su reloj imaginario dieran las “17:00” y con ellas uno de los momentos más calmados y melancólicos de la noche. Sería turno de otro de los temas insignias del bueno de Pablo, “Lo Saben Mis Zapatos”, cuyo final cantado, sufrido y sentido a capella por el malagueño nos dejó a todos sumergidos en un intenso silencio que solo se vio roto por uno de los aplausos más enérgicos que, el aquí firmante, ha visto en mucho tiempo. Pero aún habría más, con “La Mejor Noche de Mi Vida” como antesala de la despedida que marcaría “Tu Enemigo”. Una canción que aglutina en ella melodía, energía, crítica y amor, y que se ha convertido ya en todo un himno. Insisto, y no quiero caer en la repetición, pero no es casualidad que un músico del talento de PABLO LÓPEZ cuelgue el cartel de entradas agotadas a lo largo y ancho de toda la geografía española. Muchas gracias Pablo.

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 17 de Febrero, Auditori de Girona, Girona

Promotora: White & Bright

weblogo