thunder 11.jpg

Curiosa la historia de estos americanos, originales de Washington DC, que gracias a su popular cover del himno de Catalunya, “Els Segadors”, se han hecho tremendamente populares dentro de la escena metálica catalana. Y como buena prueba de ello, tenemos una mini gira con el sugerente nombre de “Els Segadors Tour”, que ha recorrido varias ciudades de dicha geografía presentando en todas sus paradas una más que interesante entrada. Y así es como A SOUND OF THUNDER, han aterrizado con fuerza y y muchas ganas, para presentar en todo esplendor su Heavy Metal de corte clásico. Pero vayamos por partes.

Los encargados de abrir la velada fueron los catalanes DECELERATRIX, de los que desgraciadamente no pudimos ver más que la parte final de su show, en el que no faltaron temas como “Velocitator” (¿Algún fan de “Los Simpsons” en la sala?) o la divertida “Sr. Groovopoulus”. Funk Rock fresco, cachondo y sin complejos, interpretado por ocho valientes sin miedo ni complejos sobre las etiquetas musicales. Para los que seguís de cerca la escena metálica local seguro que os son familiares los nombres de su vocalista, Gerard Rigau (BLAZE OUT), o de uno de los guitarras, Victor Catala (DÖRIA). Quizás no tuvieran demasiado en común con los protagonistas de la noche pero siempre resulta interesante conocer nuevas bandas y se notaba que jugaban en casa. Habrá que seguirles la pista.

Tras un pequeño interludio en el que Ricard Altadill (un clásico de nuestra tierra en lo que respecta a la prensa y la producción musical) ejerció de maestro de ceremonias y reivindicó algo tan de actualidad estos días como la libertad de los presos políticos y la figura de Catalunya, saltaron a escena A SOUND OF THUNDER atacando con fuerza con su potente “Queen Of Hell”, dejando claro de buen inicio la garra que desprende la voz de Nina Osegueda, que como podréis deducir por su apellido tiene sus orígenes familiares en nuestra tierra. Ahora ya entendéis más cosas, ¿no? “Time’s Arrow” sería la siguiente en sonar al compás de las melódicas armonías de guitarra de Josh Schwartz, que pronto arrancaría con esos riffs y cabalgadas tan características del Hard Rock y el Heavy Metal. Aprovecharían la ocasión para dar un buen repaso a prácticamente diez años de carrera y seis discos de estudio con cortes como “Powr Play”, la cañera “How Do You Think We Are?” en la que requirieron la ayuda del público para su estribillo, o la fiereza de “The Day I Die”.

Lo cierto es que poco a poco se iban ganando a una sala que presentaba una notable entrada, alternando canciones de todas sus obras, con momentos más calmados como en “I’ll Walk With You” o de mayor frenesí como en el corte que les da nombre, “A Sound Of Thunder”. En estos últimos la base rítmica formada por Jesse Keen al bajo y Chris Haren a la batería sacaban a relucir todo su potencial, manteniendo un buen nivel, sin foliaturas, muy sobrios, pero con ese “algo” que les haga dar un paso en firme hacia delante dentro del género. Con “Kill That Bitch” volvieron a tirar de su audiencia para colorear el tema, logrando algunos de los momentos más intensos gracias a sus más conocidas composiciones “Udoroth”, probablemente uno de sus mejores temas, o “Out Of The Darkness”, que pondría el punto y final a su actuación. Si, no nos olvidamos, Nina sacó a relucir la “senyera” con “Els Segadors (The Reapers)”, para el deleite de todos en el que sin duda alguna fue el momento más celebrado de la cita. Más allá de su indudable connotación política, hay que reconocer que la canción engancha y suena francamente potente, algo que quedo de manifiesto en su directo, con la colaboración de un público totalmente entregado a la causa.

Sobra decir que sino fuera por su celebrada versión del himno, la historia de A SOUND OF THUNDER sería muy distinta y más que probablemente no los habríamos tenido por aquí de gira, pero estoy convencido que tras su paso por ciudades como Girona, Tarragona o la que nos ocupa, Barcelona, y su recibimiento, esta no será la última visita de los americanos a nuestros escenarios. Gustaron, se gustaron, y ese se notaba en un ambiente que ni ellos mismos imaginaban al inicio de esta aventura. Habría que ver como serían recibidos en el resto de la península, pero si os gusta el Hard Rock más clásico y el Heavy Metal más puro, os recomiendo que les peguéis una escucha. Una entretenida jornada de buen Metal, puños en el aire y cerveza, que dejó más que satisfechos a todos los allí presentes.

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: 6 de Diciembre, Sala Razzmatazz 2, Barcelona

Promotora: R.M. Concert Promotions

weblogo

Anuncios

sunrise 17.jpg

Seguro que a muchos de vosotros el nombre de SUNRISE AVENUE no es resulta demasiado familiar más allá de haber visto anuncios y noticias sobre su reciente paso por España en las ciudades de Madrid y Barcelona. Cierto es que la banda apenas cuenta con promoción en nuestro país, de hecho sus discos no han sido ni editados, pero, afortunadamente, vivimos en una época en la que las distintas plataformas digitales o tiendas online, además de la importación en nuestros establecimientos habituales, nos permiten cierta facilidad para hacernos con los discos de estos grupos que no están tan fácilmente a nuestro alcance. Así pues, no es de extrañar que prácticamente fuera una proeza encontrar seguidores españoles en cualquiera de las dos ciudades, siendo la mayoría de fans de procedencia alemana o, incluso, de su natal Finlandia.

Tuve la casualidad, y la suerte, de descubrir a la banda hace ya un puñado de años en el archiconocido juego de karaoke de playstation “Singstar” con su célebre tema “Fairytale Gone Bad”, y no dude en hacerme con tantas canciones como fueran posibles en él. Así, prácticamente de forma inconsciente, cortes tempranos en su discografía como “Forever Yours” o “Heal Me” fueron creando poso en mi interior, y no tardaron en convertirse en habituales de mis escuchas. El tiempo fue pasando, me fui haciendo con sus discos, y desde hace tres años monto mis vacaciones europeas teniendo en cuenta sus tours. Esto me ha llevado a verles en Luzern (Suiza) junto a la 21st CENTURY SYMPHONY ORCHESTRA en lo que aquí sería un concierto similar al de un Liceu, en Hamburgo (Alemania) en un Open Air ante más de 14.000 espectadores y, el año pasado, en Viena (Austria) junto a la WONDERLAND ORCHESTRA ante otros tantos. Quien me iba a mi a decir que tendría oportunidad de verles, presentando disco nuevo, en mi país y en unas salas de aforo tan limitado (si lo comparamos con las fechas mencionadas anteriormente). Nadie.

Desde las primeras horas de la mañana ya se agolpaban en la cola las primeras seguidoras de la formación finesa, también conocidas como “Front Row Angels”, muchas de las cuales les han acompañado prácticamente durante todo este club tour. Eso sí, en el ambiente de ambos conciertos pudimos encontrar una diferencia fundamental, y es que mientras la Sala Mon de Madrid apenas presentaba media entrada, en la Sala Salamandra de Barcelona se vivió un celebrado sold out, el broche perfecto para un final de gira de unas características tan únicas y especiales que, difícilmente, se volverá a repetir. Y es que si ya de por si la banda es poco dada a salir fuera de los países donde cosechan un gran éxito como Alemania, Austria o Suiza, hacerlo presentando de forma íntegra su lanzamiento más reciente, en este caso el maravilloso “Heartbreak Century”, lo es aún más, si cabe. Quizás hay es donde encontremos la mayor pega de estas dos citas, ya que para los que sigan al cuarteto (aunque en realidad en vivo sean cinco) desde hace años, un show de poco más de una hora en el que apenas hay sitio para tres clásicos sabe a poco, muy poco. Esto nos lleva a que en el tintero se quedaran composiciones como “You Can Never Be Ready”, “Stormy End”, “Welcome To My Life”, “Forever Yours” o la mítica “Fairytale Gone Bad”, con la que incluso podrían habernos regalado un pequeño guiño a su versión en español, “Olvida Me”.

Pero de nada vale lamentarse, y menos aún cuando tenemos la suerte de poder gozar en directo de la totalidad de su nuevo trabajo, y que el resultado final no se resienta un ápice, algo que no está ni mucho menos al alcance de cualquier grupo. SUNRISE AVENUE llegaron a ambas salas con el tiempo prácticamente justo de entrar por la puerta y saltar al escenario a ritmo de las melodías folk de “Never Let Go”. Samu Haber, líder de la formación y de gran fama en el país germano por su presencia como coach en su edición del programa televisivo “The Voice”, subía la intensidad con la felicidad rockera que desprende cada verso de “Somebody Like Me (Crazy)”, compartiendo el protagonismo a las seis cuerdas con su escudero eléctrico Riku Rajamaa. La melancolía y los sentimientos más íntimos crearían ese halo tan especial que solo canciones como “Afterglow” saben provocar, y es que la voz de Samu sabe llegar como pocas directas al corazón. A continuación encontraríamos la única diferencia de todo el set entre Madrid y Barcelona, y es que mientras en la primera “A Little Bit Love” sería una de las pocas concesiones a sus obras anteriores, en la ciudad condal se pudo disfrutar de la animada “I Don’t Dance” que supuso uno de los momentos más álgidos de toda la noche, gracias a una composición de esas que, a pesar de su título, te invitan a bailar y mover el esqueleto prácticamente de forma inconsciente. Había ganas de clásicos y este fue un gran ejemplo de ello.

Bajaron las luces y aumentaron los abrazos entre el personal, para recibir con la calidez que se merece a la preciosa “Beautiful”, valga la redundancia, poniendo uno (de tantos) de los puntos emotivos de la velada. Una canción que desde el primer día se ha convertido en un futuro imprescindible de los fineses gracias, entre otras cosas, a una letra de esas que tan bien saben hacer suya y verse reflejados sus fans. Y es que todos somos bellos, seres únicos y especiales, a pesar, o precisamente por ello, de nuestras cicatrices. La gente volvería a enloquecer con “Lifesaver”, corte de su anterior “Unholy Ground” y que ya forma parte de la historia, pasado, presente y futuro, de la banda. “Question Marks”, una de las canciones más interesantes de su reciente obra, sería la siguiente en sonar, con ese final increscendo que aporta la sonoridad más rock que se hecha de menos en algunos tramos de la misma, con un Raul Ruutu muy sonriente al bajo y un enérgico Sami Osala a la batería, que marcan la base rítmica de la formación. Bajarían las revoluciones con “Room”, a priori uno de los cortes quizás menos inspirados de su “Heartbreak Century”, con una audiencia mucho más estática aunque, eso sí, que no deja de cantar durante todas y cada una de las integrantes del corto setlist. Nada que no pudiera solucionar el sobresaliente tema que da titulo al nuevo álbum, con ese preciosa armonía que dibuja en el aire cada nota del teclado del siempre activo Osmo Ikonen, un pedazo de músico que a pesar de no formar parte de la imagen de estudio del grupo supone una pieza fundamental en el mismo. ¡Y qué estribillo! Una oda a un tiempo en el que el significado del amor parece haber cambiado y sufrido a causa de las nuevas tecnologías y el falso acercamiento de estas, que en realidad nos distancian a pasos agigantados y, lo que es peor, prácticamente de forma inconsciente. Aún resuenan los cánticos del público en mi cabeza.

Las canciones de su último disco seguían sonando y llegaría el turno de “Let Me Go”, con el universal tema del amor siempre tan presente en el foco de sus composiciones, esta vez desde un punto de vista mucho más sarcástico y ameno. Las banderas, pancartas y demás atrezzo portado por sus fans alzarían el vuelo durante “Flag”, que sería ampliamente coreada y celebrada por todos ellos en una simbiosis perfecta entre artista y público. ¡Cuanto se echaba de menos una mayor presencia local de seguidores! Lo cierto es que así será difícil volver a verles por aquí, especialmente en la capital de España dada su escasa afluencia, y supongo que correrá la misma suerte Barcelona teniendo en cuenta la poca expectación levantada entre el público nacional. Pero sigamos con el concierto, y es que “I Help You Hate Me” sería la siguiente elegida. Gracias a su inventiva dosis de mala leche sentimental y su animada rítmica está llamada a convertirse en todo un clásico, no en vano ha sido la elegida como single de presentación de este “Heartbreak Century” y es innegable el buen rollo que despierta entre la gente. Después de haber visto a un Samu mental y físicamente más agotado en las recientes giras, especialmente en la pasada Open Air, es una buenísima noticia verle sonreír, bromear con el público y, en definitiva, disfrutar como nunca encima de un escenario, con la cabeza lejos de los lásers, humos, pantallas y efectos de diversas índoles que conllevan las actuaciones en grandes recintos. Un directo más directo que nunca, que les lleva de nuevo a los días de su debut hace más de una década con “On The Way to Wonderland”. Tan cerca y tan lejos a la vez. Pero había fiesta para rato y llegaríamos de la mano al “Point Of No Return”.

Llegaría el turno del inevitable bis, increíblemente breve, que pronto dejaría su espacio a las inconfundibles notas de ese increíble “Hollywood Hills” que resonaría por todo el recinto a mano (¡Y que manos!) del bueno de Osmo. Aquí la comunión ya era total, quizás porque todos éramos conscientes de que el final se acercaba más rápido de lo que nos hubiera gustado, y Samu, Riku, Raul y Sami formaban encima de las tablas esa gran familia que, como todas, tienen sus diferencias, peculiaridades y personalidades que les hacen únicas, con un solo y gran denominador común: el amor por la música. Imposible no emocionarte con los últimos retales melódicos de la composición a juzgar por las caras del público, en esa mezcla de felicidad, tristeza y melancolía. La luz volvía a mostrar su lado más tenue salvo por ese pequeño destello central que caía sobre la silueta de Samu Haber, y poco a poco, con una sensiblería que más de uno rompería en llanto, se despedían de todos nosotros con “Home”. No hay mejor forma de describir esta experiencia que con su propia letra, y es que “Home is where ever I am, When I feel you with me, They’ll never take that away, Cause you are home to me”.

Y de la misma forma tan acelerada con la que aparecieron en la sala, abandonaron el escenario, dejando tras de si un buen puñado de recuerdos grabados a fuego en la memoria de los centenares de personas que allí nos encontrábamos, y entre las cuales, para que lo voy a negar, me encuentro yo. Así ponían el punto y final a su club tour por Europa SUNRISE AVENUE, antes de tomarse un pequeño y merecido descanso que les llevará a llenar los grandes aforos a los que están acostumbrados en medio continente. Quien sabe si el próximo será el primer año de estos últimos sin mi cita con su directo pero, por si acaso, esta vez he decidido disfrutar de ellos por parte doble por primera y, probablemente, última vez, en mi país. Si aún no los conocéis ojalá este escrito sirva para que os acerquéis a su música y, quien sabe, nunca más os alejéis de ella. Aquí tenéis un sitio donde refugiaros si así lo deseáis. Sea como sea, “Welcome To My Life” chicos y hasta pronto.

Texto y fotos: Lluís “DiMu” García

Fecha y lugar: Sábado 1 de Diciembre, Sala Mon, Madrid y Domingo 2 de Diciembre, Sala Salamandra 1, Barcelona.

Promotora: Madness Live!

weblogo

gojira-2017-01-670-380

Ya tenemos el cartel completo de la fecha en exclusiva que IRON MAIDEN tendrán en nuestro país el próximo mes de Julio.

A los ya confirmados anteriormente SABATON, se unen la banda francesa de Death Metal (si es que se les puede etiquetar simplemente así), formando un espectacular cartel final con lo mejor y más variado del Metal actual.

24831317_10155900638452692_6269997636249917511_o.png

Os recordamos que el “Legacy of the Beast European Tour 2018” de IRON MAIDEN tendrá lugar el próximo sábado 14 de Julio en el Wanda Metropolitano Stadium de Madrid.

Ya podéis haceros con vuestra entrada, tras el éxito de venta inicial, en un concierto que nos llega de la mano de Madness Live!, Sufriendo & Gozando y K2 Agency. Up the Irons!

weblogo

 

 

RIPPER1.jpg

A continuación podéis leer la entrevista a TIM “RIPPER” OWENS (ex-JUDAS PRIEST, ex-ICED EARTH) con motivo de la gira que les traerá en breve por nuestro país de DIO HOLOGRAM RETURNS.

  1. ¿Cuándo decidiste girar con el tour de THE HOLOGRAM SHOW?

Bueno, no siempre lo tuve claro pero cuando me dijeron que sería el único vocalista y vi que nunca se había hecho algo así con un holograma y como venía todo de corazón y con el sentimiento que obtuve cuando canté estos temas con la banda de Ronnie, simplemente me pareció bien. Además pude ver la pasión de Wendy y lo que esto significa para ella.

  1. ¿Ha llevado mucho tiempo prepararlo?

Bueno no demasiado para mí, pero para Wendy, la banda y toda la gente envuelta en el holograma, una locura de tiempo.

  1. ¿Crees que esto es algo que a Ronnie le hubiera gustado?

Sí, quiero decir que es algo para contentar a los fans y Ronnie haría cualquier cosa para ello, así que sino estás feliz por esto no eres un verdadero fan y él sería el primero en darse cuenta.

  1. Esto es algo muy nuevo para mucha gente. ¿Cómo funciona para ti? Danos una idea de como es…

De nuevo, yo canto con la banda como lo haría normalmente, es la banda y todo el equipo encargado del holograma los que han tenido que trabajar y trabajar.

  1. ¿Resulta sentimentalmente complicado tener el holograma de Ronnie en el escenario?

Lo es, ya resulta algo muy emocional sin él ahí, así que dóblalo.

Póster-gira-Dio-Returns-2017-España.jpg

  1. Ronnie fue uno de los mejores y más talentosos cantantes que hemos tenido. Tienes una gran voz pero, ¿Resulta duro convivir con la leyenda? ¿Tienes miedo de las comparaciones o todo fluye con naturalidad?

No es una competición. No soy su sustituto, y NO me da miedo nada de esto. Yo soy yo y sé lo que puedo hacer y me siendo muy cómodo con ello.

  1. ¡Siempre es importante mantener el legado vivo! ¿Será esta una nueva forma de presentarnos a artistas que nos han dejado?

Creo que lo será, a mi me encantaría ver un show con el holograma de Dio, Elvis o a AC/DC con Bon.

  1. ¿A nivel técnico has tenido una forma diferente de prepararte, o supone un cambio para ti y para la banda?

Sí, pero no para mi.

  1. Debes estar muy ocupado con los diversos trabajos que tienes, ¿Guardaste el tiempo para este proyecto o fue planeado hace mucho?

Tuve que planearlo, ya que estoy ocupado grabando 3 discos diferentes y haciendo mi tour en solitario, así que tengo que reservar el tiempo para esto.

  1. ¿Qué pueden esperar los fans de este tour?

Una experiencia puramente emocional, una noche directa del corazón. Una noche en comunión con Ronnie James Dio.

Os recordamos que este mes de Diciembre los tendremos en Barcelona el día 13 (Sala Bikini), en Zaragoza el 14 (Teatro de las Esquinas) y en Santander el 15 (Escenario Santander), de la mano de R.M. Concert. Allí estaremos para traeros la crónica de su paso por la ciudad condal.

weblogo

Impericon_Never_Say_Die_Tour_2017_-_Madrid_139831306569672

Como cada año, y pese a que los últimos años el poder de convocatoria de las bandas principales del NEVER SAY DIE! TOUR parece ser algo menor de lo que fueron em ediciones anteriores, esta se trataba de nuevo de una fecha marcada con una X roja y gigante en el calendario de los más moshers y aficionados al pit.

Y es que este año la cosa prometía mas patadas voladoras que nunca. No solo por la vuelta de algunos grupos muy queridos en nuestras tierras como son DEEZ NUTS o CHELSEA GRIN, si no por que EMMURE, cabezas de cartel y muy disfrutados por los violent dancers conseguían tocar por aquí por primera vez tras sus dos anteriores cancelaciones. Las ganas de muchos eran innegables.

d57677f4fd3cc9fdf522ecb5b1dcef203e9f3992.jpg

Nos presentamos en la Razzmatazz 2 prontito por que teníamos muchas ganas de descubrir el directo de LORNA SHORE, ya que su propuesta deathcore deathmetalizado suena mucho más madura que la de muchos grupos emergentes en el género.

Tras los problemas técnicos de inicio que nos dejó sin una de sus guitarras durante el primer tema nos encontramos cara a cara con todo su potencial sónico. Y efectivamente su directo está más que a la altura de su brutal propuesta. La ausencia de bajista en la formación convierte su música en un arma de filo cortante. Breakdown tras breakdon la intensidad no hace mas que sumar, a los cuales se suma la oscura voz de Tom Barber, que en mas de una ocasión apartaba el micro para lanzar desgarrados gritos al aire creando una dimensión ambiental mas negra si cabe. Se nos hicieron cortos.

10262275_484908768276579_865583764129901538_n.jpg

Tal vez el grupo que menos interés despertaba del cartel para muchos dado lo genérico de su propuesta nos otorgaron una sorpresa realmente agradable. Salían al escenario los australianos POLARIS. Australia ya sabemos que es una gran fuente de core, y algo tenían que tener si venían de allí. Y efectivamente: un directo enérgico, pulido y muy muy divertido. Todos los integrantes del grupo estaban pletóricos y especialmente activos sobre las tablas. Y en cuanto a técnica nadie se quedó con queja mas allá de un poco de exceso de backing tracks, que se hicieron notar especialmente en las voces claras y en efectos de sonido en los breakdowns, que pese a ser funcionales, otorgaron una sensación de artificialidad que chocaba muy fuerte con lo autentico de su actitud e ilusión.

Especial énfasis en Jamie Hails, su screamer y frontman que además de ser el que mas gala hizo de su herramienta de trabajo, se tomó realmente en serio aquello de ser el principal punto de mira del público, que disfrutó no solo de su buen humor si no de sus bailoteos más que personales.

A estas alturas, y teniendo en cuenta lo querida que es la siguiente banda por estos lares, era de extrañar que la sala presentase todavía una asistencia tan baja. Nos olíamos lo peor.

48de7328a5870c7eab7e818a9e447254.jpg

Daba miedo pensar en como el público iba a expresar su amor por KUBLAI KAHN. He leído locuras de cuando vinieron a la sala contigua con OBEY THE BRAVE y MALEVOLENCE. Pits que me eran narrados como condenas a muerte. Por suerte esta vez la cosa estuvo mas contenida, pero está claro que el hardcore-beatdown de los tejanos se ha creado para reforzar musculo. Ya sea en el cuello de los que ocupaban las primeras filas dejándose las cervicales o en brazos y piernas de los mas karatekas. Todo un derroche de testosterona por parte de un grupo que aparte de imponentes se mostraron realmente agradecidos con el público. Agradecimiento mas que reciproco, por que desde luego fue una de las actuaciones mas disfrutadas de la noche. De aquellos grupos que te gusten o no escuchándolos en casa vale la pena ver en directo, por que crean una dimensión propia.

Sworn_In_-_February_2015_620-400

Era el turno de la que personalmente era mi actuación mas esperada del cartel. Y, a riesgo de que muchos de los allí presentes dejen de leer a partir de aquí, la que terminó siendo la mejor de la noche. Sin embargo, hay que reconocer que se encontraban fuera de lugar en un cartel de grupos especialmente activos. La propuesta de SWORN IN es distinta a lo que el género nos tiene acostumbrados. Estáticos y atmosféricos, y regalándole todo el protagonismo a Tyler, su cantante. Un personaje curioso como pocos, que posiblemente despierte un rechazo importante. En mi opinión eso forma parte de una performance cargada de teatralidad basada, mas que en la búsqueda del mosh y la fiesta, en la creación de una atmósfera opresiva y malsana. No en vano sus letras suelen relatar efectos causados por la depresión mas profunda. Depresión y desdicha que Tyler retrató casi hasta el borde del vómito (verídico) terminando tendido en el suelo tras escupir toda su ira en una potente muestra de técnica vocal que, guste o no, es difícil de obviar.

Desde luego no se trata del clásico grupo de metalcore, pese a compartir los rasgos principales. Y es posible que esta personalidad tan propia, y para nada accesible, los haga chocar con un público que ya de por si suele ser reticente. La masa no pareció quedar nada satisfecha, pero los pocos que entramos en su juego estuvimos de acuerdo en que vivimos un momento realmente único.

43f3_2.jpg

Por segunda vez en un año, y de nuevo bajo el manto de un Route resurrection pisaban Barcelona CHELSEA GRIN, uno de los estandartes del deathcore más afilado y queridos como poco por sus fieles.

Su actuación fue parecida a la de la vez anterior a diferencia de, obviamente, un serio recorte de setlist y un sonido infinitamente mejor. Esta vez el volumen permitió que los gritos hiper agudos de Alex Koehler perforasen nuestros tímpanos en un alarde de técnica realizado con tanta naturalidad que casi se hacía ofensivo. Es innegable que el espectáculo reside en la voz de su frontman mas que en la entrega de un conjunto que, de nuevo, se mostró bastante estático. Es una lástima por que se trata de un grupo con una legión de fans realmente fiel y capacidad técnica y mediática como para llegar a entregar conciertos excepcionales, pero sin embargo siempre parece haber una barrera que impide una conexión real, y es la sensación de que salen a cumplir.

Esta vez decidieron empezar el recital con los dos temas mas celebrados de la noche, por ser los mismos de su mas antiguo y extremo trabajo. Abrir un concierto con “Desolation of eden” y “Recreant” desde luego es para valientes, ya que que se corre el riesgo de que el interés decaiga tras ellas. Pero en este caso la maniobra funcionó a las mil maravillas, ya que el publico respondió de maravilla. Casi me atrevería a decir que se les vio mas entregados que la vez anterior, y eso que aquella se trataba de un cabeza de cartel.

Deez_Nuts_-_2014_(620-400).jpg

Las horas pasaban y el cansancio hacía mella. Los ánimos empezaban a necesitar de la festividad que aportan DEEZ NUTS, otros muy queridos por aquí y que ahora hacia ya unos añitos que no nos visitaban.

Por mi parte no termino de casar con su propuesta de hardcore festivo y fiestero. Tal vez sea la temática, que se tomen demasiado en serio a si mismos o simplemente que no conecto musicalmente con ellos. Sin embargo, tienen mas de un tema que me hace vibrar y darlo todo. De hecho, suelen ser estos los más melódicos, como: “Face this on my own” y obviamente la hímnica “band of brothers”, que fue celebrada como la que más.

Gusten o no, fue realmente agradable ver al público recibirlos con tanta calidez y aprecio. La entrega se duplicó para con la de las anteriores actuaciones desde el minuto uno. Había baile, mosh y muchísimos coros entre el público. Los crowdsurfers por fin hicieron acto de presencia. Lástima que el bajo cumulo de público les ponía la tarea difícil. Tanto grupo como asistentes fueron incapaces de borrar la sonrisa durante lo que duró su actuación, que fue tratada directamente de cabeza de cartel.

Gustarán mas o menos. Desde luego su propuesta no es la cumbre de la autenticidad. Pero nadie puede decir que no dan lo que prometen: fiesta y puro entretenimiento.

emmure-2017

Y llegó el momento. Se especulaba entre risas que tal vez EMMURE cancelaban justo antes de salir al escenario, pero obviamente no fue así y por fin tuvieron la oportunidad de demostrar que, pese a las adversidades, su propuesta funciona a las mil maravillas en los directos.

Frankie Palmeri tal vez no el apogeo de la empatía, pero su trabajo sabe hacerlo, al menos de cara a la galería, que es el que nos tocaba juzgar. Y es que su gutural es impecable. Suena exactamente igual que en los trabajos de estudio, y aguantó al cien por cien sin muestra alguna de agotamiento.

Tal vez el principal pero de la actuación no deba recaer sobre sus hombros, y es que los que sí empezábamos a mostrar síntomas de agotamiento éramos nosotros, que llevábamos ya unas, aproximadamente, seis horas a base de música no solo trallera si no relativamente parecida. El desgaste fue tal vez enturbió nuestra visión, haciendo que la actuación de los americanos se nos hiciese algo larga y repetitiva. Es cierto que sus discos pecan sobre todo de esto último, pero en esta ocasión me aventuraría a decir que no fue este el problema.

Pese a todo aún nos quedaban fuerzas para aguantar en el centro de la pista hasta el final. La culminación de la actuación vino claramente con “Solar flare homicide”, que pese a no ser el último tema se llevó todas las ovaciones y los bailes mas intensos.

Como el que sale del gym, de nuevo este año abandonábamos la Razz 2 agotados pero no solo con muchos grupos tachados de la lista de ver antes de morir, si no contentos, y seguro que algo mas delgados. A ver que nos deparan de cara al año que viene.

Texto: Titus Ferrer Bellés

Fecha y lugar: Domingo 19 de Noviembre, Sala Razzmatazz 2, Barcelona

Promotora: Route Resurrection / Bring The Noise

weblogo